Miércoles, 16 de abril de 2014

Cuidado con los tipos de fotos que nunca deberías subir a Facebook

/Flickr - mamarati./Flickr - mamarati.

Esta red social pierde bastante de su gracia si es que no pones imágenes propias. Sin embargo, hay algunas que te pueden meter en problemas si es que las publicas, y caen en las manos equivocadas.

Aunque no es obligatorio, las redes sociales nos presionan para que subamos una foto propia. Es difícil disfrutar de la “experiencia Facebook”, sin tener una imagen de perfil que muestre al mundo cómo somos. Lo mismo ocurre en Twitter, pero hay que tener mucho cuidado con las imágenes que subimos. Hay algunas que jamás deberíamos poner, como estos cinco tipos.

Fotos que contengan datos personales

Nada de fotos en la que se vea completamente el carnet de conducir, o el pasaporte. Sí, aunque parezca increíble, hay gente que sube este tipo de imágenes. Son personas que acaban de aprobar el carnet de conducir y lo muestran como una especie de trofeo, o alguien que está preparando la maleta para irse al Caribe y enseña su documentación. Con estos datos a veces se pueden romper códigos de seguridad de correos o hasta cuentas bancarias.

Geolocalización de las fotos

Los móviles inteligentes son una delicia. Con ellos, podemos hacer decenas de tareas que, hasta hace unos pocos años, solo podíamos hacer en casa y con un ordenador de sobremesa. Sin embargo, tienen también un lado oscuro que nos puede meter en problemas: hablamos de la localización. Y hoy, en concreto, de la geolocalización de las fotos. Cada vez que hacemos una foto con este tipo de dispositivos, en los datos de la imagen se guarda el lugar exacto donde se ha tomado. Con esta información, que puede ser fácilmente accesible con un software que se puede descargar de forma gratuita por Internet, la persona que quiera puede saber en qué lugar se hizo la foto y utilizar esta información para sus propósitos.

Fotos de fiesta

Viernes noche. Estamos de fiesta, pasándolo tremendo. Es muy fuerte la tentación de subir una foto que capture ese momento de felicidad y subirla a Facebook para compartirla con nuestros amigos, pero no debemos hacerlo. Primero, porque probablemente no saldremos nada de favorecidos. Segundo, porque puede que con la euforia hayamos olvidado que entre nuestros amigos se encuentra algún compañero de oficina, o peor aún, nuestro jefe. Los dos pueden tomarnos el pelo el lunes, comentando nuestra cara, o incluso despedirnos por dar mala imagen.

Sigue viendo el resto de los ejemplos en el siguiente link

Sigue leyendo vía
Yahoo
TemasRelevantes
Comparte

Multimedia Relacionados