/ Edocaroe.cl

/ Edocaroe.cl

[VIDEOS] Edo Caroe: El mago humorista autor del ‘Delfín Enojado’ que sueña con llegar a Viña

En el boom de los programas humorísticos en TV, el mago Edo Caroe apareció en el mapa y se hizo un nombre. Se convirtió en finalista de ‘Coliseo Romano’ en Mega y se consolidó con su humor negro, irónico, descarnado y también con doble sentido en ‘Mentiras Verdaderas’ de La Red. Fue ahí donde su chiste de “El Delfín Enojado” lo hizo más conocido entre el público.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=znUYB807nsE[/youtube]

 

En sus rutinas mezcla magia con chistes y bromas, convirtiéndose en uno de los exponentes de una nueva camada del humor chileno. Está en el grupo de Fusión Humor, el Lagarto Murdock, Rudy Rey y el triunfador del Festival de Viña, Nancho Parra, entre otros.

Edo Caroe tiene 26 años y divide su historia de vida entre Temuco y Santiago. Su nombre verdadero es Eduardo Carrasco Rodríguez, desde donde se desprende su nombre artístico: el diminutivo de Eduardo (Edo) y la mezcla de Carrasco y Rodríguez (Caroe). La letra ‘E’ final se la agregó porque, según él, sonaba mejor Caroe que Caro.

Para conocer parte de su vida, en qué se inspira para elaborar sus rutinas, te dejamos un resumen de la conversación que tuvo Edo Caroe con El Dínamo, complementada con un truco de magia cargada de humor.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=2MufQwSBxQY[/youtube]

Acá el truco con monedas:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=638Sm325ies[/youtube]

 

SUS INICIOS

En su Temuco natal, Edo Caroe partió con su afición por el humor. Un poco antes de los 9 años, se sabía de memoria la rutina de la primera presentación de ‘Dinamita Show’ en el Festival de Viña, la que repetía cada vez que podía. No sabía de donde sacar chistes y buscó la forma de hacer reír a través de algo. Así se encontró con la magia.

En su adolescencia, cuando llegó a Santiago, se topó con magos en locales nocturnos y se acercó a conversar con ellos. Después de eso tuvo un contacto directo con el Mago Larraín. “Compraba en su tienda. No tenía lucas para pagar su escuela, pero sí iba a comprar y él me enseñaba algunos trucos”, recuerda, en lo que fue su formación como mago con una instrucción algo informal.

Entró a estudiar a la universidad y la necesidad de tener recursos lo llevó a trabajar en la magia. Algo que partió como un hobbie se fue convirtiendo en un oficio. A veces lo contrataban, pero le pagaban poco. Por esos años nació su hija, lo que aumentó la necesidad de obtener dinero. Confiesa que no le gustan los trabajos formales, así que se decidió y se dijo: “voy a ser mi propio jefe”. Empezó a hacer números de magia en cumpleaños infantiles. “Pero no era lo mío”, detalla, asumiendo que no posee el don de controlar niños y que aquello lo hacía “por lucas”.

Cuando tomó confianza pasó a los shows para adultos. Su primer escenario fue el del Enjoy de Pucón. “Me llamaron, fui y vendí un show muy malo. Uno de los peores show de magia que se ha visto hasta el momento. ¡Pero lo vendí igual!”. Dice que le fue bien, mientras hace una pausa, aguantándose la risa, como si estuviera pensando en una broma al respecto. Lo contrataron para las temporadas de verano e invierno. “Era una mala rutina porque no había libreto, dominio de escena, música, no había lenguaje corporal, no había nada”, rememoró entre risas.

En Temuco tenía el monopolio de la magia, porque nadie más lo hacía. Así, todas las empresas que querían un mago llegaban a él, independiente de si lo encontraban bueno o malo, “porque era el único”, se jacta . Por eso llegó al Enjoy de Pucón.

LA TELE

Su primera experiencia en televisión fue en ‘Coliseo Romano’. Se enteró del casting a través de mails que le enviaron otros magos conocidos. “Yo siempre he querido estar en la tele. Uno de mis sueños es estar en Viña (Festival), pero para estar ahí hay que estar en la tele. Siempre había querido estar en televisión haciendo alguna tontera”., confiesa.

Cuando llegó a Santiago, Edo Caroe fue a mostrar sus videos a los canales. Dice haber protagonizado la “típica historia del provinciano que llega y le cerraban la puerta. Dejaba mis videos y nada”. Es por ello que al casting del programa de Mega llegó con otra actitud. “Con mucha soberbia: Yo voy a ganar esta huevá”, se dijo. Y le fue bien. Fue finalista y estuvo en tres temporadas.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=718tc2CeiX4[/youtube]

 

Pasó el tiempo y ahora ve esas rutinas y considera que eran malas. Cree que no debería haberse presentado. Lo que hizo después en ‘Mentiras Verdaderas’ fue algo más sólido, con rutinas más trabajadas. A fines del 2012 y para este verano no habían proyectos en Mega, así que pidió permiso para ir al programa que entonces conducía Eduardo Fuentes. Fue a 10 capítulos y se transformó en uno de los invitados a los ‘Viernes Sin Censura’ más destacados junto a Don Carter y el Profesor Rossa. Pero en Mega, donde tenía contrato, le pidieron volver.

“Me gusta que vean lo que hago y que digan que es bueno o que lo hago como el forro”, confiesa. También habla de las cosas que no le gustan de la industria de la televisión, porque “negocian así. Te pueden estrujar y botar de un día para otro. El raiting manda. Aunque de la gente no puedo hablar, me ha tocado pura gente ‘bakán’”.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=DmUxm0zCXf0[/youtube]

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=FAoarhTyaYQ[/youtube]

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=l_vv5CwL9Kc[/youtube]

 

EL PERSONAJE

Edo Caroe no es como esos artistas que se definen como personas retraídas, tímidas, que arriba del escenario se transforman, que sacan su talento y capacidad apenas se prenden los focos. Que son ellos y el personaje. “Cuando actúo es como si estuviera en un carrete, sólo que no estoy bajo la influencia del alcohol. Me siento como si el público estuviera carreteando conmigo. Hablo lo que quiero hablar, cuento los chistes que quiero, hago que el público haga el ridículo, se entretenga en el escenario. No es un personaje. En mi vida cotidiana no ando tirando chistes todo el rato. Soy yo en mi estado de hiperventilación”, indica.

Cuenta que tuvo buenos maestros en Santiago, como los magos Finestra, Víctor Lutte y Donato, todos reconocidos, quienes le enseñaron técnicas, rutinas y recomendaron libros. Cuando eso le aburrió empezó a leer técnicas de humor, a ver stand-up ‘gringos’ en TV y leer cómo crear libretos. Luego conoció a un amigo, que actualmente le ayuda con los libretos. Vio eventos y congresos de magia, como el Flasoma (donde realizamos esta entrevista), que se desarrolló en Santiago a principios de marzo.

RUTINAS

“A veces peco de tirar mi opinión personal en mis chistes”. No sabe si eso es malo, pero sabe que a todo el público no le gusta escuchar opiniones personales, algunos sólo quieren reírse  Eso lo matiza con lo que denomina “técnicas bipolares en el humor”. Esto se traduce, por ejemplo, en decir algo contra la izquierda y luego otra cosa a favor.

Lo que sí asume es su rechazo total a instituciones como la Iglesia Católica. No la soporta, los sacerdotes le producen rechazo. “En muchos chistes va ese ‘odio’ camuflado. Por fortuna lo he podido hacer en TV”, indica, argumentando que aquello “también es una forma de crítica. Cuando uno se ríe y dice: ‘qué razón tiene este huevón’. A través del humor se permite que el mensaje te llegue más fuerte. Tiene mayor efecto y se recuerda”.

Se informa de lo que pasa en el país y el mundo, porque le sirve parea hacer los libretos. “Siempre tengo que estar leyendo los diarios”, ratifica. Asume que no tiene un “pensamiento político muy marcado” y que a veces dice cosas con las que no está de acuerdo, sólo porque es algo gracioso. Respecto a la política, enfatiza que “la derecha y la izquierda son tan antiguas, de los 80′s. Son como lo mismo” y les sirven para hacer chistes de actualidad.

EDUCACION

Está cursando tercer año de derecho en la Universidad Central. Reconoce que la carrera no es su prioridad, que lo suyo son los escenarios. Está endeudado y por ello, y también por convicción, está de acuerdo con las demandas estudiantiles. Asegura que no lo hace por populismo o porque “es lo que vende”. Considera que “es lo que el país necesita. ¡No puedes tener a la gente endeudada con 30 millones de pesos por educación! Es el pilar de toda sociedad, más que la familia. Es lo más necesario, son los cimientos más sólidos y en Chile es lo más caro, y muy desigual”.

Contó su experiencia de estudiar en un colegio municipal en Temuco y uno particular en Santiago (carito). “Se lo que esa diferencia. Esa carencia de proyectores, de libros en la biblioteca, etcétera. Viví las dos caras de la moneda. Soy de la idea de la educación gratuita y de calidad. Es lo que más falta hacer para erradicar un montón de cáncer que tenemos como sociedad, lo que a mí me sirve para hacer chistes, pero que en realidad no deberían estar”.

VALE ROTH Y EL CHISTE FÁCIL

Una de sus inspiraciones para hacer chistes es Valentina Roth. “Siempre le tiro tallas a Valentina Roth. Cualquiera se puede agarrar de ella, como fue la Kenita Larraín en su momento. Era el material de la mujer ‘fácil’, media carretera, buena para el copete, etcétera. Es (un recurso) fácil, pero a la estructura del chiste, uno le da la complejidad”, aclara, aunque inmediatamente reconoce que la figura de la farándula es su debilidad. “A mí me encanta la Vale Roth, la encuentro rica. No me puedo morir sin carretear con ella y Lindsay Lohan. Tengo que hacerlo algún día, aunque mi mujer me eche de la casa. Me gusta, pero igual hago chistes de ella. Quizás algún día me va a pegar”.

NUEVO HUMOR CHILENO

Edo Caroe reconoce, sin problemas, ser parte de la nueva camada del humor chileno. “La gente lo necesita, le gusta. Siempre el humor contingente es aplaudido. Con las redes sociales y toda la información que circula, los jóvenes, sobre todo, son más críticos, más analíticos. Por lo mismo si eso uno lo lleva al humor se lo agradecen. Pasó con los chicos del ‘Club de la Comedia’”, explica.

“Puede sonar soberbio, pero creo que somos las nuevas caras del humor. Independiente de que los más consagrados sigan actuando, los que venimos ahora somos nosotros y cada uno tiene un sello. Y eso es bueno. Es lo que la gente quiere escuchar, no es un humor simple, es más pensado. No tengo problemas en decir que soy de los nuevos que hacen humor”, asegura.

Confiesa que le gustan Los Atletas de la Risa, Dinamita Show y destaca la rutina de Bombo Fica en el Festival de Viña, que para él “es una joya”. Sobre el caso de Bastián Paz, indica que lo conoció en ‘Coliseo Romano’, donde compartieron durante tres temporadas. “Una persona que tiene todo en contra, se levanta y hace reír, es admirable. Mi deseo es que le vaya bien”, señala. Reconoce, medio en serio medio en broma, que a veces Bastián le aburre “porque está todo el día contando chiste”, pero dice que lo admira y que debe ser evaluado como humorista y no por su discapacidad. “Se mide como un humorista, por los chistes. Con su rutina me hacía reír mucho, cuando se salía de libreto. Para mí eso basta”, sentencia.

EL FUTURO

Hace pocos días Edo Caroe cambió de casa televisiva. Llegó a Canal 13 para entregar sus rutinas en el nuevo programa ‘Alfombra Roja Prime’ que está pronto a emitirse en la señal. “La tele para mí es la vitrina, no vivo de la tele. Me dedico a eventos para empresas, casinos y festivales”, aclara, detallando que hace eso hace 7 años, incluso antes de salir en la pantalla chica. Eso sí, estando ahí lo llaman más y puede subir el precio de su espectáculo.

“Es difícil vivir de la magia y el humor. Yo lo he logrado en los últimos 5 años y me agrada mi vida. Mi mujer también trabaja, vivimos tranquilos, aunque es inestable. Hay meses que bajan los eventos como julio, mientras que noviembre y diciembre son los mejores. Es cosa de ordenarse un poco, esto es una empresa”, agrega. No tiene manager, él cierra sus contratos y va a las reuniones de negociación. Sólo tiene un productor para los montajes, quien lo asesora en las reuniones. Pretende que sea así, independiente, por mucho tiempo.

Comenta esta noticia

Copyright 2014 El Dínamo. Todos los derechos reservados.