Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Polémica frente a Andina 244 dominó Seminario sobre glaciares

El experto, Alexander Brenning, reconoció que los glaciares rocosos se verían afectados por proyectos mineros como Andina 244 y Pascua Lama. Desde Greenpeace indicaron que aún no se define cuáles son los glaciares, dónde están, su relevancia hídrica y cómo llegar a proyectos mineros sustentables.


Ambiente

7 de mayo, 2014

Autor:

/Twitter-@iguzmanl [email protected]

Este miércoles se llevó el Seminario “Progreso económico y glaciares: ¿es posible conjugar ambas esferas?”, actividad organizada por el Instituto Libertad y que contó con la presencia de una amplia gama de actores ligados al sector, desde el ambientalismo a las empresas mineras, bajo la premisa de reflejar las diversas posturas en torno al tema de la protección de éstos y el uso de sus aguas. Y es que para Chile el tema no es menor: Concentramos el 82% de los glaciares de Sudamérica y el 3,8% a nivel mundial.

Sin embargo, lo que concentró la atención fue la situación de los glaciares de rocas (que en su interior contienen hielos), cómo éstos se verían afectados por faenas mineras y sobre todo el polémico proyecto cuprífero Andina 244 de la estatal Codelco, que ha generado cuestionamientos tanto desde grupos ambientalistas como Greenpeace que creó la República Glaciar o más -recientemente- de los senadores RN, Andrés Allamand y Manuel José Ossandón.

En la cita realizada en el Hotel Sheraton de Santiago, el experto de la Universidad de Waterloo (Canadá), Alexander Brenning, indicó que “existen 25 zonas donde faenas mineras, en Chile, Argentina y Perú, en las que a mediano o largo plazo habría intervención sobre glaciares rocosos”, lo que incluye la eventual remoción de éstos y de los depósitos de rocas que se ubican encima. A esto se suman los efectos de las emisiones de material particulado, lo que se daría tanto de cara al proyectos cuprífero de Codelco, Andina 244 (Región Metropolitana) o Pascua Lama (Región de Atacama), según el experto.

Asimismo Brenning apuntó cómo estos glaciares rocosos se ven afectados por la sobrecarga de material estéril lo que los deforma y puede hacer que sus masas se muevan desplazándose incluso hacia los valles. Otras problemáticas ligadas a la destrucción de este tipo de glaciares dice relación con menor duración de sus cubiertas de nieve, el aumento de su ablación y el surgimiento de una subida transitoria de caudales estivales en zonas aledañas en veranos secos.

Desde Greenpeace, su director Matías Asún, valoró la realización de este tipo de encuentros que permiten conocer la diversidad del mundo científico, al tiempo que enfatizó que “no deja de llamar la atención que las hasta las cifras del total de glaciares entre el MOP y el Ministerio de Medio Ambiente difieren”. 

Asún relevó que es un gran avance que un experto reputado como el glaciólogo Alexander Brenning, reconociera que “los glaciares rocosos y tapados, con sus diferencias, son relevantes desde el punto de vista de los recursos hídricos, y al mismo tiempo la potencial afectación de diversos mineros. Es muy valiente cuando eso se dice en un seminario pagado por el Consejo Minero y Anglo American. Pero quedan pendientes varios puntos sobre cuáles son los glaciares, dónde están, qué relevancia tienen en impacto hídrico y especialmente cómo limitar el desarrollo de proyectos mineros a parámetros sustentables”.

Patricio Rodrigo, Secretario Ejecutivo del Consejo de Defensa de la Patagonia, sostuvo que “no estamos dando cuenta que somos unos ignorantes frente al tema de los glaciares y los impactos que tienen cuando se intervienen y esta actividad pone el tema en agenda”. A continuación añadió que “no podemos mirar los glaciares en forma aislada,  son parte de un conjunto de ecosistemas que se agrupan en cuencas, donde hay territorios y actores sociales que viven allí; hablamos de comunidades, instituciones y actividades económicas, por lo que se debe discutir una política de ordenamiento territorial,y no que la decisiones frente a ellos se adopten por omisiones o decisiones arbitrarias”.

Por su parte, el titular de Obras Públicas, Alberto Undurraga, comentó que “tenemos espacial preocupación por los glaciares de la zona de Andina 244, hay un conjunto de glaciares que ya han sido afectados con operaciones anteriores, y a otro de una magnitud bastante importante que, según un primer informe, lo que hace Andina 244 es que lo tapa con material de desecho de la minería. Así es que nosotros estamos a la espera que la respuesta de Codelco pueda resolver estos problemas y no afectar a los glaciares“.

Regulaciones y protección

Undurraga subrayó que los problemas con la conservación de los glaciares no ocurren sólo en Chile citando como ejemplo el caso de Pascua Lama, luego agregó que “ya nos encontramos trabajando con los ministros de Medio Ambiente, Agricultura, Minería y Energía en un conjunto de regulaciones frente al tema de recursos hídricos y la protección de glaciares y estamos escuchando a los diferentes actores. Yo me he reunido con Greenpeace, con Sara Larraín de Chile Sustentable, también con Codelco y con parlamentarios para tener una legislación de protección de los glaciares para ver las actividades que se pueden desarrollar pero también hay que tener en cuenta la dimensión de Código de Aguas que establece que se pueden solicitar derechos de aguas y obvio que no se pueden solicitar derechos de glaciares, por lo que no esta del todo claro en el Código y hay que precisarlo”.

Pablo Badenier, ministro de Medio Ambiente fue enfático al detallar que este proyecto minero de Lo Barnechea tiene un carácter interregional y aún está en proceso de evaluación. Además dijo que la firma aún “tiene que contestar la adenda N°1 a fines de julio, por lo tanto ahí esperamos que Codelco de respuesta a todas y cada una de las observaciones que plantean los servicios públicos y la comunidad, y que sean respuesta de buen éstandar  que puedan permitirnos avanzar en el proceso de evaluación”.

En la misma línea de Undurraga, Badenier anunció que junto al Ministerio de OO.PP, “queremos convocar a una mesa de trabajo entre sector privado, público y organizaciones ciudadanas a darnos el tiempo para analizar, escuchar y concluir con una iniciativa legal que proteja a los glaciares, con metodologías de trabajo participativas”.

Con todo Badenier recordó que Andina 244 entró al sistema ante del Decreto Supremo N° 40 que reglamentó el Sistema de Evaluación Ambiental, por lo que no le son aplicables elementos como la caracterización de línea base de glaciares.

El director de Greenpeace apuntó, señaló que “Andina ya confirmó que va a destruir glaciares rocosos. El ministro Undurraga planteó dos escenarios complejos. De un lado, la no disposición de una identificación clara de glaciares hoy afecta a aquellos que no existen desde el punto de vista jurídico y que están en tierra de nadie; pero al mismo tiempo, la presencia de aguas en estado sólido se encuentra en un vacío legal que podría permitir, como han planteado antiglaciólogos, la potencial explotación o destrucción con vistas al beneficio de la inversión minera, eléctrica u otro tipo de concesiones. Pero el tema es sencillo, una Ley de cuidado de glaciares tiene que tener como máxima hielo hoy, agua mañana”.

Comenta esta noticia