Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Ojo: Satélite europeo confirma el rápido deshielo de la Antártida

Se calcula que entre 2010 y 2013, la Antártida occidental, Antártida oriental y la Península Antártica perdieron 134, 3 y 23 millones de toneladas de hielo cada año. El deshielo observado en estas tres zonas es suficiente para provocar una elevación del nivel del mar a escala global de 0,45 mm por año.


Ambiente

19 de mayo, 2014

Autor:

/esa.int /esa.int

Una serie de observaciones llevadas a cabo durante los últimos tres años con ayuda del satélite CryoSat, de la Agencia Espacial Europea (ESA), han permitido descubrir que la Antártida está perdiendo cada año 159.000 millones de toneladas de hielo, el doble del volumen calculado en el último estudio de estas características (hace cinco años).

Los datos del CryoSat analizados por expertos del Centro del Reino Unido para Observación y Modelización Polar confirman que las zonas más afectadas por la rápida desaparición del hielo se encuentran en el oeste de la Antártida, en las proximidades del Mar de Amundsen, datos que coinciden con el estudio difundido el pasado 12 de mayo por expertos de la NASA sobre el colapso o progresiva desintegración de los principales glaciares de esta zona del continente antártico.

La información dada a conocer ahora por los expertos del Reino Unido y la ESA forman parte de un amplio estudio científico que se publica esta semana en la revista Geophysical Research Letters.

Los autores calculan que entre 2010 y 2013, la Antártida occidental, Antártida oriental y la Península Antártica perdieron 134, 3 y 23 millones de toneladas de hielo cada año, respectivamente. El deshielo observado en estas tres zonas es suficiente para provocar una elevación del nivel del mar a escala global de 0,45 mm por año.

La tasa media de adelgazamiento del hielo en la Antártida Occidental se ha incrementado en comparación con mediciones anteriores, y la pérdida anual de esta zona es ahora un 33% más alta de la calculad en los cinco años anteriores al inicio del trabajo de CryoSat (lanzado al espacio en 2010).

Equipos de alta resolución

CryoSat está equipado con un altímetro de radar que puede medir la variación de altura de la superficie de hielo en los detalles finos, permitiendo a los científicos para registrar cambios en su volumen con una precisión sin precedentes.

“Gracias al moderno diseño de sus instrumentos a su órbita casi polar, CryoSat permite examinar las regiones costeras y de alta latitud de la Antártida, que hasta eran dificiles de estudiar con detalle, y los datos parecen indicar que estas regiones son cruciales para determinar el desequilibrio en el volumen de hielo de la Antártida”, explicó el profesor Andrew Shepherd de la Universidad de Leeds (Reino Unido), director del estudio publicado ahora.
“Encontramos que las pérdidas de hielo más importantes en el sector cercano al Mar de Amundsen, donde el hielo llega hasta la costa, con tasas de adelgazamiento de entre 4 y 8 metros por año”, agregó el profesor Malcolm McMillan, de la Universidad de Leeds.

Esta área ha sido identificada como la más vulnerable a los cambios en el clima. Las evaluaciones recientes difundidas por la NASA indican que los glaciares de esta zona pueden haber pasado por un punto de retroceso irreversible.

Vía: La Vanguardia

Comenta esta noticia