Síguenos en Facebook X
El Dínamo

El proyecto inmobiliario que amenaza con arrasar el humedal de Tunquén

El lunes los vecinos de la localidad agrupados en la organización Tunquén Sustentable, presentaron una denuncia contra la inmobiliaria Punta de Gallo, cuyo ante proyecto habitacional ‘Arenas de Tunquén’ fue aprobado por la Municipalidad de Algarrobo, pese a no haberse sometido previamente al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).


Ambiente

22 de mayo, 2014

Autor:

Tunquén Foto

En Tunquén no hay caminos pavimentados, postes de luz, ni ruidos estridentes. Conectado con Algarrobo por el sur y con Quintay por el norte, este lugar intacto del litoral central queda a una hora y media de Santiago. Esa misma tranquilidad y cercanía- a una hora y media de Santiago- transformó al balneario en un lugar perfecto de escape y segundas casas de políticos y famosos que disfrutan del paisaje virginal entre docas, cactus y humedales que originaron como un oasis en medio de las dunas.

Sin embargo, la calma y el equilibrio con el medioambiente podría verse amenazado por el cuestionado ante proyecto inmobiliario de la empresa inmobiliaria e inversiones Punta de Gallo S.A aprobado el 23 de abril por la Dirección de Obras Municipales de Algarrobo: el proyecto original ‘Arenas de Tunquén’ contempla la construcción de 198 inmuebles de dos pisos que se ubicarán en el corazón de las dunas al sur de la playa principal en 1.000 m2.

Consuelo López, vocera de la Agrupación Tunquén Sustentable, en contacto con El Dínamo señala que este proyecto inmobiliario siempre había sido un rumor, un secreto a voces al menos hasta el año pasado, pero en diciembre del 2013 que se enteraron que el dueño de ese sector de la playa- hacia el extremo sur- había puesto un terreno en venta y que había varios interesados.

“Hace muy poco nos enteramos que existía un anteproyecto presentado en la Dirección de Obras de Algarrobo, en noviembre, justo cuando estábamos entregando el informe al Ministerio de Medio Ambiente para que el humedal fuera declarado Santuario de la Naturaleza. En ese momento, no existía mucha claridad sobre la magnitud del proyecto y recién en enero pudimos ver que atentaba contra el humedal”. López dice que los 198 inmuebles estarán en lotes de mil metros cuadrados y abarcarán un espacio de 50 hectáreas; el 30 % restante del terreno será para áreas verdes, que finalmente corresponde a laderas donde no se puede construir. “Lo grave es que se planea construir en las dunas y aparte es un sector que es cota 9, por tanto está bajo el nivel del mar, lo que además atenta contra la seguridad en caso de un tsunami” añade la vocera.

Consuelo explica que la construcción del complejo inmobiliario ‘Arenas de Tunquén’ se emplazaría en dunas que constituyen espacios de ecosistemas sensibles donde hay nidificación de aves migratorias, flora y fauna abundante y además es un lugar definido para evacuación ante altas mareas y de riesgo en caso de tsunami. A eso se suma la posible contaminación de depósitos de agua subterránea que alimentan los cultivos agrícolas y el consumo humano en la región costera, ya que las napas acuíferas alimentan la cuenca hidrológica que provee riego hasta la zona de Casablanca.

Según el abogado de la misma agrupación, Cristián Lucero, al haber obviado la evaluación preventiva del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental SEIA, se atentó contra el principio preventivo establecido en la Ley Sobre Bases Generales del Medio Ambiente, ratificada por la Corte Suprema en 2013, de la misma forma en que ocurrió con el caso del Hotel Punta Piqueros, situado en el camino costero de Concón.

“Con la denuncia a la Superintendencia lo que buscamos es que este organismo pueda exigir un estudio de impacto ambiental. El plazo que tiene para investigar es de 60 días hábiles, lo que más nos interesa es obligar al dueño del proyecto a que tenga que someterlo al estudio. Es la única manera de resguardar el valor ambiental del lugar, hay que considerar que este es el terreno adyacente a un posible futuro santuario de la naturaleza, que hoy tiene carácter físico de humedal, y que pese no estar protegido, está en vías de serlo”, señala el abogado, quien encabeza el equipo de defensa de Tunquén Sustentable.

La denuncia solicita sanciones contra la inmobiliaria Punta de Gallo pero, sobre todo, busca obligar a los inversionistas a evaluar la oferta, porque el daño ambiental irreversible que podría generar la construcción.

El Dínamo se contactó con el departamento de comunicaciones de la Superintendencia de Medio Ambiente, desde donde señalaron que no se pueden entregar detalles de las denuncias recibidas ni emitir opiniones respectos a ellas, debido a una causal de secreto o reserva que impide entregar una información previa a la formulación de cargos, “sin haberse iniciado aún un procedimiento administrativo ”.

Arrasar con el agua y los recursos naturales

Otra de las preocupaciones de la agrupación es que los humedales son fábricas naturales de agua dulce, fuente de agua prístina. Para los vecinos no tiene sentido que mientras otros países intentan proteger los humedales a través de la convención de Ramsar, que compromete a todas naciones de la OCDE a su cuidado, en el caso de Chile se siguen destruyendo.

Para Consuelo López, la defensa del humedal de Tunquén es un llamado de atención sobre la necesidad de proteger los recursos naturales y la débil normativa que hay hasta el momento.

Por su parte, el alcalde de Algarrobo, Jaime Gálvez, comenta que el municipio está de manos atadas para poder actuar por tratarse de un terreno que no es urbano y que esa zona de Tunquén ‘queda tierra de nadie’. Sin embargo, el edil aclara que al anteproyecto sí se le pidió una serie de condiciones para su aprobación, entre ellas realizar el estudio de impacto ambiental para luego aprobar el proyecto en forma definitiva.

“Ahí se estaría salvaguardando la situación ambiental del lugar, tomé contacto una vez con el director de obra para conocer en qué consistía el proyecto y después no tuve mayor contacto con la inmobiliaria (…) También me reuní con un grupo de vecinos que venían a plantear su preocupación. Para la aprobación de este tema se pide una serie de requerimientos que la inmobiliaria debe cumplir para poder aprobarlo de forma definitiva, si ellos no lo cumplen nosotros no le vamos a dar el permiso correspondiente. Tengo muy claro donde están haciendo el proyecto y que es un lugar poco intervenido de la comuna, cerca de un humedal, pero también hay que tener claro que nosotros como municipalidad- por ser un sector rural- no tenemos muchas herramientas legales como para poder impedir que se haga”, comentó Gálvez, menos positivo.

El alcalde agrega que el problema de fondo es que la playa Tunquén forma parte de la comuna de Algarrobo pero está ubicada en un sector rural, fuera del plan regulador urbano, entonces la reglamentación es mínima. “Es un tema sensible, lo entiendo, y siempre se puede tratar de conversar con la inmobiliaria para hacer más amigable el proyecto o que entregue una solución, pero hay que entender también que ese terreno tiene un dueño y ese dueño tiene todo el derecho a vender un proyecto de acuerdo a las condiciones de la ley imperante, no se pueden negar permisos a raja tabla porque son los derechos de los propietarios”, concluyó.

Los concejales de la zona consultados por este conflicto, asumieron no tener conocimiento del proyecto. “Tenemos escasa información sobre el tema, sabemos que es un proyecto de impacto ambiental sobre la zona, pero no nos han entregado mayor información al respecto”, comentó el concejal Manuel Catalán (RN).

Los cruzada de rostros y artistas

Tunquén es conocido por ser un enclave de descanso para artistas y políticos, allí tienen casa la presidenta Michelle Bachelet, la alcaldesa de Santiago Carolina Tohá y el ex senador Jaime Gazmuri. Otras casas del lugar pertenecen a los actores Cristián Campos, Francisco Reyes,  Alfredo Castro y el animador Sergio Lagos, entre otros.

En el boletín de Tunquén se publicó una entrevista a la cantante Nicole donde señala que hace seis años construyeron su casa, que está situada muy cerca del humedal y además se unieron a la Agrupación Tunquén Sustentable donde después de un tiempo se enteraron de las “malas nuevas”. “No aprendemos-como país- a convivir con la lógica que hace posible un espacio como este. El humedal de Tunquén está amenazado por tres lados: en lo inmediato una legislación que regula la propiedad del agua (…) Eso permite que hoy desde uin condominio vecino, se extraigan 60 litros por segundo desde napas que alimentan el humedal. Por otra parte el MOP proyecta un puente que cruza sobre este ecosistema y el sólo proceso de construcción es una amenaza para la vegetación (…) Finalmente está en evaluación en la Municipalidad de Algarrobo el proyecto inmobiliario Arenas de Tunquén destinado a emplazarse en las dunas adyacentes al humedal”, comentó la artista en dicha publicación.

En contacto con el Dínamo, el animador Sergio Lagos también profundiza sobre el último punto. Recuerda que paulatinamente se fue conociendo, desde fines del año del 2013, los reales alcances de este proyecto inmobiliario. “Lo que está ocurriendo acá, pasa que en tantas situaciones a nivel país de forma permanente. Chile es un lugar donde sucede lo mismo con políticas de patrimonio o de desarrollo sustentable. Santiago es una ciudad enorme que tuvo a principios de los noventa iniciativas serias y hoy perduran muy pocas de ellas, vivimos en un país sin una reflexión medioambiental. En este caso son 20 hectáreas, con 190 casas proyectadas que quiebran la normativa, por lo pronto el plan que rige el Valle de Tunquén permite que se construyan una casa cada 500 metros y acá se erigirá una casa cada cien metros. También está un juicio que comenzamos en septiembre del 2012 por el uso de las aguas, el derecho lo tiene el condominio Santa Augusta, que está al norte de Quintay, que ya tiene un mandato sobre regular la extracción de agua y lo sigue haciendo. Entonces no es sólo la inmobiliaria, sino las debilidades de un entorno. Estamos tratando de llamar la atención para tener respuesta. Esto podría tener efecto devastador, pero pasa en gran parte de nuestro litoral, (las inmobiliarias) está arrasado, no hay plan regulador sólo en la necesidad de la expansión”, puntualizó.

Comenta esta noticia