Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Entérate de porqué el Mundial de Brasil será el más contaminante de la historia

Los responsables de la copa del Mundo que parte el próximo 12 de junio informaron que el evento producirá cerca de 2,72 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono. La FIFA y el gobierno de Brasil han sido foco de criticas por la falta de medidas más efectivas.

Ambiente

23 de mayo, 2014

Autor:

A partir del 12 de junio próximo y por 45 días, el mundo entero estará pendiente de lo que ocurra en el Mundial de Brasil. Pero, más allá del aspecto futbolístico, el desarrollo de un torneo de esta envergadura también tiene consecuencias secundarias. Una de ellas corresponde al factor ambiental.

Con relación a esta problemática, en la Copa del Mundo se incluyen desde los efectos de las distintas construcciones hasta la renovación de los 12 estadios. A esto también se le debe sumar el movimiento de 3,7 millones de turistas que llegarán a Brasil para asistir a los partidos.

En este sentido, la FIFA ya se encargó de admitir que este evento producirá cerca de 2,72 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono. Esto, sin tener presentes las obras en estadios e infraestructura, ni los millones de televisores que serán encendidos para seguir día a día cada uno de los partidos.

Una de las mayores fuentes de emisión contempladas por el estudio realizado por el máximo organismo del fútbol mundial es el transporte internacional, que equivale a casi 84% del total de emisiones. En los estadios, en tanto, la electricidad, comida, residuos y construcciones temporarias suman casi 10 por ciento.

No obstante, si se excluyera el factor del transporte, de todas formas el registro que se espera que produzca Brasil en término de contaminación sería cerca de 13 veces mayor que el de Alemania 2006.

Para el último campeonato mundial, disputado en Sudáfrica, se previeron registros similares a los de Brasil. Pero finalmente el resultado fue bastante menor: 1,65 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, según estimaciones de Naciones Unidas.

Es un poco difícil saber hasta qué punto efectivamente están trabajando en la reducción [de la contaminación]“, señaló Beatriz Kiss, especialista de la Fundación Getulio Vargas, en Sao Paulo, con relación a las promesas del gobierno de Dilma Rousseff de aplicar medidas para reducir los impactos ambientales.

“Estamos a pocos días (del primer partido) y todavía no han divulgado informaciones específicas sobre eso”, agregó.

En vísperas de lo que será el mayor evento deportivo a nivel mundial, los problemas en la organización vienen opacando la fiesta que representa un Mundial. A menos de un mes del inicio todavía quedan algunas obras por terminar y semana tras semana se han repetido sucesivas manifestaciones de los propios brasileños en contra de la realización de la Copa.

Incluso desde el Ministerio de Medio Ambiente aún no han brindado información sobre las cuestiones medioambientales, aunque el ministro de esa cartera prometió que sí lo harán “en los próximos días”.

“Ahora no alcanza con que alguien llegue y diga ‘Vamos a hacer el análisis’, si eso no fue preparado”, indicó a BBC Mundo Maisa Ribeiro, profesora de Contabilidad Ambiental en la Universidad de Sao Paulo

Según un estudio realizado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, el dióxido de carbono que producirá la Copa del Mundo equivaldrá al emitido por 534 mil autos.

Las medidas de mitigación

En todo caso, el máximo organismo del fútbol mundial se ha encargado de anunciar una serie de iniciativas con miras a reducir la contaminación. Las ideas van desde la plantación de árboles hasta la compra de bonos de carbono.

Estos últimos son parte de un esquema que fue creado en el protocolo de Kioto para combatir el cambio climático. A su vez, estos pueden ser obtenidos por países, e incluso empresas, mediante la inversión en proyectos verdes.

El gobierno de Dilma Rousseff, en tanto, solicitó a las compañías que poseen esos bonos que se los donen. A cambio, el Estado garantiza publicidad gratuita. Desde que esta estrategia fue anunciada el mes pasado sólo tres empresas efectuaron donaciones, cada una por 5.000 reducciones certificadas de emisiones o RCEs, según consta en el sitio de internet del ministerio de Medio Ambiente.

“Es muy poco”, evaluó Ernesto Cavasin, presidente de la Asociación Brasileña de las Empresas del Mercado de Carbono.
Cavasin cuestionó la estrategia de canjear bonos en vez de comprarlos, porque a su juicio tiende a desvalorizar esos activos y contrasta con el apoyo que Brasil ha dado al protocolo de Kioto.

El país sudamericano logró en años recientes reducir significativamente sus emisiones de gases invernadero, gracias a una menor deforestación en la Amazonía.

Y para este Mundial, en el que invirtió unos US$11.000 millones, también se anunció la instalación de paneles solares en estadios.

Sin embargo, Cavasin sostuvo que se podría haber promovido más el uso de ampolletas eficientes en consumo de energía o tecnología que mejora el uso de agua, creando una vitrina para exponer acciones sostenibles.

“Esa vitrina se perdió”  subraya y luego sentencia que “vamos a precisar muchas acciones más para neutralizar (las emisiones de) esta Copa”.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia