Síguenos en Facebook X
El Dínamo

[Fotos] Cerca de 800 polluelos de Flamencos Altoandinos serán monitoreados por Plan de Conservación

La acción, que favoreció a 795 flamencos andinos en la laguna Puilar del Salar de Atacama, esta siendo liderada por la Comunidad Indígena Atacameña de Toconao, SQM y Conaf. El objetivo es mantener el seguimiento de los desplazamientos, migraciones, reproducción y alimentación de estas aves.

Ambiente

3 de junio, 2014

Autor:

La Comunidad Indígena Atacameña de Toconao, SQM y la Corporación Nacional Forestal, CONAF, Región Antofagasta, realizaron el anillamiento de 795 flamencos andinos en la laguna Puilar del Salar de Atacama, ubicada en el Sistema hidrológico Soncor, que corresponde al sector 4 de la Reserva Nacional Los Flamencos, lo que permite mantener el seguimiento de los desplazamientos, migraciones, reproducción y alimentación de estas aves en el norte de Chile y los países fronterizos.

En esta actividad participó personal de la Reserva Nacional Los Flamencos, guardaparques y técnicos de las regiones de Tarapacá y Atacama de CONAF, integrantes de la comunidad indígena de Toconao y profesionales de SQM, en el marco del Convenio de Cooperación Técnica entre CONAF y SQM para las acciones de conservación de flamencos altoandinos en el Salar de Atacama.

Este anillamiento forma parte de las acciones que se realizan en el marco de la gestión Plan Nacional de Conservación de Flamencos, del cual CONAF Antofagasta es secretaría técnica y del Programa Internacional de Marcaje de Flamencos de Altos Andinos del Grupo de Conservación de Flamencos Andinos (GCFA), organización que reúne a Argentina, Bolivia, Chile y Perú, países en donde habita y nidifica la especie; destacando que el objetivo de la agrupación es efectuar el seguimiento del Phoenicoparrus andinus, para conocer rutas migratorias, y comportamiento en la Puna de los Andes Centrales.

El Director Regional de CONAF Antofagasta, Alejandro Santoro, expresó que CONAF, lleva 30 años trabajando en los Andes de Antofagasta, en la conservación de los hábitat y poblaciones de flamencos, proceso en que ha sido relevante la participación de las comunidades atacameñas. En tal sentido disponer de información actualizada de las tres especies de flamencos, respecto de sus sitios de alimentación, reproducción y descanso, tamaño y variaciones del tamaño de su población, procesos migratorios, así como también sobre las características de su hábitat, es relevante para orientar las acciones de conservación y manejo, que aseguren la sobrevivencia de estas aves en el largo plazo. Tenemos la confianza que con las acciones implementadas hasta el presente y otras que se deberán arbitrar en el futuro, podemos potenciar la continuidad de los procesos ecológicos que permitan que estas aves persistan en el largo plazo y que generaciones presentes y futuras, las conozcan y disfruten.

El proceso de anillamiento, consiste en instalar en una de las patas del flamenco, anillos tarsales codificados, lo que corresponde a un cilindro de plástico de doble capa, que lleva impreso un código único de cuatro letras grabadas bajo relieve, su longitud es de 50 milímetros con un diámetro de 17 mm. El objetivo de esta herramienta es distinguir individuos marcados durante las acciones de monitoreos ejecutadas por guardaparques de CONAF, así como también por guías atacameños, que trabajan en distintos sitios Reserva Nacional Los Flamencos, o terceros que pudiesen informar sobre el avistamiento, obteniendo además información a través de los avistamientos de flamencos anillados que se desplazan en la Subregión ecológica de la Puna de los Andes Centrales, que comprende los países de Argentina, Bolivia, Chile y Perú.

Este monitoreo, se realiza durante el periodo reproductivo de las aves –el cual comienza en agosto, y culmina a principios de abril del siguiente año- además, no sólo se concentra en una especie de flamenco, sino que se extiende al flamenco chileno y de James que se encuentran presentes en el Salar de Atacama, en tanto que CONAF, como parte de su programa de conservación de flamencos; realiza en forma constante, monitoreos de flamencos anillados, durante las actividades de patrullajes, censos simultáneos y monitoreos reproductivos, mediante avistamientos y recuperación de anillos en aves muertas, cuyo código, se ingresa en la base de datos CONAF.

La actividad cuenta con el auspicio de SQM, empresa que se ha sumado a esta acción de conservación fuera de sus compromisos de RCA. Pablo Pisani, Gerente de Sustentabilidad de SQM, señaló “estamos contentos porque esta iniciativa cada año es más fructífera, pues el 2013 anillamos 450 flamencos y este año fueron 795 polluelos anillados”. Además, el ejecutivo añadió que “esta cifras demuestran que estamos realizando un buen trabajo con el Plan de Conservación que trabajamos junto a CONAF”.

Plan de Conservación

Personal de CONAF y la comunidad atacameña de Toconao, monitorean preferentemente los sistemas lacustres de Soncor y Aguas de Quelena, en tanto que SQM lo hace en el sistema Peine, del Salar de Atacama.

El objeto de los monitoreos es evitar la perturbación del hábitat y poblaciones de flamencos, y en consecuencia de las diversas etapas del proceso reproductivo y desarrollo de éstas, es decir “marchas nupciales”, que realizan machos y hembras para la formación de parejas, construcción de nidos, incubación, crianza de polluelos y de desarrollo de estos hasta su vida adulta.

La protección de los sistemas lacustres es relevante, por cuanto son fuente de alimentación para las aves, donde se hallan pequeños organismos, especialmente diatomeas (tipo de algas microscópicas) y crustáceos como artemia, cladóceros, copépodos, etc., ricos en carotenoides, pigmentos rojizos y como la cantaxantina y otros similares, que le otorgan el característico color a los flamencos.

Por otro lado el monitoreo de las poblaciones de flamenco andino permite mejor conocer su comportamiento durante los meses de verano e invierno, así se conoce que en el período cálido las parvadas suben hasta las fuentes salinas para obtener su alimento, en tanto que en los meses fríos se trasladan a zonas bajas y centrales de Argentina para alimentarse y reducir efecto de las bajas temperaturas, proceso que se replica en los países fronterizos donde viven estas aves. No está demás tener presente que la población de flamenco andino es la que recibe mayor ocupación.

Con este trabajo, se pretende obtener información tanto para los organismos gubernamentales, encargados de la conservación de los flamencos, como para universidades chilenas y extranjeras y los centros internaciones de investigación sobre la avifauna migratoria, proporcionando valiosa información para el diseño y ejecución de planes de protección y conservación de estas especies.

La conservación del hábitat y población de flamencos es un desafío permanente, en esta tarea observamos logros de corto y mediano plazo (protección efectiva de hábitat y población de flamencos, conocimientos sobre sitios de nidificación, ciclo reproductivo, comportamiento de las especies, alimentación, hábitat, otros aspectos), que han permitido arbitrar medidas favorables para estas aves, en tal sentido nos ocupa mantener estas acciones y simultáneamente profundizar los conocimientos actuales y adquirir otros nuevos para orientar acciones de manejo, que aseguren la sobrevivencia de las especies de flamencos. En tal sentido cobra especial importancia potenciar las alianzas con instituciones del ámbito público y privado, nacionales y extranjeras, participar en encuentros científicos y técnicos, potenciar el trabajo macro regional en Chile y con los países vecinos.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia