Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Impuestos verdes: Expertos auguran alza de hasta 5,4% en costos de energía

La investigación desarrollada por Alexander Galetovic y Cristián Muñoz critica la propuesta indicando que no sólo generarán un alza en los costos de la energía, sino que vienen a sumarse a una serie de complicaciones que enfrenta el sector.


Ambiente

19 de junio, 2014

Autor:

/telegraph.co.uk /telegraph.co.uk

Desde su anuncio como parte de la Reforma Tributaria, los impuestos verdes han provocado una polémica entre personeros que descartan alzas importantes en las cuentas de energía y empresarios, como el gerente de AES Gener, que insisten en fustigarlos.

Ahora un informe  titulado “Políticas Energéticas e Impuestos Ambientales en Chile”, confirma el punto de vista de las empresas al indicar que habrá un incremento para los usuarios… y no será menor.

La investigación desarrollada por Alexander Galetovic y Cristián Muñoz critica la propuesta indicando que no sólo generarán un alza en los costos de la energía, sino que vienen a sumarse a una serie de complicaciones que enfrenta el sector, principalmente la dificultad para materializar las inversiones necesarias para hacer frente a la demanda proyectada de electricidad, consigna Pulso.

Con todo, para los autores resulta complejo cuantificar los niveles del alza, por tanto no es posible aislar el efecto de la falta de inversiones en el sector y a la vez la incertidumbre regulatoria, manifestada en casos como lo ocurrido con Barrancones en 2010 y el fallo judicial que impidió construir Castilla en 2012. De ahí, cabrían dudas de que se puedan, a futuro, construir nuevas centrales a carbón.

En este sentido, el estudio apunta que “la principal dificultad que enfrenta un comentarista del proyecto de impuestos ambientales es que no se le puede disociar del hecho que las inversiones están trabadas desde hace cinco años. Cuando las inversiones se traban, nadie sabe cuándo se destrabarán y, por eso, ninguno de los ejercicios que presentamos es “realista”, en el sentido de ser una predicción certera de lo que va a ocurrir”.

Sin embargo, Galetovic y Muñoz se aventuran a modelar un escenario, en el que se incorpora, además, el efecto de los impuestos a las utilidades de 20%.

De cara al carbón y considerando un costo de inversión de las centrales de US$3.197 por cada kW instalado, un costo de combustible equivalente a US$35 por MWh y los impuestos a las emisiones locales y las emisiones de CO2, el costo medio de operación de estas unidades subiría de US$96,2 por MWh a US$101,4. Es decir, un 5,4% más.

Por su parte, las centrales de ciclo combinado a gas elevarán su costo medio en 2,2% y las diésel, en 1,4% a causa de los nuevos impuestos.

“El impuesto a las emisiones de CO2 es responsable de gran parte del aumento del costo”, subraya el informe.

La cifra puede parecer baja, pero se suma a otros aumentos por diversas razones, como la ley 20-25, que fija un mínimo para la producción de energía en base a Energía Renovable No Convencional (ERNC), la ya señalada falta de inversión y otros.

Alguien podría argumentar que este aumento del costo de la generación es “pequeño”. Sin embargo, se le suma a una sucesión de aumentos que comenzaron hace casi diez años con la crisis del gas argentino, entre ellas dos leyes sucesivas que fijan cuotas de energías renovables no convencionales, y que en conjunto con la creciente dificultad de construir proyectos termoeléctricos e hidroeléctricos, han elevado los costos de la energía en Chile a niveles comparativamente altos”, añaden Galetovic y Muñoz.

Luego plantean  que también es cierto que “los impuestos que aparecen en la ley no tendrán impacto ambiental local ni global, porque no inducen abatimiento de contaminantes ni sustitución de tecnologías. Por último, seguramente se trata de un paso más hacia la prohibición legislada o de facto de construir nuevas centrales a carbón, hoy por hoy la alternativa más barata de generación a la cual puede acceder nuestro país”.

Igualmente plantean que si la norma se concreta, no se ocupará de las emisiones propiamente tal, pues no inducen sustitución de tecnologías ni abatimiento. “Así, la única consecuencia es que, sea cual sea el camino que se siga, aumentarán algo más los precios y los consumidores de energía transferirán montos importantes hacia el estado y los dueños de centrales que no emiten. Uno bien podría preguntarse para qué”, sentencian.

Para revisar el estudio completo pincha este link.

Comenta esta noticia