Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Ambientalistas rechazan propuesta minera de Lagos:”Basta de políticas a espaldas de la ciudadanía”

El Observatorio de conflictos ambientales plantea que el documento entregado el miércoles a Bachelet, se desarrolló "de manera secreta y a puerta cerrada durante un año para definir los lineamientos país en el sector económico que más conflictividad socioambiental ha generado en los últimos 10 años".


Ambiente

20 de junio, 2014

Autor:

/ Agencia Uno / Agencia Uno

Luego de que el miércoles último un grupo transversal de figuras liderado por el ex mandatario Ricardo Lagos e integrado, entre otros, por figuras como Jean Paul Luksic, Bernardo Larraín, Juan Andrés Fontaine y el dirigente de la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC), Raimundo Espinoza, entregaron a la Primera mandataria, el documento “Minería y Desarrollo Sostenible de Chile, Hacia una Nueva Visión Compartida”, el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA) dio a conocer su rechazo.

A través de un comunicado la organización recordó que Lagos ratificó en 2011 “a espaldas de la ciudadanía el nefasto Tratado Binacional Minero Chile-Argentina” y que el texto se desarrolló “de manera secreta y a puerta cerrada durante un año para definir los lineamientos país en el sector económico que más conflictividad socioambiental ha generado en los últimos 10 años”.

A continuación indican que “no podemos, porque no conocemos, juzgar las intenciones de quienes aceptan bajo cláusula de silencio participar de este grupo, pero sin duda el solo hecho de integrarlo da cuenta de un pragmatismo inoculado en el sentido común como correcto. Frases como “más vale estar que no estar”, “sino soy yo será otro que lo hará peor”, “hay que sumar y no restar”, y símiles, nos han hecho perder el norte valórico que debiera orientar los destinos y el presente de las comunidades humanas”.

Luego se indica que en una reunión que se mantuvo el sábado con comunidades que luchan por la defensa y recuperación del agua en el país, se planteó el tema de, en el marco de las innumerables reuniones, mesas de trabajo, seminarios y cabildos a los que está invitando la autoridad, cuál debía ser nuestra posición: automarginarnos o participar de todos los espacios. El acuerdo fue “hay que tratar de estar en todos lados, siempre y cuando haya un mínimo de respeto hacia nosotros y nuestros territorios”, parafraseando esto, nos parece que esta política minera pretendida para el país, es ante todo una enorme falta de respeto.

¿Quién le otorgó a estas 13 personas la autoridad para ir a fabricar confidencialmente políticas que condicionarán irreversiblemente nuestras formas de vida? ¿Cómo pueden seguir legitimando la construcción de un Chile arbitrario y sordo?, se preguntan.

La política minera actual fue ideada durante la dictadura y ha producido una crisis socioambiental sin precedentes, ya sabemos que no funciona hacer las cosas a espaldas de la gente, ¿para qué contarse el cuento de que ahora será distinto?, agregan.

Olca apunta además que dentro del grupo de los 13 se encontraba Chile Sustentable, el Observatorio Ciudadano, y un dirigente atacameño, quienes rechazaron el documento, indicando que se restaron del proceso de trabajo en enero, y que en marzo entregaron una “Memoria Alternativa” que pretendía recoger la postura no escuchada por el resto de los participantes del selecto grupo.

“A nuestro parecer la disculpa agravó la falta, en primer término, porque luego de una lectura detenida de esta propuesta alternativa, se aprecia que no es más que un salvavidas a la megaminería química, actividad cada vez más deslegitimada a nivel mundial, que en todas partes vulnera los DD.HH y que está siendo frenada por la presión territorial en diversas regiones del planeta. Y en segundo, porque no hay ni un comentario sobre la suplantación de representatividad que se arrogan, no cuestionan el inaceptable secretismo y el error de pensar que en esas condiciones se puede gestar algo para el bien común”, plantea el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales.

La organización finaliza apuntando que “para quienes creemos que el fin no justifica los medios, nos parece urgente avanzar en la deconstrucción de las lógicas de eficiencia y optimización, seguramente la incorporación de las comunidades en los debates lentificará los procesos, supondrá mayor desgaste, no será comprendida por las empresas transnacionales y el mercado que presionan al poder ejecutivo, obligará a destecnificar los discursos, a reencontrarnos con la simpleza, a dulcificar los egos… todas cuestiones que cuestan y para las que no estamos preparados, pero que son imprescindibles para asentar la convicción de que nada ni nadie defenderá mejor nuestros derechos que nosotros mismos”.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia