Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Crisis de Pascua Lama pone en jaque a proyectos mineros entre Chile y Argentina

Las iniciativas que suman más de US$20 mil millones y están enmarcadas dentro del Tratado Minero firmado por ambos países, con el objetivo de facilitar la explotación de yacimientos encontrados en la frontera, presentan escaso o nulo avance.


Ambiente

27 de junio, 2014

Autor:

/Flickr-Pascua Lama /Flickr-Pascua Lama

Pascua Lama era el primero, pero varias otras iniciativas también estaban en la lista. Se trata de la cartera de proyectos mineros binacionales, nacida al alero del Tratado Minero Binacional entre Chile y Argentina -que data de 1997- y cuyo objetivo central era viabilizar una serie de desarrollos ubicados en la frontera.

Sólo entre los que se acogieron al acuerdo chileno-argentino se cuentan proyectos por casi US$10.000 millones, además de Pascua Lama, con el que la cifra total alcanza los US$20.000 millones. 

Pero a pesar del entusiasmo inicial, hoy esa cartera de proyectos está paralizada. Salvo algunos avances menores, proyectos como Los Helados, Vicuña, Filo del Sol y José María, entre otros, llevan años sin avances por distintas razones.

En el sector se cree que un factor clave en este frenazo lo constituye la crisis por la que atraviesa el proyecto Pascua Lama, la iniciativa de propiedad del grupo Barrick que no sólo ha enfrentado inconvenientes en materia ambiental, sino que también ha visto dispararse sus costos, que hoy superan en más de ocho veces la estimación hecha cuando partió el proyecto, hace ya casi una década.

Al ser el primer proyecto minero binacional en el mundo, Pascua Lama estuvo bajo los ojos de toda la minería. De su éxito dependía la materialización de todo el resto de la cartera binacional, tanto a nivel jurídico como técnico. La primera etapa fue sorteada en 2007, tras una serie de reuniones en las que se pudo resolver un punto clave: cómo se iban a repartir los impuestos generados por su operación. La decisión final fue que Pascua Lama tributaría en relación a la participación de cada país en el mineral, lo que favorecía a Chile pues el 75% del recurso se ubicaba de este lado de la cordillera.

Pero la parte técnica tuvo y sigue teniendo complicaciones. Al encarecimiento del proyecto se sumaron fallas ambientales, que le valieron una multa por US$16 millones -la más alta hasta ahora- de la Superintendencia de Medio Ambiente, que después sería anulada por los Tribunales Ambientales y que ahora está en la Corte Suprema. A ello se agrega la demora en la construcción propiamente tal. Una de las razones del retraso fue que la empresa subestimó la dureza del invierno.

Tanto así, que en el último invierno de trabajo -en 2012- sólo fue posible trabajar durante ocho de los 30 días de cada mes en promedio, lo que retrasó tareas clave para la habilitación de la mina como, por ejemplo, el presstriping (remoción de tierras para dar con el cuerpo mineralizado) y el montaje de las plantas.

Candidatos a suceder a Pascua Lama hay -o había- varios. Los Helados, Filo del Sol y José María están siendo desarrollados por la canadiense NGEX, que se asoció con Pan Pacific Copper -misma propietaria del proyecto Caserones, pronto a entrar en operaciones- y Jogmec, que posee el 40%  de Jose María.

A ellos se añade otros proyectos más al sur, como Vicuña y Amos Andrés, este último abandonado en 2008 por Rio Tinto.

Aún con los avances reportados, en el último informe de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) sobre proyección de inversiones en el sector no figura ninguno de estos planes.

Otro factor que apunta en la industria minera como factor que ha impedido el desarrollo es la situación político-económica en Argentina, país que ha sufrido una baja en la inversión extranjera en los últimos años. A esto se suma ahora, como novedad, la creciente incertidumbre jurídica en Chile.

Vía: pulso.cl

Comenta esta noticia