Síguenos en Facebook X
El Dínamo

El último reducto de HidroAysén

La empresa podría llevar a Tribunales la decisión del Comité de Ministros para impugnarla y reactivar su tramitación. Tras ellos no sólo está el equipo ejecutivo y técnico como defensores del proyecto; al menos cuatro organizaciones están al pie del cañón preparándose para dar la batalla.


Ambiente

15 de julio, 2014

Autor:

Tema de El Dínamo

Parque Nacional Torres del Paine

Hace casi cinco años, HidroAysén decidió que una de sus estrategias para bajar a tierra su megaproyecto hidroeléctrico sería a través de un programa emitido -comprando un espacio- en distintas radios de la región de Aysén. Así nació “Conversemos con HidroAysén”, un espacio conducido por el locutor Eduardo Bravo y la gerenta de Comunidad y Comunicaciones de la empresa, la periodista María Irene Soto.

En una hora de programación buscaban generar “un diálogo abierto y permanente” con la comunidad conversando con distintos actores sociales, aprovechando la amplia llegada que tiene este medio de comunicación en las comunas del sur del país. Desde los grupos ambientalistas han criticado que el programa “no es precisamente un espacio regido por los estándares periodísticos de veracidad e imparcialidad”, en virtud de que busca sociabilizar un proyecto que ha sido duramente cuestionado por la opinión pública, debido a sus alcances medioambientales.

Ni ese programa de radio, ni la estrategia comunicacional en redes sociales o la actividad territorial en la región han cesado pese al portazo que el Comité de Ministros dio a HidroAysén hace poco más de un mes. La estrategia se mantiene intacta hasta hoy.

Esto debido a que, una vez que la empresa sea notificada formalmente de la decisión del Gobierno -algo que debe suceder por estos días-, los propietarios del megaproyecto hidroeléctrico (Endesa y Colbún) deberán decidir si la judicializan en un intento por revertir el fallo que los sepultó. Para ello tienen un plazo de 30 días desde el aviso oficial. Mientras tanto, “todo sigue funcionando como siempre”, explican al interior de la compañía.

A la espera de que eso suceda, los 26 ejecutivos y trabajadores de la empresa no se encuentran solos. A sus espaldas tienen el apoyo irrestricto de al menos cuatro organizaciones que están por el proyecto y miran atentamente sus movimientosAysén, Desarrollo y Progreso; Voz de la Patagonia; Unión comunal Coyhaique; y Unión Comunal Pampa del Corral.

Y es que el interés es común. Las cuatro agrupaciones están a favor del megaproyecto hidroeléctrico y no en pocas oportunidades salieron a la calle a abogar por él, aunque sin resultados muy alentadores. Son los principales hinchas de HidroAysén, quienes confían en que la empresa apuesta por “el trabajo y desarrollo de la región”.

Desde la decisión del Gobierno central, HidroAysén ha mantenido silencio. Sin embargo, las organizaciones ya se coordinan ante la eventual judicialización del proceso, para movilizarse con el objetivo de demostrar cuántos son los que apoyan el megaproyecto. Entre sus planes está la idea de hacer llegar una carta a la Presidenta Michelle Bachelet, explicándole por qué son necesarias las cinco represas en la Patagonia chilena.

Los titulares del equipo

Mientras todo eso sucede, HidroAysén continúa funcionando como lo viene haciendo desde hace siete años, sin modificaciones. La oficina en Coyhaique sigue funcionando con ocho personas, mientras que la de Cochrane continúa con su disminuido equipo de trabajo de tres personas. Los restantes 15 trabajadores -entre ejecutivos y personal- siguen en Santiago, encabezados por el vicepresidente ejecutivo de la compañía, Daniel Fernández.

La misión de los equipos de ambas comunas de la Región de Aysén es mantener el trabajo en terreno y el contacto con la comunidad. Hoy están en el proceso de socializar y explicar qué significa la decisión del Ejecutivo. Durante casi una década que hacen esfuerzos por conquistar a los habitantes de la zona, explicando qué es una hidroeléctrica y demostrándoles -de acuerdo a sus estudios- por qué no son negativas para la región y, al contrario, qué beneficios tendrían.

Los técnicos que salen a terreno tienen la misión de contrarrestar el mensaje de Patagonia sin Represas. Ese trabajo es liderado por la gerencia de Comunicaciones que aun encabeza María Irene Soto. La radio ha sido una aliada en esa tarea.

Algunas de estas misiones están a cargo de los ingenieros Luis Pereira y Luis Fernández, encargados de terreno. Fernández, por ejemplo, va dos o tres veces por semana a Puerto Aysén a mantener el contacto con las comunidades, algo que ya es costumbre para los ayseninos.

Hasta este lunes, la empresa no había recibido la notificación formal del rechazo de la RCA por parte del Gobierno, aunque eso no debiera pasar de esta semana. Una vez concluido ese paso, se evaluará con abogados el futuro del proyecto: presentar un recurso al Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia o bajar la cortina a los US$ 3.200 millones de inversión.

Los “hinchas”

HidroAysén está en estrecho contacto con las organizaciones ciudadanas que están a favor del proyecto. En múltiples oportunidades representantes de la firma se han reunido con ellos para conocer sus planteamientos y apoyarlos en varias iniciativas, sobre todo en aquellas que permiten visibilizar que hay quienes están por la construcción de represas.

“HidroAysén siempre está apoyándonos atrás; nos dan pañales para los postrados o cosas que necesitemos para algunos vecinos”, cuenta Myriam Bórquez, presidenta de la organización Aysén, Desarrollo y Progreso.

En esa organización  participan 102 personas desde marzo de este año cuando fue creada oficialmente. Su objetivo es trabajar con el sector público y privado “en pro del desarrollo de los aiseninos”, coordinando a diferentes grupos e informando a la comunidad. Para ello, entre otras cosas, recurren a los programas de radio para masificar su mensaje, en una fórmula similar a la del megaproyecto hidroeléctrico.

El grupo liderado por Bórquez está a la espera de la decisión de la empresa. Mientras los ejecutivos toman esa decisión, ya se organizan  para dar la batalla en caso de que la respuesta sea judicializar. La presidenta de la ONG sostiene que la cesantía ha aumentado, que la comuna “murió” sin HidroAysén y que esta semana enviarán una carta a la Presidenta Michelle Bachelet para que recapacite.

A un lado de Aysén, Desarrollo y Progreso está Voz de la Patagonia, liderada por Carlos Olivares. La organización se define como un movimiento social que “apoya” todo proyecto de inversión que signifique desarrollo para la región, donde HidroAysén cae como anillo al dedo. En abril, cumplieron un año de vida, agrupando a vecinos y pobladores que habitan la zona sur de Aysén. Ellos dicen ser parte del sector más afectado por la falta de proyectos como éste y no dudarán en movilizar a la población en busca de “progreso”.

En la defensa a HidroAysén, algunas organizaciones vecinales también han tomado la palabra. La Unión Comunal Pampa del Corral (Coyhaique) reúne a cerca de 23 mil personas, siendo una de las más grandes en una comuna que no sobrepasa los 60 mil habitantes. En ella hay quienes están a favor de HidroAysén y otros que están en contra, aunque “hay mucha más gente a favor”, dice su presidenta, Ema Vega.

Con una misma estructura funciona la Unión Comunal Coyhaique, con cerca de 10 mil habitantes que están a favor y en contra del megaproyecto. La organización es liderada por Sandra Planzer, quien también fue candidata a concejal por la Democracia Cristiana en las últimas elecciones y perdió. Se vio envuelta en una polémica precisamente por su simpatía con HidroAysén. Como parte de su estrategia de acercamiento a los movimientos sociales, la firma convocó a dirigentes a hacer un recorrido por los sitios donde se emplazarían las cinco represas. La invitación incluía hospedaje, alimentación, cenas, almuerzos, traslados y sobrevuelo para quienes quisieran asistir. Patagonia Sin Represas rechazó la invitación; Planzer, no.

La presidenta de la organización coyhaiquina, que hoy es gestora territorial de la Gobernación local, también está atenta a la espera de la decisión de HidroAysén. Si judicializan, se plegará a las movilizaciones que se organicen en la zona. “Siempre estuvimos en contacto continuo con ellos. Perdimos una oportunidad muy grande”, dice.

Su mirada de progreso

“Llegamos tarde a la discusión con los ministros”, dice Ema Vega. Ella insiste en que el futuro del país está en manos de la hidroelectricidad y no en “esas aspas que giran, que hay que cambiarlas cada diez años y se convierten en chatarra”. Como muchos otros grupos que se han mostrado a favor de HidroAysén, argumentan que el nivel de desconocimiento es muy grande y que los ambientalistas han desinformado mayormente.

“Nosotros no es que queramos HidroAysén, sino lo que representa: trabajo, desarrollo y crecimiento para la región; eso apoyamos nosotros”, dice Vega. Y agrega: “Era una oportunidad para dejar de ser los hermanos chicos de Santiago”.

En eso concuerda Sandra Planzer. “Lo veo como el único proyecto de inversión de la región”, dice y recuerda que en cada una de las reuniones que tuvo con los equipos de HidroAysén les explicaron claramente que los temores de la comunidad y de los detractores eran infundados. En esas reuniones participaban activamente los vecinos de las comunas; algunos a favor, otros en contra.

Tanto Vega como otras organizaciones cuestionan que “una minoría” -que ellos calculan en un 20% de rechazo al proyecto- se haya impuesto para que el Comité de Ministros tomará la decisión de rechazar la RCA y con ello ponerle luz roja a HidroAysén. “No entendemos cómo ese grupo pequeño pudo ganar contra nosotros”, dice.

Sin embargo, las encuestas en la zona, muy pocas veces han dado mayoritario apoyo al proyecto y varían dependiendo -entre otras cosas- de qué institución la realiza. Algunas han rondado el 80% de rechazo, otras poco más del 50%. Si bien son minoritarios en la región, dicen que si HidroAysén llega a la Justicia, actuarán más fuerte que los opositores para lograr revertir la decisión. “Yo tengo esperanzas de que esto pueda cambiar”, dice Planzer.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia