Síguenos en Facebook X
El Dínamo

“Al novillo feliz le toca correr dos veces al año”: la columna pro-rodeo del momento

Este martes se publicó la visión de Jorge Stein sobre la polémica práctica que enfrenta serios cuestionamientos de cara a la celebración de Fiestas Patrias.


Ambiente

6 de septiembre, 2016

Autor:

Rodeo

La polémica está lejos de acabar. Al contrario, a medida que se acerca la fecha de Fiestas Patrias, los cuestionamientos al rodeo se viralizan de forma exponencial en redes sociales.

En la discusión participan actores de la sociedad civil, animalistas, opinantes, políticos, empresarios, expertos y gente de campo. En este contexto, The Clinic publicó una columna firmada por Jorge Stein que hace referencia a esta práctica.

Aquí las mejores frases:

Los arrieros son dueños de su ganado y venden los animales justos para sobrevivir austeramente durante el invierno. Así lo han hecho sus padres y abuelos, desde los tiempos de la Colonia“.

“Es tradición que los arrieros corran un rodeo al subir, y otro cuando los animales bajan de la cordillera, antes de las nevazones, después de ganar peso para el invierno. Todos los participantes en el rodeo están poniendo su capital en juego. Lo último que está en sus mentes es dañar al animal“.

“Los novillos tienen una inteligencia y memoria sorprendentes. Recuerdan los rodeos anteriores, y saben cuándo tendrán que correr un par de vueltas por la medialuna, y después se van para la casa. Muchos son criados específicamente para esta tarea, musculosos, rápidos, y con gran tolerancia en las atajadas”.

“Como en cualquier grupo, algunos novillos quieren eludir su trabajo, y se echan al suelo o intentan saltar las paredes. Son animales ágiles. Para que continúe corriendo se le dan unas palmadas en la mejilla o un retorcijón de cola. Para un animal de 400 kilos, son estímulos apenas percibidos y no lo dañan, ni siquiera emocionalmente”.

“Con el correr de los años ha evolucionado un Reglamento sumamente riguroso para los rodeos, considerando el maltrato como una de las faltas más graves que derivan en la descalificación de la collera. El Reglamento tampoco permite proselitismo o actividad política al interior de los clubes ni en los rodeos”.

“Los socios de los clubes federados suman unos 9.000 en todo Chile. Más que los de Colo Colo y la U juntos. Después del fútbol, es el deporte de mayor convocatoria en el país. Y los huasos que corren en los rodeos laborales pueden llegar a ser más de 50.000 de Arica a Magallanes”.

“Prohibir el rodeo es un atentado y discriminación contra la propia etnia criolla, la más antigua y la más auténtica de Chile. Resulta sorprendente que algunos sostengan que el oficio de arriero ya no existe. Les sugiero dar un paseo por la precordillera centro-sur, y se toparán con miles de arrieros”.

“Como en todo deporte, existe el riesgo de accidentes, cuya incidencia en los deportes ecuestres es menor que en la mayoría de los otros, aunque a menudo reviste mayor espectacularidad. El principal riesgo siempre lo corre el jinete. Los detractores del rodeo sólo se fijan en las esporádicas situaciones en que un novillo sufre un accidente”.

” Ver a las vacas parir naturalmente y criar a sus terneros durante el primer año. Ver como el imponente toro maneja el orden y protege sus privilegios en la manada. Al novillo feliz le toca correr dos veces al año. Come y es protegido a cambio de un par de carreras. Cuando el huaso debe vender un animal, éste ha vivido una vida plena y natural”.

Revisa la columna completa.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia