Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Día de la Mujer: conmemoración a una lucha que aún no acaba

Día de la Mujer: conmemoración a una lucha que aún no acaba Día de la Mujer: conmemoración a una lucha que aún no acaba

Para el sector productivo, el costo de mano de obra aumenta producto del embarazo y la legislación laboral -lejos de apuntar a empatizar el derecho al desarrollo laboral con la maternidad-, la considera una enfermedad y le da el trato de tal.

Por


Mujeres dispuestas a cambiar Chile para avanzar en nuestros derechos.

A pesar de la agenda publicitaria consumista que marca el día de la mujer como una festividad, la proclamación del 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora en 1910 no tuvo otro objetivo que exigir el derecho a sufragio, a ocupar cargos públicos, a la formación profesional y a la no discriminación laboral. Luego del desastroso incendio en el cual murieron 123 trabajadoras en la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York, el 25 de marzo de 1911, cobró relevancia la necesidad de mejorar las precarias condiciones laborales que reinaban en la época y desataron este terrible acontecimiento. Fruto de grandes esfuerzos realizados por mujeres heroicas -muchas veces invisibilizadas a través de la historia-, hemos logrado avanzar en la conquista de derechos como el sufragio, educación; insertarnos en el mundo del trabajo, en la esfera política ocupando espacios de poder, liderando organizaciones sociales, ejerciendo profesiones que antes sólo eran pensadas para los hombres.

Aún así, los avances son insuficientes. Hay diferencias abismantes entre hombres y mujeres en el ámbito de las pensiones de jubilación, en el acceso a salud y, por sobre todo, en el mundo laboral. Una de las causas es que la incorporación de la mujer al mundo del trabajo ha sido paulatina. Si en 1990 de cada 10 ocupados aproximadamente 3 eran mujeres y 7 hombres, actualmente alrededor de 4 son mujeres y 6 son hombres (encuesta CASEN, 2013). Por otra parte, el tipo de trabajo que desarrollan es bastante dispar entre todos los empleadores a nivel nacional: el 77% son hombres mientras que el 97% de las y los trabajadores de casa particular son mujeres, ratificando que se nos sigue viendo como cumplidoras del mal llamado “rol histórico” que ahora ejercemos remuneradamente, pero que no es remunerado ni considerado fuerza de trabajo cuando es realizado como “dueñas de casa”. Para el sector productivo, el costo de mano de obra aumenta producto del embarazo y la legislación laboral -lejos de apuntar a empatizar el derecho al desarrollo laboral con la maternidad-, la considera una enfermedad y le da el trato de tal. Muchas trabajadoras no cuentan con derecho a pre o post-natal ni con cobertura de salud, debiendo sacrificarla o postergarla. Reflejo de esto es la disminución de la tasa de natalidad del país a medida que ha aumentado la ocupación laboral femenina.

Habiendo igualdad de categoría ocupacional, los hombres ganan más. El 50% de las trabajadoras gana menos de $221.000 líquidos y apenas el 15% supera los $500.000 como ingreso líquido mensual. Las pensiones de jubilación también son menores, no sólo por los bajos salarios sino también porque la expectativa de vida que se le asigna a la mujer es más alta.

Para continuar avanzando hacia una verdadera igualdad, estamos llamadas a continuar fortaleciendo las organizaciones de las y los trabajadores para avanzar en nuestras reivindicaciones. La conciliación de los diversos roles de la mujer en la sociedad es un tema imprescindible de abordar: la reforma laboral debe ser representativa a los intereses de las y los trabajadores, debe fortalecer el rol de los gremios y sindicatos en pos de reposicionar al trabajador y trabajadora como eje central del desarrollo nacional y avanzar así en mejoras sustanciales en nuestras condiciones laborales. Hoy también se discute la ley de aborto en sus tres causales, las que debemos salir a defender como trabajadoras y mujeres que demandamos reconocimiento de nuestros derechos en cuanto al resguardo de la propia vida, garantizada en mejores condiciones laborales y en el derecho a interrumpir el embarazo en circunstancias que represente un daño físico o psicológico.

Hombres y mujeres asumamos nuestra responsabilidad como miembros de la sociedad. Trabajemos por fortalecer la salud y educación pública, por acabar con las AFPs, y seamos parte activa en cambiar la Constitución heredada de la dictadura, mejorando y recuperando así las condiciones sociales y la dignidad de todos los trabajadores y trabajadoras de nuestro país.

Como mujeres hermosas y sonrientes, activas combatientes, dulces y dedicadas, iracundas luchadoras que apostamos al avance de las transformaciones que buscan mayor equidad en nuestro país, invitamos a todos y todas a sumarse este martes 8 de marzo, a las 19 hrs en Plaza Italia, a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, y el 22 de marzo al paro nacional convocado por la CUT y así demostrar la fuerza de quienes hoy queremos construir un Nuevo Chile.

“Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”, Rosa Luxemburgo.

 

Karol Cariola – Diputada de la República

Tania Sáez – Presidenta Asociación de Funcionarios Ministerio del Deporte

Camila Beltrán – Delegada Sindicato a Honorarios Universidad de Chile

Javiera Valdivia – Consejera Nacional CONSTRAMET y Directora del Sindicato Nacional SIME

Denisse Hermosilla – Delegada de la Asociación de Funcionarios de la Salud de la Municipalidad de Conchalí

Camila Vergara Vilchez – Dirigenta Nacional de la Asociación Nacional de Trabajadores/as del Instituto de Seguridad Laboral (ANATISEL)

Paola Méndez Montegh – Secretaria General  AFUCH Medicina Norte
Javiera Reyes – Vicepresidenta Federación de Estudiantes Universidad de Chile (FECH)

Javiera Delgadillo – Dirigenta FEMES-CONES

Belén Sotelo – Vocera CONES VI Región

Nayra Capetillo – Presidenta CC.EE. de obstetricia USACH

María Gracia González – Consejera académica departamento de economía USACH

Eleonor Huechucura – Presidenta de la asociación Indígena Ad Kimun

Natalia Suazo – Dirigenta del Centro Cultural Kelilwen

Belén Caroca – Dirigenta CDL la Pincoya

Florencia Gamboa – Dirigenta CDL Vanesa Goñi

Rocío Torres – Presidenta Centro de Alumnos Colegio Marta Brunett de la Serena

Karla San Francisco – Vocera Coordinadora de Estudiantes Secundarios Coquimbo y Miembro del Gabinete Juvenil INJUV

Barbara Muñoz – Miembro Gabinete Juvenil INJUV y de la org. Medioambiental Acción EcoSocial

Catalina Mardones – Concejera FECh Salud

Aranka Scherping – Concejera FECh FAU

Paulina Carrillo – Dirigenta CC.EE. de Cs. Biológicas PUC

Fernanda Pérez– Dirigenta CC.EE. Pedagogía Ed. Básica PUC

Matilde Méndez presidenta CEDIS U. de Chile

Melissa Morgado – Dirigenta ICEI U. de Chile

Pamela Silva – Secretaria Centro Cultural Manuel Rodríguez de Maipu

María José Lipin – Presidenta del Comité Ambiental comunal de Lo Prado

Tamara Pastén – Presidenta del Centro Cultural Barrios Bajos y Consejera del COSOC de Valdivia

Luz Torres – Secretaria General del CC.AA. de Trabajo Social U. de Los Lagos

Camila Huerta – Concejera facultad de Humanidades Usach

Francisca Brantes – Presidenta Centro Cultural Juan Goméz Espinoza – La Florida

Isabel Salazar – Dirigenta Comité de Vivienda Curanilahue

Javiera Vasquez – Dirigenta CCEE Colegio San Ignacio Concepción

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día