Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

“810” de Trementina: Just like honey

“810” de Trementina: Just like honey “810” de Trementina: Just like honey

Trementina se toma su trabajo en serio. Desde un pueblito perdido en el medio de la nada, han logrado superar barreras de idiomas y distancias.

Bárbara Alcántara

Por


Periodista especializada en música. Instagram: chicarollinga

Ni siquiera clásicos del rock chileno como “Pateando Piedras” de Los Prisioneros, “Todos Juntos” de Los Jaivas o algo más actual como “Amiga” de Alex Anwandter ha sido reseñado por el sitio Allmusic.com. Sin embargo el nuevo trabajo de los chilenos Trementina, sí.

Y es que la agrupación oriunda de Valdivia da que hablar porque son los primeros chilenos en ser fichados por el sello estadounidense Burger Records, cuya característica es el rescate del formato cassette; además de haber trabajado con Ryan Adams y Brian Jonestown Massacre, entre otros. Su dueño, el californiano Sean Bohrman, los vio en el Festival En Orbita del 2016 y decidió reclutarlos.

Vanessa Cea (23) en la voz, Cristóbal Ortiz (25) en la guitarra y Lucas Martinic (27) a cargo del bajo conforman Trementina desde el 2013. Todo comenzó una vez que subieron su EP debut, “Brilliant Noise”, a internet. A las dos semanas los contactó el dueño del sello japonés Vynil Junkie y les ofreció lanzarlo en Japón además de hacer una gira por el país de los reyes del karaoke. Así, estilo Perdidos en Tokio, Trementina comenzó su navegación por el mundo de la música, desde el Calle-calle al río Tama. Un año después los sureños lanzan “Almost reach the sun”, el que vendría a ser una versión actualizada de su debut con un par de canciones nuevas para diferenciarlo de la edición japonesa.

Las catalogaciones llegaron de inmediato, “suenan como My Bloody Valentine, su sonido es de inspiración shoegaze, pop rock ruidoso”. Con ese historial los chicos compusieron durante el 2016 material que se transformaría en su primer disco oficial, “810”, bautizado así por Máfil, pueblito ubicado cerca de Valdivia, a exactos 810 km de la plaza de armas de Santiago y lugar donde fue grabado.

810” es un disco breve, juvenil y fácil de digerir. Se caracteriza por melodías dulces y luminosas; a pesar de encasillarse en un estilo como el shoegaze, no tiene su estridencia característica. Las atmósferas creadas recuerdan los momentos de luz y claridad de Cocteau Twins, por lo que está más ligado al dream pop con un estilo etéreo y dulcemente melancólico que se ve reforzado por las letras en inglés interpretadas con una adorable timidez.

La distinción de los instrumentos es algo difícil de descifrar, la agrupación trabajó con sonidos que no se asemejan a guitarras, usan técnicas como la modulación de onda a través de pedales, además de bases y batería electrónica. Tal como reseña Allmusic falta algo de energía en las percusiones, detalle que puede ser trabajado por Andrés Yañez (24) quien se acaba de integrar para las presentaciones en vivo y los trabajos que sucederán este debut.

Trementina se toma su trabajo en serio. Desde un pueblito perdido en el medio de la nada, han logrado superar barreras de idiomas y distancias. Su experimentación, trabajo y proyección les hizo concebir uno de los mejores lanzamientos del rock nacional en lo que va del año.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día