Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Ambiente

¡A deshidroaysenizar!

¡A deshidroaysenizar! ¡A deshidroaysenizar!

Con esos antecedentes, mas las señales de la propia empresa, de desesperanza amenazadora por un lado y de hibernación por otro, mas la renuncia del gerente de Colbún, indican que las cosas por ahí están mas bien de funeral.

Por


Arquitecto, fotógrafo y montañista. Dirigente ambiental desde hace mas de 24 años. Actualmente director de CODEFF Aisén, Presidente de la Agrupación Cultural y Social Aisén Reserva de Vida y Coordinador de la Coalición Ciudadana por Aisén Reserva de Vida. Reside en Coyhaique desde 1984.

El Ministro de Energía, Pacheco Matte, dice que hay que “deshidroaysenizar” la discusión energética. Cierto. No menos cierto es que ya hace harto falta deshidroaysenizar Aysen y con eso a Chile. O sea, tirarle la cadena de una vez por todas a ese famoso proyecto tras ocho años de controversia, mentiras, división de la comunidad, irregularidades en la tramitación ambiental y corrupción. Y también, de una épica campaña de información, resistencia y movilización ciudadana. Deshidoaysenizar, es lo que tres cuartas partes de las y los chilenos esperan del Comité de Ministros que se reúne el 10 de junio para dar corte definitivo, dicen, a los reclamos a la Resolución de Calificación Ambiental del megaproyecto HidroAysen.

Al respecto vale recordar, que esa calificación aprobatoria de mayo del 2011, fue la que llevó a que esos 74% de las y los chilenos se opusieran al megaproyecto, a que el gobierno del presidente Piñera recién dos años y medio después, en sus postrimerías, resolvió a medias esos reclamos, posponiendo algunos temas pidiendo nuevos informes, y que al asumir el actual gobierno, “por visos de ilegalidad”, dejó esa decisión en fojas cero. También vale recordar, que la presidenta Bachelet declaró durante la campaña electoral que HidroAysén era inviable y luego ya electa, dejo en claro que este no contará con su apoyo. ¿Es que sus ministros si se lo darían?

Con esos antecedentes, mas las señales de la propia empresa, de desesperanza amenazadora por un lado y de hibernación por otro, mas la renuncia del gerente de Colbún, indican que las cosas por ahí están mas bien de funeral.

La verdad es que el actual gobierno no tiene mucho en donde equivocarse al darle el corte a HidroAysén, en vez de comprarse problemas gratuitamente ¿Cómo podría justificar el dejar pasar un proyecto inviable, resistido, innecesario, destructivo, monopolizador del agua de 80% de las cuencas del Baker y Pascua, aprobado en forma irregular contraviniendo hasta convenciones internacionales, que contraviene el ordenamiento territorial regional y que hasta uno de sus socios pone en tela de juicio?  ¿Es que se buscará problemas de puro gusto?  Aparte que de dejarlo pasar, evidentemente el lío luego continuaría con la línea de alta tensión para trasladar la energía hasta donde la mineras transnacionales encapuchadas y reales demandantes de esa electricidad. ¿Cómo podría este gobierno ser mas benigno con esos reclamos que el anterior, el que no se atrevió a dejar pasar ese proyecto ? ¿Cómo podría justificar que lo que el anterior gobierno concluyó estaba mal e incompleto ahora pueda llegar a ser aceptable ?  Francamente, si se quisiera haber “aprobado” el proyecto “con las manos del gato” ¿no era cosa de dejar hacer esos informes faltantes, dar por resueltos los reclamos y echarle la culpa al gobierno anterior ?

Es mas, la Agenda Energética del actual gobierno es una potente señal deshidroaysenadora y de que se están abriendo otras vías para contar con esa energía supuestamente imprescindible, para cuyo aporte la empresa decía ser la única solución. Así el dilema ese de “HidroAysen o nucleares o el caos y la oscuridad” ya no corre. De hecho, está demostrado que solo con eficiencia energética y sin mayores costos, ya se puede contar con al menos la misma cantidad de MW que la que ofrece HidroAysén. Si se añade la medición neta y las energías renovables no convencionales (cada vez mas baratas) que están entrando con fuerza y constituirán un aporte importante dentro de los próximos años, hasta quedan demás buena parte de las termoeléctricas contaminantes (las que evidentemente con mejor tecnología tal vez serian mas aceptables). Y eso, a precios inferiores a los que pueda ofrecer HidroAysén, cuyos costos con línea de transmisión se han ido a las nubes (salvo subsidio estatal con carretera eléctrica o como la quieran llamar ahora).

Y si la empresa habla de hibernación a la expectativa de la nueva política energética del 2015 y hace lobby con Aznar a la cabeza, es precisamente porque aun creen que pueden conseguir algo este 10 de junio o para ese entonces. Eso, aparte de negociar la pasada a otros proyectos de Endesa. La verdad es que mientras sigan teniendo los derechos de agua y siendo una de las empresas mas poderosas del país, seguro que guardan mas de alguna carta bajo la manga aun y lo de “definitivo” es hasta por ahí no mas.

Finalmente, si el dilema este hubiera ocurrido 15 o mas años atrás, no cabe la menor duda que HidroAysén habría sido aprobado hace rato por toda autoridad competente y hasta con aplauso de algún presidente. Pero hoy en día Chile es otro y esta claro que el actual gobierno esta empeñado en ser diferente, en descomprimir la tensión social, en jugársela por un mayor rol del Estado, en desconcentrar el oligopolio eléctrico y del agua y avanzar en soluciones mas futuristas y social y ambientalmente mas aceptables que las megarepresas lejanas a los centros de megaconsumo eléctrico donde abundan otras alternativas.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día