Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

A la Chiqui en ti

A la Chiqui en ti A la Chiqui en ti

Marchamos en pro del levantamiento de conciencia, pero ¿para qué? Para volver a sumergimos en la misma sociedad que cree que el género implica la posesión de ciertas características pre-definidas, escasamente cuestionadas: Se estereotipa.

Por


Marcela del Sol es escritora y activista socio-humana, nacida en Chile y radicada en Australia hace 22 años, tiene experiencia como ghost writer, columnista, poeta social y mujer "irreverente", gitana moderna.Marcela co-existe con Trastorno de Personalidad Disociativa, lo que la impulsó a publicar su novela Caleidoscopio, best seller en Amazon, la cual fue lanzada hace dos meses en Chile. Marcela defiende la diversidad, la seguridad de los niños, el derecho de libertad, el empoderamiento femenino y el acceso igualitario. Su lucha no es confrontacional, sino donde el hombre necesita ser educado para sumarse como aliado de la mujer. Marcela es madre, ama viajar, dice malas palabras y toma demasiado café.

La mía es libre y hermosa. Se siente ligera, es libertad. Quisiera que la tuya salga de la prisión impuesta por la persuasión errada de que solo se es mujer según expectativas y patrones homogeneizados, que nos impusieron hace mucho: Desde que nacimos mujer, debiendo justificar cada acción, con algo que no resulte polémico.

Vivimos en una sociedad cuyo propósito ha sido, transgeneracionalmente, trastocado por arquetipos patriarcales transigentes. La verdad es que ninguno de nuestros sistemas sociales ha sido (aún), establecido por mujeres sino como respuesta a él.
Aquellos factores incontrolables como el género, la raza, el estatus social, continúan siendo subyugados a la permanencia de directrices que, supuestamente, contemplan el bien común. El problema es que solo es común para un sector del mundo.

Aun así, nos atrevemos a hablar de impacto social, de reparación, de responsabilidad colectiva, seguimos tejiendo redes de información y educación. Marchamos en pro del levantamiento de conciencia, pero ¿para qué? Para volver a sumergimos en la misma sociedad que cree que el género implica la posesión de ciertas características pre-definidas, escasamente cuestionadas: Se estereotipa. No se nos preguntan nuestros conceptos sobre la vida, nuestros puntos de vista, ni siquiera debatimos el como somos, según habito costumbrista, versus el como queremos ser.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día