Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Adicción al sexo

Adicción al sexo Adicción al sexo

"Este trastorno no es para reírse. No es un chiste. Es algo serio que incluso puede llevar a la muerte por la adquisición de enfermedades sexuales".

Janet Noseda

Por


Psicóloga. Magister en psicología clínica. Especialista en género y diversidad sexual.

Últimamente, he visto un aumento de consultas por adicción al sexo, y ¿qué es la adicción al sexo?, es la necesidad compulsiva de tener relaciones sexuales, con quien sea, sin afectos de por miedo. Quienes sufre esta enfermedad, busca tener relaciones sexuales con personas incluso desconocidas con quien puedan satisfacer el deseo en un contexto de utilización de otras personas, sin afectos de por medio, por excitación sexual. Esto conlleva a ponerse en peligro de adquirir enfermedades de transmisión sexual o contagiarlas a otros. Tratemos de comprender esta afección. Es muy parecida a cualquier otra adicción. La persona sufre pues se ve envuelta en algo de lo que no puede salir. Tratemos de comprender su naturaleza y sus causas.

En las relaciones sexuales, se liberan hormonas que producen casi el mismo efecto que una droga: placer, distención y bienestar. Hay personas con personalidad adictiva, que se convierten en adictos a la sensación de dichas hormonas y por ende buscan tener orgasmos, con quien sea, para obtener este placer. El problema está en que estas relaciones sexuales, si bien en el momento producen bienestar, luego, producen un tremendo vacío y culpa. Recordemos que las relaciones sexuales muchas veces, la mayoría, son con personas con las cuales se tiene un vínculo afectivo, siendo la relación sexual expresión de esa afectividad. Sin embargo al tener relaciones sexuales en su totalidad con extraños, deja una sensación de vacío, pues una vez que las hormonas que se producen en el orgasmo dejan de estar, la persona pierde ese bienestar y se encuentra sola, con culpa, dándose cuenta que se expuso a riesgo y que utilizó a otra persona para satisfacer sus necesidades sexuales.

Me preocupa este aumento en las consultas, pues hay un desconocimiento de esta dolencia. Incluso los pacientes que consultan, son pocos, especialmente las mujeres, pues se atribuye a lo femenino un deseo casi hipoactivo, en donde las mujeres no gozarían de la misma libertad sexual que hombres, por lo que les provoca vergüenza que les impide consultar. Por otra parte los hombres naturalizan estas experiencias, pues desde la masculinidad, estaría “bien” tener relaciones sexuales de forma más recurrente de las mujeres, haciendo dificultoso que lo signifiquen como un problema.

¿Qué hacer entonces?, ¿Cómo se tratan estos trastornos? Igual que cualquier adicción. Se necesita de acompañamiento psicológico y una extensa terapia, de larga data, en donde se maneje la adicción al bienestar orgásmico y se resignifique la sexualidad como un acto amoroso, afectivo y se pueda considerar a los otros seres humanos no como objetos, sino precisamente, como humanos.

En otros países, como Estados Unidos, hay clínicas para adicción al sexo. En Chile, no existen y es problema silenciado, en donde pocos profesionales lo entienden y las personas no consultan, ya sea por vergüenza o naturalización del problema.

Creo que es bueno poner en la palestra esta situación, como un verdadero problema de salud pública, ya que no sólo afecta a la salud mental sino que también tiene como consecuencias enfermedades de transmisión sexual y se pone a la persona en riesgo vital al estar con sujetos que ni siquiera conoce.

Este trastorno no es para reírse. No es un chiste. Es algo serio que incluso puede llevar a la muerte por la adquisición de enfermedades sexuales. Por eso es importante comenzar a habar de esta realidad, con respeto y cuidado y si alguien se siente identificado con esta nota, animarse a pedir ayuda.

Intente no bromear con adicción al sexo, pues no sabe si su interlocutor la padece. Tratemos de ver esta situación como cualquier otra adicción: necesita de ayuda, redes de apoyo, acompañamiento psicológico y que por sobre todo, su situación sea no ironizada o tomada para el chiste. Es una situación severa con serias consecuencias en la salud física y mental.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día