Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Alejandro Guillier, el buen candidato y el desastre presidencial

Alejandro Guillier, el buen candidato y el desastre presidencial Alejandro Guillier, el buen candidato y el desastre presidencial

Habla de muchos temas, pero ninguno en profundidad y da la impresión de no querer tomar definiciones sobre temas contingentes y de interés público. Como candidato puede ser bueno, pero como Presidente un verdadero desastre.

Por


Ingeniero Comercial Magister en Economía UNAB -IEDE, Cursando Maestría en Política Económica en el SMC University

El pre-candidato independiente pro partido Radical, Alejandro Guillier, será nominado como candidato en enero de 2017, asegurando su participación en las primarias de la Nueva Mayoría en junio próximo. Y dado los resultados de las encuestas, él podría llegar a primera vuelta e, incluso, ser Presidente.

Guillier tendrá que negociar con los partidos políticos de la Nueva Mayoría y será, lamentablemente, un gobierno de continuidad, lo que no resistirá Chile. La NM ha dejado al país en muy mal pie político y económico.

El Presidente que asuma tendrá enormes desafíos como mejorar la seguridad, promover la inversión, dar respiro a la cantidad de personas con cuentas morosas y reactivar la economía, generar empleo y combatir la corrupción, además de hacerse cargo de un serie de reformas fallidas (educación, tributaria, laboral).

Esta tarea será nada de fácil con el 3% de déficit que dejará al menos la Presidenta Michelle Bachelet y con un deterioro de la imagen de Chile a nivel mundial. 

No creo que Guillier tenga las competencias, habilidades y respaldo político para sacar a nuestro país adelante. Sus grandes fortalezas son su cercanía con las personas y estar alejado de los partidos políticos (cosa que cambiaría). También se ve como confiable al igual que en su minuto lo fue la candidata Bachelet y los resultados están hoy a la vista.

La incertidumbre que genera Guillier es muy grande, ya que la mayoría de sus propuestas son lugares comunes y muy ambiguos. Habla de muchos temas, pero ninguno en profundidad y da la impresión de no querer tomar definiciones sobre temas contingentes y de interés público. Como candidato puede ser bueno, pero como Presidente un verdadero desastre.

Nada bueno para Chile saldrá de la Nueva Mayoría y lamentablemente para Guillier, el apoyo político tendrá que venir de sus partidos políticos con los cuales deberá hacer alianzas y pactos si pretende gobernar. Y ahí se termina el candidato independiente.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día