Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Angel Olsen y “MY WOMAN”, nuevo disco de la incipiente estrella del indie rock estadounidense

Angel Olsen y “MY WOMAN”, nuevo disco de la incipiente estrella del indie rock estadounidense Angel Olsen y “MY WOMAN”, nuevo disco de la incipiente estrella del indie rock estadounidense

La esencia de “MY WOMAN” es la melancolía. El hilo conductor, el amor. ¿Cómo encontrarlo, cómo sentirlo, cómo mantenerlo y cómo enfrentar la pena cuando se acaba? Todo mirado desde el punto de vista de una mujer; esa mujer vulnerable, emocional y poderosa que todas llevamos dentro.

Bárbara Alcántara

Por


Periodista especializada en música. Instagram: chicarollinga

“El cielo me golpea cuando te veo, cada vez que sucede me nublo por completo… tu nunca serás mío; pero te estaré mirando. Como siempre, te veré dar la vuelta y marcharte”. Esa desoladora maldición del amor no correspondido es la temática de “Never be mine”, una de las canciones que componen “MY WOMAN”, el tercer disco de la mujer que avanza a pasos agigantados por el mundo del indie rock estadounidense: Angel Olsen.

Dueña de una voz que transita desde la dulzura a la rabia con facilidad, con un timbre inconfundible, comparado con el de Stevie Nicks —vocalista de Fleetwood Mac—y creadora de letras femeninas profundamente conmovedoras. Olsen proviene de San Luis, Missouri; a los tres años fue adoptada y se integró a una familia de ocho hermanos. Al cumplir veinte se muda a Chicago y allí da sus primeros pasos en la música profesional cuando se integra a los coros de la banda del cantautor estadounidense Bonnie “Prince” Billy. En el 2010 edita su primer EP, “Strange cacti”, compuesto por seis canciones ligadas a la música americana—una especie de country alternativo—. Posteriormente sigue la misma línea con su primer disco “Half way home” (2012) y luego, en un intento por buscar sonidos nuevos, incorpora a un baterista y bajista a su naciente banda de apoyo y con ellos logra desprenderse del country para entrar de lleno al garage rock. De esta forma edita el elogiado “Burn your fire for no witness” (2014) un disco eléctrico y rockero que la posiciona como una promesa entre las nuevas compositoras de la escena indie estadounidense.

El 2 de septiembre de este año, la chica que se rehúsa a cambiar sus clásicas Converse por tacones, vuelve con “MY WOMAN”; una entrega que pretende ser más optimista que sus trabajos anteriores; un ejemplo de ello es la desenfadada “Shut up kiss me”, el segundo single promocional cuyo video clip es dirigido por ella.

“MY WOMAN” está estructurado para ser escuchado en dos etapas, ideal para los amantes del vinilo. El lado A contiene las primeras cinco canciones potentes y dinámicas, de las que se destacan “Intern” con un sintetizador denso y sombrío, el que calzaría perfecto con una escena de “Twin Peaks” de David Lynch. Del mismo modo, la cantautora de 29 años, estremece los sentidos con la trágica dulzura de la mencionada “Never be mine”. El lado B, por su parte, está compuesto por las cinco canciones restantes; las que bajan su intensidad con piezas que recuerdan a Mazzy Star, especialmente la bella “Heart shaped face” y “Those were days” en donde dejar ver su faceta sensual con un soul cadencioso y provocativo. Igualmente se destaca la introspectiva “Sister”, cuya maravillosa melodía va de menos a más; eso sí, dura ocho minutos por lo que puede ser tediosa para oídos impacientes.

La esencia de “MY WOMAN” es la melancolía. El hilo conductor, el amor. ¿Cómo encontrarlo, cómo sentirlo, cómo mantenerlo y cómo enfrentar la pena cuando se acaba? Todo mirado desde el punto de vista de una mujer; esa mujer vulnerable, emocional y poderosa que todas llevamos dentro.

caratula-01

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día