Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Aung San Suu Kyi: la avasalladora victoria de una Nobel de la Paz contra la dictadura birmana

Aung San Suu Kyi: la avasalladora victoria de una Nobel de la Paz contra la dictadura birmana Aung San Suu Kyi: la avasalladora victoria de una Nobel de la Paz contra la dictadura birmana

Por primera vez después de 25 años, los birmanos han participado masivamente en elecciones libres. Desde el lunes 9 de noviembre en la mañana, la Liga Nacional para la Democracia (LDN), de la carismática opositora al actual régimen militar birmano y Premio Nobel de la Paz 1991, Aung San Suu Kyi, ha anunciado una victoria avasalladora, afirmando haber obtenido más de 70% de los escaños en todo el país, aunque se tendrá que esperar varios días para saber los resultados finales. Sin embargo, es un porcentaje prometedor para el futuro democrático que permitiría tener la mayoría absoluta pesar de la presencia de un cuarto de diputados militares no electos, algo que nos recuerda enclaves autoritarios de la democracia chilena de hace una década.

Pierre Lebret

Por


Cientista Politico UDP – La Sorbonne Nouvelle París III. Especialista en Cooperación Internacional

Los birmanos le pusieron el apodo de “Madre Suu”, a esta mujer de 70 años que el domingo votó por segunda vez en su propio país. Vestida de rojo, color de su partido, con su tradicional adorno de flores en el pelo, Aung San Suu Kyi fue aclamada por los simpatizantes con la palabra “victoria”.

Hija del general Aung San, héroe de la independencia birmana, sacrificó su vida personal: pasó quince años en residencia vigilada y ha encarnado las esperanzas democráticas de su país por más de treinta años. Durante ese cautiverio, en el cual en muy pocas oportunidades ha podido volver a ver su esposo e hijos británicos, afirmaba: “Decidí disponer de mi tiempo de mi arresto domiciliario practicando la meditación, no fue fácil. No tenía profesor y mis primeros intentos fueron frustrante”.

Estas elecciones son las primeras desde que un gobierno “casi civil” tomó el poder en el 2011 después de la junta militar que estaba en el poder desde 1964. Es el primer escrutinio libre desde las legislativas de 1990, en el cual el partido de Aung San Suu Kyi ganó de manera amplia, un resultado que no fue reconocido por la armada. La líder birmana recorrió Birmania (oficialmente República de la Unión de Myanmar) que cuenta con más de 54 millones de habitantes y más de 135 grupos étnicos.

Más allá de las legislativas, el desafío es la elección del presidente, por el Parlamento, en algunos meses. Aung San Suu Kyi, prohibida de acceder a la presidencia por la Constitución heredada de la Junta Militar por una ley establecida en su contra – en la cual se prohíbe a cualquier ciudadano acceder a la función suprema si se tiene hijos con un extranjero -, afirmó que “dirigirá el gobierno” y estará “por encima del presidente” en el caso de un victoria de su partido LDN.

Para su partido, la tarea es complicada por el hecho que la armada conserva un cuarto de los escaños del Parlamento, reservado a militares no electos. Quiere decir que para poder elegir el presidente, la LND, sola o con aliados, debe ganar más de dos tercios de los escaños. Si la victoria de la LDN es aceptada esta vez por la armada, los generales deberían continuar con prerrogativas. Hay posiciones ministeriales reservadas a la armada, la Constitución da el derecho de anular ciertas decisiones del gobierno en circunstancias especiales y los militares detienen, a través de sociedades holding, una fuerte dominación sobre la economía en uno de los países más pobres del mundo.

Privada de libertad durante más de quince años por la dictadura birmana, Aung San Suu Kyi se transformó en un ícono internacional. Igualando a seres como Mahatma Gandhi, Nelson Mandela o Desmond Tutu, ella ya es un símbolo de resistencia pacífica a la opresión y una figura de defensa de los derechos humanos. Esta victoria, le da razón a una frase que ella misma expresaba durante su lucha por la democracia por más de treinta años: “La verdadera cárcel, es el miedo. Y la única libertad es liberarse de ese miedo”. La perseverancia de una mujer que con el tiempo, y ojalá más temprano que tarde, pueda permitir al pueblo birmano liberarse de sus miedos y los vestigios de una dictadura que se impuso por cincuenta años.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día