Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

País

Carepalismo

Carepalismo Carepalismo

Se necesita una nueva legislación que prohíba también la re elección a todo nivel, para que diputados como Sergio Ojeda (DC) se “eternicen” en el Congreso. Ya lleva, 25 años y así como él, otros. Salen ricos del Congreso.

Por


Periodista Universidad Santo Tomás (2003), Máster en periodismo de la Università Cattolica del Sacro Cuore, Italia (2015). Se ha dedicado por 16 años al periodismo, trabajando en el diarios electrónicos como El Mostrador, Terra.cl, para diferentes radios nacionales y Medios Regionales de El Mercurio. En 2014 fue corresponsal internacional para deportes en Radio Cooperativa.

Con el caso Penta, muchos nos hemos dado cuenta y en especial la ciudadanía, que el oportunismo es pan de cada día. Así es, ahora los parlamentarios vinculados a la maquinaria de defraudar al Estado como lo es Penta, por algo sus directivos están en la cárcel Capitán Yáber, han dicho que las cosas las han hecho como deben ser (¡!). Y usted se preguntará, ¿Cómo hacer las cosas bien?, fácil, respetando la ley de financiamiento que la misma UDI apoyó a comienzos de este siglo. El problema es que Iván Moreira, Ena Von Baer y varios más no respetaron la ley en la última elección y muchos políticos pidieron un raspe de olla. Mucho silencio en las huestes de la centro derecha y en la Nueva Mayoría, pero hay que subrayar, que la derecha es la que mayores problemas tiene para enterrar el vínculo dinero política, los hechos están a la vista. Es que precisamente, muchos altos directivos de AFPs, universidades, entre otros estamentos, no todos por cierto, tienen vínculos con políticos, les ayudan en sus campañas políticas o lisa y llanamente han estado en política. Mire, no es malo que alguien financie la política, pero que lo haga como la ley lo estipula, no como lo hizo Penta, sobornando y emitiendo boletas falsas, según lo establecido por el Ministerio Público.

En el caso Dávalos pasó algo parecido, pero no igual. Dávalos realizó una operación aprovechando la condición de ser hijo de la Presidenta, ¿información privilegiada?, eso es lo que está dilucidando la justicia. Nada que ver con Penta, pero reprochable desde el punto de vista ético. Por eso, ya no está en el Gobierno, ni en el Partido Socialista. Sin embargo, los parlamentarios UDI, ligados al caso Penta, sólo se defienden y ni siquiera hacen un mea culpa. Hay que ser carepalo para no reconocer lo que a todas luces es un delito, igual que un punga que roba un celular furtivamente o cualquier otro tipo de robo. RN ya tomó medidas; suspendió militancias o lo hará si es que alguno está vinculado a este caso. Ahora, me detengo. Hay un problema, porque según el Servel, la Presidenta Bachelet gastó más de 5 mil millones de pesos y Matthei, sólo más de 3 mil millones. Cifras siderales cuando hablamos de emparejar un poco más la cancha, razones de sobra para que la gente se queje del poder político. Seguramente se solicitará de adónde salieron esas cifras, aunque digan “lo hicimos bajo la ley y está todo escrito”. Veamos. El caso Penta es un ejemplo de que nadie se escapa, porque la gente está cansada de ganar sueldos bajos y ver como miles de millones se gastan en campañas políticas que al final sienten que los políticos electos no les ayuda a cambiar la vida. Puro carepalismo, hablo de igualdad y luego, financio campañas políticas millonarias. O peor aún, hay sectores de la Nueva Mayoría que quieren reponer la obligatoriedad del voto…con qué cara?, si el desprestigio es tal, el arreglo de bigotes es tal, que nadie iría a votar por personas que da la sensación que se arreglan y benefician entre ellos, como es el sector político. Hay que ser care palo para pasar de la voluntariedad, muy acorde a la democracia y a la libertad de las personas, a la obligatoriedad del voto y a tratar a la ciudadanía como niños chicos, que se creen?. El Estado es de todos, el sector público nos pertenece a todos, no a un grupo determinado. Y esto no para aquí. Se suman los casos, Soquimich y Cascadas, en que la información privilegiada y violar la ley es algo “normal”.

¿Cómo se solucionan estos vicios?, con una ciudadanía alerta e informada y que participe en política, votando y opinando, más políticos que sirvan al pueblo y no al revés. Se necesitan rostros nuevos y jóvenes, no los mismos dinosaurios ya mañosos que conocen cómo burlar el sistema. Se necesita una nueva legislación que prohíba también la re elección a todo nivel, para que diputados como Sergio Ojeda (DC) se “eternicen” en el Congreso. Ya lleva, 25 años y así como él, otros. Salen ricos del Congreso. Desde luego que ningún cargo público debe ser utilizado por parientes de políticos, como ocurre en el actual Gobierno. Todos los cargos deben ser concursables, exceptuando los ministros. Es una vergüenza, además, lo que ganan los senadores y diputados, versus lo que gana el resto…si no cambiamos estas conductas, nos vamos directo al pozo de la corruptela, similar a lo que sucede en el sur europeo donde se perdió la ética, el respeto y la moral para servir a sus pueblos. Caldo de cultivo para los populismos.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día