Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Carrera Docente e Inclusión: Desafíos para lograr un país para tod@s

Carrera Docente e Inclusión: Desafíos para lograr un país para tod@s Carrera Docente e Inclusión: Desafíos para lograr un país para tod@s

Debemos incorporar en la formación inicial docente la preparación de nuestros futuros profesores y profesoras para el aula diversa; el proceso de Inducción debe contemplar el apoyo al docente que trabaja en un aula inclusiva; el sistema de progresión de la carrera debe contemplar en sus instrumentos evaluativos esta temática, no solo para los educadores diferenciales, sino para todos los docentes del sistema.

Por


Movimiento YOincluYO, el cual está integrado por organizaciones de la sociedad civil que reconoce y valora la diversidad dentro de nuestros alumnos y quiere incidir en el proceso de Reforma para que este concluya con un Sistema Educativo Inclusivo para Chile.

Por Cristián Infante (Vicaría para la Educación de Santiago) y Alionka Miranda (Elige Educar), representantes Movimiento “Yo Incluyo”.

Desde hace ya 25 años que Chile viene impulsando procesos de reformas, más o menos exitosos, que han apuntado a superar las brechas educativas e incrementar los niveles de cobertura y calidad de la educación que se imparte. Sin embargo, una de las grandes deudas que el país tiene con sus estudiantes es el fin de la segregación y la discriminación a quienes poseen condiciones distintas. Aún les debemos a nuestros niños, niñas y jóvenes, la posibilidad de ver reflejada la diversidad nacional en el aula de clases, así como la entrega de herramientas pedagógicas para su incorporación.

Las 24 instituciones de la sociedad civil que conformamos el movimiento Yo Incluyo, creemos con fuerza en que la diversidad es valiosa en sí misma, y sabemos que la sociedad está construida sobre la base de personas con capacidades diferenciadas. Entonces, nos preguntamos ¿de qué manera esperamos preparar a las nuevas generaciones para construir una sociedad igualitaria basada en el respeto a la dignidad humana? La inclusión viene a dar respuesta a esta interrogante. Esta palabra, poco entendida en su acepción pedagógica, apunta a un sistema que reconoce las diferencias de los estudiantes y ofrece a todos y todas las estrategias y apoyos que requieren para acceder, progresar y egresar de él. En un sistema educativo inclusivo ninguna condición se traduce en inequidades, y por ende es capaz de entregar una educación de calidad a todos.

El pasado viernes 4 de marzo se promulgó la ley que crea el Sistema de Desarrollo Profesional Docente, el cual fue tramitado durante todo el año 2015. Como movimiento Yo Incluyo también fuimos parte del proceso y buscamos, a través de los tomadores de decisión, incidir positivamente, resguardando que todos los procesos que los docentes vivirán en un futuro contengan el componente de la inclusión. En este sentido, si bien desde el Ejecutivo no hubo un mayor apoyo a la incorporación de esta noción, sí encontramos en el Congreso el interés por abordar la temática de la inclusión. De este modo, quisiéramos agradecer a quienes comprendieron la importancia de proteger y rescatar el valor del aula diversa.

A pesar de este interés y la incorporación de esta temática en la formación en servicio y en el mejoramiento continuo y especializaciones para los niveles expertos I y II con el fortalecimiento de las competencias para la inclusión educativa, existen elementos de la ley de carrera docente que aún es necesario perfeccionar para hablar realmente de inclusión. Debemos incorporar en la formación inicial docente la preparación de nuestros futuros profesores y profesoras para el aula diversa; el proceso de Inducción debe contemplar el apoyo al docente que trabaja en un aula inclusiva; el sistema de progresión de la carrera debe contemplar en sus instrumentos evaluativos esta temática, no solo para los educadores diferenciales, sino para todos los docentes del sistema y, finalmente, debe incluirse un reconocimiento salarial a los docentes que se desempeñan en establecimientos con alta concentración de alumnos con necesidades educativas especiales.

Las medidas mencionadas, que quedaron fuera de la normativa en cuestión, son fundamentales para la mejora del sistema educativo. Aceptar e integrar la inclusión en nuestras comunidades educativas es vital si aspiramos como sociedad a generar nuevas formas de relaciones sociales que, realmente, permitan hablar de un Chile para todos y todas.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día