Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Checho Hirane absuelto y por qué el SII no debe perseguir casos de platas políticas

Checho Hirane absuelto y por qué el SII no debe perseguir casos de platas políticas Checho Hirane absuelto y por qué el SII no debe perseguir casos de platas políticas

Cabe consignar que muchas de estas empresas, como se ha informado públicamente, rectificaron incluso más allá de lo que correspondía en Derecho, toda vez que estimaron como gasto rechazados, egresos que estaban respaldados, pero que por haber sido documentados por personas políticamente expuestas, consideraron conveniente incluirlos. Lo hicieron para evitar precisamente ser querellados o denunciados.

Por


Magister en Derecho Económico, post graduado en legislación tributaria y asesor del Colegio de Contadores de Chile AG. Ha sido académico y es autor de libros especializados en el área. Miembro y actual presidente del comité tributario de la Cámara Nacional de Comercio. Actualmente, es abogado de Alliende Villarroel Contreras y Eguiguren | Lecaros y Aste (AVL).

Esta columna es del defensor de Hirane y JE Producciones, el primero absuelto por la Excelentísima Corte Suprema que acogió el recurso de casación en el fondo interpuesto, y el segundo, absuelto por el sentenciador de primer grado, en fallo confirmado por la Ilustrísima Corte de Apelaciones.

La segunda sala de la Excelentísima Corte Suprema absolvió a Sergio Hirane Sarquis de delitos tributarios (tipificados en el artículo 97 número 4 inciso segundo y tercero del Código Tributario), porque en la fecha de los hechos que se le atribuyeron –y la oportunidad o el momento en el que se ejerció la acción penal en su contra– no cabía duda de que este enjuiciamiento debía realizarse bajo el anterior artículo 105 del mismo Código Tributario (CT).

Este artículo, que fue modificado por la Ley 19.806, establecía que no es obstáculo ni contradice el proceso contra el infractor, el hecho de que no esté ejecutoriada o que sea efectiva la determinación de los impuestos que este infractor debe. En esa línea, el artículo 162 del CT establecía en su inciso final que la interposición de una acción penal o denuncia administrativa no impedía al Servicio de Impuestos Internos (SII) continuar con los trámites inherentes, en relación a determinar los impuestos que se adeudan.

Ahora: como en el caso del señor Hirane el impuesto no había sido determinado, porque el reclamo que presentó contra las liquidaciones –actos que son de carácter administrativo y provisorio– no había sido fallado o resuelto, la Excelentísima Corte Suprema, acertadamente, consideró que correspondía absolverlo, porque la determinación de los impuestos era una condición a la que se subordinaba la acción penal. O sea, debían determinarse estos impuestos antes de que se pudiera considerar culpable al señor Hirane.
O sea, la Excelentísima Corte Suprema absolvió al señor Hirane porque coincidió con la defensa de éste, cuando planteó que los hechos que imputó el SII no eran delito. Y no lo eran porque formaba parte del tipo penal (o denominación de un determinado delito) la existencia de un impuesto eludido, el que tiene que haber sido determinado de forma previa en una sentencia ejecutoriada o en un acto administrativo de carácter definitivo. No uno provisorio como lo era la liquidación.

Así se hizo presente en el mismo recurso de casación, y lo señaló expresamente la sentencia de reemplazo, razón por la cual no es efectivo lo que se dice por algunos en las redes sociales, en cuanto a que el señor Hirane “cometió delito pero salvó su responsabilidad porque los hechos imputados no lo eran cuando se hizo la querella”. Los delitos que se le imputaron no han cambiado. Siguen siendo los mismos. Lo que se modificó fue el inciso final del artículo 105 antes citado, el que ahora indica que el ejercicio de la acción penal es independiente de la acción de determinación y cobro de impuestos.

Hay que enfatizar en que el actual artículo 105 del CT, incorporado por la ley 19.806, no dice que el resultado del ejercicio de la acción de determinación tributaria (o el acto en el que se establecen los impuestos que corresponden a una persona) no tenga incidencia en el resultado del juicio penal. Lo que dice, y que es distinto, es que el ejercicio de la acción penal es independiente de la acción de determinación y cobro de los impuestos.

A_UNO_151669

Si en una sentencia ejecutoriada, dictada por el Tribunal Tributario y Aduanero (TTA) se establece que la diferencia que el SII determinó resulta improcedente, no podría el fiscal ir contra ese antecedente (que no puede ser puesto en duda, porque pasa a ser un hecho indubitado) y formalizar. Ahora bien, si el fiscal comunicó cargos antes de que se dictara ese fallo, no podría acusar. Y si acusó y el fallo (o lo que haya dicho el TTA) se dictó después, el Tribunal Oral en Lo Penal no podría condenar. La razón es muy simple: el estándar penal –o la exigencia de pruebas, cuán sólidas son o cuán indesmentibles son los antecedentes que se presentan en un juicio criminal– es más exigente que el tributario, por lo que si alguien gana en lo tributario, con mayor razón debiera vencer en lo penal. No ocurre lo mismo al revés. De hecho, eso fue lo que los Tribunales dijeron en el mismo juicio en que se absolvió a Hirane, respecto del otro imputado que resultó absuelto –JE Producciones.

En efecto, la Corte en un fallo ejecutoriado, que se dictó antes de la sentencia de primera instancia, que condenó al resto de los acusados (entre ellos, el posteriormente absuelto Hirane) estableció que el imputado referido (JE) había actuado conforme a derecho en los hechos que se le imputaban –los hechos que generaron las diferencias cuantificadas reclamadas por el SII -. Estas diferencias la Corte las dejó sin efecto. Por eso, el juez del crimen en su fallo, confirmado por la Ilustrísima Corte de Apelaciones, absolvió a ese imputado.

Ratifica lo hasta acá señalado, el tenor del actual artículo 111 del CT, que establece que “la circunstancia de que el hecho punible no haya acarreado perjuicio al interés fiscal, como también el haberse pagado el impuesto debido, sus intereses y sanciones pecuniarias, serán causales atenuantes de responsabilidad penal”. Lo anterior, porque dicha norma permite afirmar que para el legislador es importante establecer, antes del fallo de un proceso penal, la naturaleza del hecho que se imputa, toda vez que si éste no genera perjuicio económico al Estado (violación de sello o quebrantamiento de clausura) se configura ipso facto una atenuante. Por el contrario, si produce un perjuicio, es necesario previamente fijar su monto, porque sólo una vez que éste se haya establecido, puede procederse con el pago, el que será necesario para configurar la atenuante (circunstancia que permite aplicar una pena menor).

A_UNO_502319

Ahora bien, si los contribuyentes como en los casos del financiamiento a los políticos, rectifican sus declaraciones irregulares, y pagan los impuestos con los recargos que correspondan, lo que se podrá encontrar es una atenuante, en el caso que el SII determine querellarse, cuestión que en mi opinión no correspondería que hiciera, por las siguientes razones: 1.- por la poca incidencia del hecho rectificado en el comportamiento regular del contribuyente (su actitud histórica al pagar sus impuestos). 2.- por el contexto en que ésta querella se puede dar, o sea, en el marco de un financiamiento irregular de la política, el que se encuentra sancionado en una norma especial, y cuya acción, más encima, se encuentra prescrita. 3.- porque las empresas que rectificaron, lo hicieron respondiendo la invitación pública que le hizo el titular de la acción penal, que es quien por ley debe decidir si se querella o si denuncia los hechos al Ministerio Público para que sean sancionados penalmente. Cabe consignar que muchas de estas empresas, como se ha informado públicamente, rectificaron incluso más allá de lo que correspondía en Derecho, toda vez que estimaron como gasto rechazados, egresos que estaban respaldados, pero que por haber sido documentados por personas políticamente expuestas, consideraron conveniente incluirlos. Lo hicieron para evitar precisamente ser querellados o denunciados.

Si, considerando todo lo anterior, el Director Nacional del SII decide razonablemente NO EJERCER acción penal en contra de las empresas que rectificaron, la pregunta que sigue es si puede hacerlo SÓLO contra los emisores de los documentos. Y por otro lado, qué debiera ocurrir con las empresas que están querelladas y que también rectificaron, y pagaron sus impuestos.

Mi parecer es que respecto de los emisores no cabría querella alguna, y que si el SII la presentó, lo que corresponde es que se desista de ellas. Lo contrario significará un rotundo fracaso. Tanto, porque no parece razonable que se persiga sólo a una parte, y que éste sea la más débil del eslabón de la cadena, la que necesariamente supone la presencia de al menos dos partes. Además, se debe considerar la historia de la ley 19.738, que incorporó como delito tributario la figura que sanciona a los emisores. Allí se dejó expresa constancia por el Ejecutivo, representado por el Director Nacional del SII, que el objetivo de ese delito era sancionar a quienes traficaban con facturas falsas. Traficar, según su primera acepción del Diccionario de la Real Academia de la Lengua, significa comerciar o negociar. Comerciar es dedicarse a la compra de algo, y negociar (según el mismo diccionario) significa tratar y comerciar. Dudo que los emisores de los documentos mencionados hayan timbrado sus boletas y o facturas para hacerlas circular en el mercado a cambio de un beneficio económico personal.

Respecto de lo segundo –esto es, las empresas que están querelladas y que pagaron sus impuestos (no obstante que su situación resulta equivalente a las otras que rectificaron)– me parece de justicia que los tribunales ponderen o consideren este hecho en la evaluación del dolo (o la intención de cometer un acto, o en casos de juicios penales un delito) que es un elemento determinante del tipo penal.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día