Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Colusión de pañales, la sinvergüenzura como modelo de negocios

Colusión de pañales, la sinvergüenzura como modelo de negocios Colusión de pañales, la sinvergüenzura como modelo de negocios

En cualquier país serio, estos seudo-empresarios, sus gerentes y dueños se irían a la cárcel como delincuentes comunes. En Chile ya ni siquiera hay igualdad ante la ley.

Por


Ingeniero Comercial Magister en Economía UNAB -IEDE, Cursando Maestría en Política Económica en el SMC University

Además de un gobierno inepto, tenemos instituciones ineptas. Nuevamente, la Fiscalía Nacional Economía estaba dormida mientras CMPC (de la colusión del confort) y la multinacional Kimberly-Clark se coludieron entre los años 2002 al 2009 en el precio de los pañales de guaguas.

Esto llegando a acuerdos de precios y compartiendo información y repartiendo cuota de mercado; es decir, estafando a los consumidores y perjudicando la libre competencia, ya que ambas son alrededor del 65% del mercado de pañales.

En cualquier país serio, estos seudo-empresarios, sus gerentes y dueños se irían a la cárcel como delincuentes comunes. En Chile ya ni siquiera hay igualdad ante la ley.

Además de sinvergüenza y delincuencial en el actuar de las empresas, hay cierto grado de maldad. El coludirse siempre es reprochable, pero hacerlo con un bien con demanda perfectamente inelástica para los niños recién nacidos y hasta los dos años como mínimo es maldad. Y afecta a los más pobres, ya que deben destinar mayor parte de su ingreso a un bien, como los pañales, que tiene su precio adulterado y posee menos ingresos para satisfacer sus necesidades.

Lo que más indigna es que no tendrán condena alguna, ya que por temporalidad el delito prescribió. Por tanto, los recursos robados a los consumidores no serán restituidos nunca. Es el perfecto negocio de la colusión en Chile.

En mi opinión, ya que la justicia nada puede hacer, lo deben hacer los privados y el Estado. Por ejemplo, suspender la acción de CMPC de la bolsa y que esta sea expulsada de los gremios empresariales a los que pertenece. Eso sería una condena al menos justa dada la magnitud del daño causado y no es la primera vez.

Los verdaderos empresarios deben salir a defender el libre mercado y no quedar mirando el techo. A los seudo-empresarios de Kimberly-Clark, que se vayan. En Chile no se debe permitir prácticas delincuenciales de las empresas, y lo mismo para las empresas extranjeras.

El libre mercado debe ser defendido con todo el rigor de la ley, ya que es la única, real y justa forma de progreso de un país. Además es el lugar por excelencia de mejor asignación de recursos y donde prima la libertad individual y la libertad de elección. El rol del Estado en el libre mercado es impedir el fraude, cosa que en Chile hace tiempo que ha hecho abandono de sus obligaciones.

Si los defensores del libre mercado, la iniciativa privada, la competencia y el liberalismo económico se quedan callados y no hacen nada. Esto favorece al modelo socialista y tendremos un nuevo gobierno de la Nueva Mayoría, donde las 10 familias más ricas de chile son aun más ricas y los pobres aun más pobres.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día