Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Desvestir para vestir

Desvestir para vestir Desvestir para vestir

Ya nadie hace oídos sordos ante la palabra “crisis” cuando hay que referirse a lo que sucede en el Ministerio de Salud. Entre los cambios constantes a las metas de construcción de hospitales, la incerteza de la reforma al sistema privado, los dimes y diretes del fallido gravamen de los exámenes, las listas de espera, se suma un endeudamiento sin precedentes en la cartera.

Por


Gerente General Altura Management

Endeudamiento que ha sido objeto de críticas, tanto por parte de la oposición como por el mismo oficialismo, y reconocido por parte del Minsal, que ya cuenta con una aporte adicional de Hacienda de $211 mil millones. Sin embargo, el ministerio sabe que este dinero sólo cubrirá la deuda generada durante este año.

El presupuesto de la cartera no ha contemplado la opción real de manejar los altos niveles de endeudamiento y a este ritmo, la deuda que nos espera para el próximo año alcanzaría mínimo los $325 mil millones de pesos.

Cualquier empresa que viviera una realidad estructural de esta naturaleza tendría como primera prioridad, no sólo la inyección de recursos para salir del paso, sino la creación de una solución de gestión concreta y viable, lo anterior sería condición mínima para que un Directorio apruebe el plan anual.

El plan presentado al Directorio de Chile, conformado por diputados y senadores, mantiene el nivel de endeudamiento, sin contemplar mejoras en la calidad del servicio, realización de más prestaciones, ni manejo adicional de listas de espera; ni siquiera nuevas prestaciones GES y con el incumplimiento de todos los planes de infraestructura hospitalaria.

Para destrabar el conflicto se plantea una solución: desvestir los fondos nacionales de desarrollo comunal y de apoyo regional este último financiado por la ley espejo del Transantiago, con el fin de cumplir con los planes de construcción de hospitales e infraestructura sanitaria. Las otras necesidades e incumplimientos están fuera de discusión.

En este sentido, los contribuyentes esperamos que exista certeza y honestidad intelectual sobre la lógica que existe detrás del futuro de los recursos de un área tan sensible como la salud. El gobierno debe transparentar sus posturas y explicar por qué no ha sido capaz de asumir responsabilidades ante la actual situación. Este tipo de acciones, junto a un correcto liderazgo, que no deje de lado la importancia de los aspectos técnicos en política pública, es lo que espera el país.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día