Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

POP

El Aprendiz

El Aprendiz El Aprendiz

Con la clásica estructura de la película de espionaje (sorpresas consecutivas, persecuciones, golpizas y balaceras), el verdadero título es El hombre de noviembre, en el sentido de que el protagonista es como el anuncio del invierno, cuando todo muere.

Por


Profesor de Estado (Universidad de Chile), Doctor en Filosofía y Doctor en Materias Literarias (Universidad de Florencia, Italia). Se ha dedicado a la filología medioeval y humanista, dando especial importancia a Dante, Petrarca y Boccaccio sobre los que ha escrito numerosos libros y ensayos. Ha traducido al castellano textos de cronistas florentinos que vivieron en América en los siglos XVI y XVII. También ha publicado libros de historietas de dibujantes chilenos.

A sus 61 años, el irlandés Pierce Brosnan ya no es James Bond (lo fue cuatro veces, entre 1995 y 2002), pero sí puede ser un agente de la CIA en retiro, que se ve obligado a volver a la acción (así como los protagonistas de Red o el Kevin Costner de Tres días para matar).

Con la clásica estructura de la película de espionaje (sorpresas consecutivas, persecuciones, golpizas y balaceras), el verdadero título es El hombre de noviembre, en el sentido de que el protagonista es como el anuncio del invierno, cuando todo muere.

Pierre Devereaux  es una invención del estadounidense  Bill Granger y ha protagonizado 13 libros, pero cuya trama ocurre durante la Guerra Fría. Esta película, en cambio, alude al conflicto entre nacionalistas chechenos e islamistas.

Ante los ojos del público, aparece como un Bond retirado que, por razones sentimentales, se ve obligado a retomar su pistola y a salir a matar. Se le quiere presentar como algo más que un killer, pero sobre todo como un profesional eficiente al milímetro.

Se mueve entre dos personajes jóvenes: una muchacha que oculta secretos que pueden arruinar el futuro presidencial de un político ruso (la ucraniana Olga Kurylenko, chica Bond junto a Daniel Craig en Quantum of Solace) y David Manson, un perfecto asesino, que fue entrenado por él (el australiano Luke Bracey, que es el “Aprendiz” del título en castellano).

En ese vaivén, Devereaux da una clase magistral acerca de cómo sobrevivir y de cómo salvar a la cabra, el repollo y el lobo. Puede tener a todo el mundo en contra, pero se sabe que siempre saldrá, tal vez magullado, pero incólume. Además, el también australiano Roger Donaldson ya dirigió a Brosnan en Dante’s Peak (1997, donde entraba en erupción un volcán) y es conocido por Sin salida (1987), La huída (1994), Species (1995), Trece días (2000, sobre la crisis de los cohetes), entre otros. Es decir, tiene oficio y lo demuestra.

Por ello, la película es, por sobre todo, entretención.

¿Denuncias acerca de la manipulación de la CIA para justificar guerras y masacres? ¿Denuncias acerca de un poder político corrupto que no tiene medios ni voluntad para contrarrestar a los servicios secretos? ¿Denuncias acerca de hombres y mujeres bien intencionados que se ven en la obligación de participar en hechos execrables de los que no quisieran formar parte?

¡Pamplinas! Alguna vez la opinión pública pudo tener fuerza: ahora se limita a mirar ese espectáculo y disfruta de él desde su cómoda butaca, tal vez comiendo popcorn.

(The November Man, USA, 2014)

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día