Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

El bus de la transfobia

El bus de la transfobia El bus de la transfobia

El Gobierno debería tomar en consideración las altas tasas de suicidio en niños y niñas trans y simplemente, negarles el derecho a circular con propaganda que promueve el odio.

Janet Noseda

Por


Psicóloga. Magister en psicología clínica. Especialista en género y diversidad sexual.

En los últimos días, las organizaciones de diversidad sexual advierten que el bus llamado “bus de la libertad”, va a circular por Chile. Este bus creado por la ONG Citizeng (ver citizengo.org), que es una organización católica radical, se paseará por las calles con carteles que muestran a niños y niñas y una propaganda que dice “con nuestros hijos no se metan” y frases como: “si naciste con pene, eres hombre. Si naciste con vagina, eres mujer”. Esto último, atacando a personas Trans, patologizándolas y negándoles su identidad de género.

Sabemos que los niños y niñas trans presentan altas dificultades para que la sociedad pueda comprender que existen niñas que nacieron con pene y niños que nacieron con vulva pero desarrollan una identidad de género diferente a lo esperado socialmente. Los profesionales que trabajamos por derechos de las personas Trans, en mi caso, llevo más de doce años educando para que la población sepa que existen las personas trans, que las mujeres trans no son menos mujer que yo y que los niños y niñas trans deben ser respetados en su identidad de género.

Así, internacionalmente se ha hecho un llamado a los Estados a proteger la identidad de género de las personas trans, promover la no discriminación en las escuelas y en la sociedad. Yo me pregunto, ¿tanto años trabajando por esta causa para que venga un bus y se pasee libremente denigrando a los niños y niñas trans, promoviendo prejuicios e ideas transfóbicas así, sin más?

En la página de Citizengo, se pueden leer los argumentos de por qué viene este bus a Chile. Entre los argumentos, señalan que se está promoviendo por parte de homosexuales la ideología de género, que señalaría que puedes nacer con pene pero sentirte mujer, que los niños deben experimentar y la orientación homosexual es tan válida como la heterosexual.

Me extrañó leer que se les mostrará a los niños fotos de personas besándose de distinto e igual sexo, que habrá baños mixtos, entre otros. Es necesario aclarar que el término “ideología de género”, nació desde la iglesia católica para denostar a la teoría de género, sustentada por la ciencia, haciéndola ver como si no tuviere base alguna válida. Lo cierto es que existen incluso formaciones de post grado de teoría de género y a nivel internacional, doctorados en esta teoría. No es una moda, tampoco una creencia absurda. Es ciencia.

El recorrido de este bus, donde quienes defienden que existe una “ideología” de género dicen que tienen la libertad de expresarse, será circular libremente por las calles con estos carteles pegados. Pienso que el Gobierno debería tomar en consideración las altas tasas de suicidio en niños y niñas trans y simplemente, negarles el derecho a circular con propaganda que promueve el odio. No es algo que simplemente “tiene el derecho de expresarse libremente”.

La libertad de expresión termina cuando se promueve la homofobia, el racismo, el machismo, etc. Las ideas, palabras, pueden crear ideas prejuiciosas y estas ideas a su vez, se traducen en actos discriminatorios o incluso de crímenes de odio. Así de grave es lo que pretende este autobús. Si estuviésemos en Alemania por ejemplo, esto tendría pena de cárcel pero en Chile, el país donde murió asesinado y torturado Daniel Zamudio, se permiten estas cosas, donde la sociedad tiene altas tasas de prejuicios e ideas erróneas acerca de la diversidad sexual.

Algunas dificultades que tienen los niños y niñas trans, para que se hagan una idea:

– Son molestados por los compañeros, al pasarse lista y llamarlos por su nombre legal. Es decir, tenemos al compañero Juanito pero lo llaman como Juanita. Esto causa burlas y humillación.

– Sufren cuando se les obliga a usar uniforme según su sexo. Lo sienten vejatorio y humillante.

– Presentan altas tasas de depresión e intentos de suicidio.

– Presentan altas tasas de deserción escolar producto de la discriminación y las molestias.

– No pueden cambiar su nombre y sexo en la cédula de identidad hasta que cumplan dieciocho años de edad.

Lo quiero poner en el lugar de que su hijo o hija fuera trans y usted llevara años luchando por proteger su salud mental de la discriminación. ¿Qué sentiría si va con su hijo caminando por la calle y pasa un bus que dice, si naciste con pene, eres hombre?, ¿cómo se sentiría su hijo?, ¿qué haría para consolarlo después de leer eso?

A mi me asalta la duda quien financia este autobús, porque ha recorrido ya varios países del mundo. Alguien está poniendo muchas lucas para que las personas trans sigan siendo patologizadas, negadas, como si no existieran. ¿Quién está financiando esto en Chile?, porque si es la iglesia católica, deberían tener como respuesta del gobierno una clara delimitación de sus acciones, lo que pueden y lo que no pueden hacer. Todos tienen derecho a practicar una religión, pero no tienen derecho a discriminar ni generar daño.

Quiero dejar en claro que no son solo las ONG de diversidad sexual quienes no quieren que este bus circule en Chile. Yo no pertenezco a ninguna organización y soy heterosexual pero como Psicóloga especialista en género y diversidad sexual, alzo mi voz en contra de este bus y aclaro que es dañino para nuestra sociedad.

Por favor, quienes defienden la teoría de género, INFÓRMENSE. Nadie va a obligar a los niños a ser gay o trans. Eso es una ignorancia. La orientación sexual o la identidad de género no se contagia. No es una enfermedad. Las escuelas efectivamente deben ser inclusivas y respetuosas de la realidad de las familias chilenas, algunas conformadas por parejas de diferente sexo y otras por parejas del mismo sexo y esas familias, deben ser respetadas e incluidas en el sistema escolar, como también los niños y niñas de la diversidad sexual. Esto no provoca ningún daño a terceros. Muy por el contrario, permite que la sociedad se desarrolle con sensibilidad y empatía, reconociendo la riqueza de la diversidad de personas que conformamos este país.

Firma para que este bus no circule por Chile (puedes buscar la petición en la página de MOVILH) y dañe a los niños y niñas trans. Involúcrate. Defiéndelos.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día