Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Ambiente

El Dilema de Consumir

El Dilema de Consumir El Dilema de Consumir

Íbamos bien, hombres y mujeres, pero algo pasó, en algún minuto el consumo se transformó en un acto inconsciente, en acumulación, el egoísmo impero más sobre el compartir, y el descuido sobre la naturaleza se convirtió en nuestro modo de vida, con el costo de perder nuestra sabiduría regalada por la creación y nos convertimos en unos depredadores, llevándonos hoy a estar en un momento de quiebre conocido como el Cambio Climático.

Por


Presidenta Ejecutiva, Fundación PROhumana

No sé por dónde comenzar, ya que es tanto lo mencionado y escrito en relación al consumo en la sociedad del siglo XXI, que aportar valor se hace difícil; aún más, cuando hoy somos definidos más  como consumidores que como seres humanos. Además, porque creo que debo ser respetuosa con quién lea esta columna, ya que de una u otra forma estoy consumiendo su tiempo, el cual es de gran valor y escaso, ya que la vida de cada uno de nosotros es un suspiro en el tiempo de la humanidad.

Cada día nos vamos consumiendo por diversas razones, por sueños, por amores, por la familia, por el trabajo, porque sí. Y al final del día podemos detenernos y reflexionar; cómo fue este día, cómo estuve presente en él  y en qué medida fui un articulador de generación de crecimiento colectivo; o sólo fui un consumidor de energía de otros y de este planeta que nos regala cada mañana un amanecer y la esperanza de vivir y encantarnos del simple hecho de estar vivos.

Y vuelvo al acto de consumo tan discutido y documentado. Ese acto que al parecer fuera lo que nos permitiera subsistir y sobre todo generar crecimiento, empleo, estabilidad y creación de nuevos negocios. El consumo por cierto tiene grandes amantes y detractores, de todos los tipos y profesiones. Entre ellos, están sus amantes más fieles, los economistas y sociólogos que hace poco nos están diciendo que existe una economía nueva que es la economía del comportamiento, que nos muestra esa nueva comprensión, la que detrás de un consumidor existe un ser humano que responde a un sin número de emociones y razones frente al consumo, es decir no es un consumo inconsciente.

Y es aquí donde aparece el dilema de consumir, qué significado tiene, para qué nos sirve. Siendo mujer pareciera que el consumo es algo que me es más atractivo, y la verdad puede que sea así, y producto de esta reflexión me preguntaba por qué la mujer consume más, y concluía que tal vez tiene que ver con nuestro modo de vivir, somos multifuncionales desde la primera mujer de la historia de la humanidad, siempre hemos estado observando el entorno, somos en esencia un ser vivo extremadamente adaptativo. Entonces si vamos a nuestro origen como raza humana, el origen de la mujer cumplió un rol clave en las comunidades originarias, descubrimos nuevas plantas para alimentarnos y curarnos, nuevas fibras que nos permitieron tejer las primeras telas que nos protegieron, seleccionamos diferentes arcillas que nos permitieron hacer las primeras vasijas para poder contener nuestro alimento. En conclusión somos un animal que ha estado testeando el entorno y buscando como eso puede mejorar nuestro vivir. Éramos criaturas muy sabias, buscábamos consumir para poder vivir mejor y así generar comunidades de vida más orgánicas con la madre tierra que nos proveía con extrema gratuidad.

Íbamos bien, hombres y mujeres, pero algo pasó, en algún minuto el consumo se transformó en un acto inconsciente, en acumulación, el egoísmo impero más sobre el compartir, y el descuido sobre la naturaleza se convirtió en nuestro modo de vida, con el costo de perder nuestra sabiduría regalada por la creación y nos convertimos en unos depredadores, llevándonos hoy a estar en un momento de quiebre conocido como el Cambio Climático.

¿Se puede continuar siendo unos consumidores inconscientes? pareciera que no. Necesitamos un cambio urgente, necesitamos un cambio de modo en como consumir, no significa dejar de consumir, ya que nuestra historia de supervivencia nos muestra que requerimos de éste para vivir día a día. ¿Existe alguna solución? Pareciera que sí, y una de ella es el Consumo Balanceado que hoy está tomando fuerza en los países del norte, como lo pudimos conocer y vivenciar en nuestra Gira de Aprendizaje Internacional que realizamos junto a un grupo de líderes chilenos de empresas, a Dinamarca en el mes de octubre del presente año. ¿De qué se trata? Es breve, simple pero consistente: significa que no dejas de consumir porque lo necesitamos para vivir, pero tu acto de consumo es una decisión reflexiva, que busca un balance entre lo que realmente necesitas sin impactar la viabilidad de la vida de otros y del planeta, y que te permite además disfrutar de la vida. Y si tu acto de consumir genera un impacto fuerte, buscarás la forma para compensarlo. Es una invitación a hacer uso de una habilidad que no tiene ninguna otra especie en esta tierra más que los seres humanos y que no es otra que nuestra capacidad reflexiva.

Entonces, ya no existe el dilema de consumir, ¡lo podemos hacer!, pero de un modo consciente, balanceado y amoroso con el entorno que te rodea y te provee, ya que tanto tú como las generaciones venideras merecen vivir la mejor de las vidas en un mundo donde reine el Equilibrio Balanceado, Sustentable e Inclusivo.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día