Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

País

El pastor Soto no es un chiste

El pastor Soto no es un chiste El pastor Soto no es un chiste

El discurso de odio del pastor Soto debe ser tomado en serio por los organismos del Estado.

Janet Noseda

Por


Psicóloga. Magister en psicología clínica. Especialista en género y diversidad sexual.

Ayer, en la sesión donde se aprobó la suma urgencia del proyecto AVP en el Congreso, la sociedad chilena fue testigo de una particular escena, donde el pastor evangélico Javier Soto, increpó a los diputados presentes, gritándoles corruptos e inmundos, mientras mostraba un cartel en contra de la homosexualidad y gritaba a Luis Larraín y Rolando Jimenez, reconocidos activistas LGBTI, que eran unos inmundos, que caían en lascivia y que pervertían a los niños… mientras predicaba salmos de la biblia que prohíbe uniones de hombres con hombres. Finalmente, el pastor fue desalojado por uno de los mismos Diputados, entre manotazos y gritos.

No es primera vez que el pastor Javier Soto ataca a personas homosexuales. Él mismo tiene un canal en Youtube, donde muestra momentos en que se ha acercado en la vía pública a activistas homosexuales mientras los sigue por la calle, gritándoles inmundos, lascivos y que por ser homosexuales participan en orgías y corrompen a los niños. Además, este mismo pastor, ocurrido el incendio de Valparaíso este año, vociferó con un altoparlante, que ello fue castigo de dios por el AVP.

A pesar de que para muchos el pastor Soto es sinónimo de bromas o señalan mejor no caer en responder a sus acciones para no “darle más tribuna”, para mí, como Psicóloga, siempre me ha preocupado esta persona, por las siguientes razones:

  1. El predicar después de un incendio devastador, que ello es castigo de dios por su repulsión a los homosexuales y predecir que vendrán peores catástrofes si se aprueba el AVP, puede tener un impacto psicológico en personas que no gocen de una base educacional sólida y especialmente en las víctimas de dichos acontecimientos, permitiendo que los prejuicios se sigan reproduciendo.
  2. Los prejuicios, son ideas pre concebidas, con afectos y pensamientos negativos hacia una persona o grupos que comparten características, tales como etnia, religión y en este caso, orientación sexual. Estas ideas, se transmiten a través del lenguaje y del comportamiento, que es lo que conocemos como discursos de odio, tales como prédicas que asocian la homosexualidad, con orgías, perversión y lascivia.
  3. Los crímenes de odio, son ataques hacia personas o grupos víctimas de prejuicio y pueden variar desde el ataque verbal hasta el ataque físico, como un asesinato o una tortura. Este fue el caso del crimen de Daniel Zamudio, no azaroso, sino que cargado de prejuicios hacia su homosexualidad, la cual fue la causa de este ataque. Estas conductas tienen de base, prejuicios muy arraigados que se han transmitido generacionalmente a través del discurso.
  4. Existe evidencia científica suficiente como para preocuparse por los prejuicios y discursos de odio, pues han sido las bases de los crímenes de odio que han ocurrido en los diferentes países. Es así, como la ONU en el año 2011, estableció la profunda preocupación por los crímenes de odio hacia individuos, basados en su orientación sexual o identidad de género. Así, la ONU afirma que los Estados tienen la obligación de proteger a las personas de discriminación en razón de su orientación sexual. La identidad de género también se reconoce como motivo prohibido de la discriminación. Se establece incluso que en muchas ocasiones, la sola percepción de homosexualidad o identidad trans, pone a la persona en peligro o en situaciones de riesgo.

Son estas razones las que me llevan a no verle ninguna gracia a las declaraciones y acciones del pastor Javier Soto. No me hace gracia ver cómo una persona es acosada mientras camina por la vía pública, como le ha ocurrido a Luis Larraín y a Rolando Jiménez. No me hace gracia que se transmita el pánico a nuestra población más vulnerable después de catástrofes. No me hace gracia que las autoridades no tomen cartas en el asunto. No se si lo hacen por ignorancia acerca de los prejuicios o por elección de no intervenir.

Es así como me preocupa el silencio de los parlamentarios y honorables ante los gritos de odio hacia los homosexuales y lesbianas presentes en el congreso, siendo que la ONU, también ha dicho que es obligación de los Estados:

a) Proteger a las personas contra la violencia homofóbica y transfóbica. Los Estados deben garantizar a las víctimas inclusive un sistema reparatorio, incluida indemnización.

b) Prohibir la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género.

Entonces, ¿qué hacía el pastor Javier Soto, sentado en la sesión del AVP con un colgante decía “invitado”? ¿Fue este pastor, invitado por el Diputado Sabag, tal como lo indicó Luis Larraín? Si es así, ¿cuál va a ser el acto reparatorio del honorable hacia las personas homosexuales y lesbianas que estaban presentes ene esa reunión, a las que se les gritó improperios y que seguramente sintieron miedo o vergüenza?

El pastor Soto no es un chiste. Debe ser tomado en serio por los organismos del Estado, puesto que él mismo ha dejado evidencia de sus acosos a la comunidad LGBTI. Los discursos de odio no son un chiste, pues son la ante sala de los crímenes de odio y perpetúan las creencias homofóbicas en la población. En el año 2005 la Asociación Americana de Psicología realizó un llamado reconociendo las profundas consecuencias psicológicas negativas producto de crímenes de odio, los cuales están sustentados en prejuicios y condena además, explícitamente, las conductas discriminativas derivadas de creencias religiosas.

Diputado Sabag, creo que nos debe una explicación.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día