Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Entre retroexcavadores y autos de lujo

Entre retroexcavadores y autos de lujo Entre retroexcavadores y autos de lujo

Un problema tan relevante como las pensiones y la calidad de vida de la tercera edad requiere que los choferes de las retroexcavadoras y los autos de lujos apaguen los motores, hechen marcha atrás y se bajen a dialogar y discutir sobre propuestas concretas.

Por


Licenciado Ciencias Políticas Universidad Diego Portales y Master en Políticas Públicas de Brown University. Director Ejecutivo de Plural Chile y profesor asociado de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales.

Inesperadamente para el gobierno, el debate previsional se tomó la agenda. Los bajos montos de las pensiones para la gran mayoría, y los privilegios para unos pocos, terminaron gatillando un malestar en contra del propio sistema de pensiones. Bajo la consigna “No más AFP”, hay quienes buscan borrar de un plumazo el régimen de capitalización individual (mi ahorro determina mi pensión) por uno de reemplazo (en donde el aporte de quienes trabajan sustenta la pensión de los jubilados). Por otro lado, están quienes ven en una AFP Estatal la solución a todos los problemas pensionales. Y finalmente están los defensores a ultranza de un auto de lujo que solo necesita más bencina para seguir funcionando.

A pesar de ser un tema ampliamente estudiado, curiosamente el debate ha sido capturado por retroexcavadoras y autos de lujo. ¿Soluciona realmente una AFP Estatal el problema del bajo monto de las pensiones? Cuesta imaginar que este nuevo actor – operando bajo las mismas reglas que los actores del sector privado – pueda mejorar exponencialmente el valor de las pensiones. ¿Cómo se hace cargo el sistema de reparto del envejecimiento de la población en Chile? Por definición, un sistema de reparto se sustenta financieramente en la cantidad de trabajadores que vía sus cotizaciones financian las pensiones de los actuales jubilados. Solo para tener una idea, en 1985 había 7 trabajadores por cada 1 jubilado. Hoy esa proporción llega a 4,7 y en 2030 apenas habrán 3 trabajadores por cada jubilado.

Hasta ahora todas las soluciones mágicas que se han dado, no dimensionan que el problema es más grande que el propio sistema de pensiones. Tomemos por ejemplo el caso de las mujeres. De acuerdo al análisis realizado por la Comisión Bravo, una mujer recibe en promedio una pension de vejez de $93 mil pesos (sin considerar aporte solidario del Estado). En contraste esa misma pensión es de $204 mil pesos para los hombres.

¿Qué explica esta abismante brecha de género? Principalmente a la diferencia en la densidad de cotizaciones entre hombres y mujeres. Y no es que las mujeres coticen menos por voluntad, sino que tienen mayores dificultades para acceder a empleos formales y estables. Cuesta entender cómo una AFP Estatal o la eliminación del actual sistema podrían solucionar esta situación que más bien responde a un problema en el mercado laboral que a la manera en cómo se administran los fondos de las pensiones.

Lógicamente a más de 30 años de haber sido implementado, el sistema de previsión social necesita importantes reformas. Desde Plural hemos desarrollado 12 propuestas concretas para contribuir a este debate. Por una parte, creemos necesario aumentar los niveles de cotización, para de ese modo mejorar las pensiones. Aunque políticamente sensible, esto pasa necesariamente por aumentar la edad de jubilación (algo que la comisión encargada de la reforma previsional en 2008 ya había propuesto). En segundo lugar, debemos poner fin a las injusticias y discriminaciones que se derivan de los dos sistemas previsionales que existen en Chile. Para esto, se debe asegurar que todas las chilenos y las chilenos coticemos y estemos cubiertos por el mismo sistema previsional, traspasando gradualmente a los afiliados del régimen previsional especial de las Fuerzas Armadas al régimen de cotización general. Finalmente, nuestras propuestas buscan corregir y mejorar una serie de aspectos del propio sistema de capitalización individual, ya sea reduciendo el monto de las comisiones cobradas o compartiendo las pérdidas entre afiliados y administradoras en caso de rentabilidad negativa.

Las propuesta que elaboramos en Plural buscan dar el primer paso para generar un debate de ideas y contenidos. Pero es importante tener en cuenta que cualquier reforma al sistema de pensiones que no considere cambios sustanciales al mercado laboral para hacerlo más inclusivo y moderno (especialmente para jóvenes y mujeres), terminará por arrojar resultados insuficientes.

Pero por sobretodo, un problema tan relevante como las pensiones y la calidad de vida de la tercera edad requiere que los choferes de las retroexcavadoras y los autos de lujos apaguen los motores, hechen marcha atrás y se bajen a dialogar y discutir sobre propuestas concretas.
En Plural hemos decidido dar ese primer paso, y abrir un espacio para el diálogo con propuestas concretras.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día