Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Estadio

Esteban Paredes y “el penal de Dios”

Esteban Paredes y “el penal de Dios” Esteban Paredes y “el penal de Dios”

"En este duelo en el norte sencillamente no mereció ganar y corrió el riesgo de abandonar la lucha por el título tras un pésimo partido en lo futbolístico. Pero este plantel tiene jerarquía".

Por


Periodista, músico, documentalista, docente y community manager, realizador de la saga "Ejemplo de Valor", representante de Colo-Colo en el programa Show de Goles.

Todo comenzó por el sector Izquierdo,  Beausejour toca el balón para Paredes, quien se desmarca con habilidad. Después saca el centro y Felipe Flores es derribado por Salinas de Cobresal. Corría el minuto 85 con 07 segundos cuando ocurrió “El penal de dios”.

El popular llegó a El Salvador con la obligación de sumar tres puntos. Universidad de Chile había goleado a Universidad Católica y Santiago Wanderers había ganado por la cuenta mínima a O’Higgins. Si bien los partidos anteriores habían sido buenos para el popular, en este duelo en el norte sencillamente no mereció ganar y corrió el riesgo de abandonar la lucha por el título tras un pésimo partido en lo futbolístico. Pero este plantel tiene jerarquía.

Este concepto se refiere a un equipo que es capaz de sacar adelante resultados ante la adversidad, un plantel mentalizado con el triunfo y que dicha experiencia y palmarés,  hace que lo imposible no lo sea tanto, como por ejemplo: un penal atajado de forma perfecta por DON Justo Villar. Al mismo tiempo, marcar un penal en los últimos minutos del encuentro con una frialdad que realmente eriza los pelos, como lo hizo el SEÑOR Esteban Paredes, es otra muestra  de esta jerarquía.

Las reacciones no tardaron en llegar, pero sorpresivamente no del rival de turno que fue Cobresal, tampoco de Héctor “Tito” Tapia (quien no dudó en decir que el Cacique no merecía ganar este partido por el pésimo fútbol mostrado), tampoco llegaron de la prensa especializada que sí reconoció que existió falta contra Felipe Flores, ni tampoco vinieron de voces de los propios jugadores de ambas escuadras.

Entonces, claramente vemos que acá hay un factor externo, un tercer protagonista que reaccionó sin titubear, sin cuidar una sola frase. Ese protagonista externo, ya todos saben quién es… Dios. Por qué Dios envió esa mano que derribó a Flores, Dios envió ese penal para que el popular siga luchando por el “Bi” con más fuerza que nunca. Dios es del Colo.  ¿Pensaron que hablaba de otro equipo?

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día