Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Frente al espejo

Frente al espejo Frente al espejo

A cualquier mujer le da miedo que le cambie su rostro, su cuerpo, pero también es parte de las etapas de la vida y hay que saber cómo sobrellevarlas, ya sea cuidando tu piel, haciendo ejercicio cuando se es más joven, y también en el caso de cuando vamos avanzando en la vida.

Por


Socióloga PUC. Modelo durante más de una década y pseudo experta en temas estéticos. ¿Por qué pseudo? Porque no he estudiado sobre el tema, pero me han maquillado mas de mil veces, peinado otras mil, he probado todos los tratamientos estéticos conocidos, comprado miles y miles de cremas, observado miles de técnicas, conversado sobre el tema con todo el mundo. En fin, vivo en un medio que me exige belleza y me ha sido imposible no aprender. Ahora quiero compartir mi experiencia con todas ustedes. Conductora de radio y TV. @renataruizperez. Síganme!

Es común ver una enorme cantidad de cirugías plásticas y operaciones entre los famosos, y no menor, también entre quienes nos rodean, como la amiga o la vecina. De hecho, hace un tiempo apareció que este tipo de operaciones aumentó en Estados Unidos un 43%, y no menor, desde 1997 a 2014 el porcentaje de hombres que pasó por el quirófano aumentó en un 273%, de acuerdo a cifras de la American Society For Aesthetic Plastic Surgery. No menor, se realizan 15 millones de cirugías al año en este país.

¿Qué pasa en Chile? No hay números oficiales, sólo se sabe que el mercado crece anualmente casi en un 20% y que casi son 15 mil operaciones al año. Además, que de acuerdo a la encuesta Bicentenario, el 38% de los chilenos no está conforme con su físico -una cifra que claramente hoy puede ser mucho más alta. Lo más reciente es un estudio realizado por E-press Research que explica que casi el 76% de las mujeres en Chile no se siente feliz con su cuerpo.

Cuando se miran al espejo, ¿qué ven? ¿Se sienten felices consigo mismos? Muchos pueden decir que sí, pero de todas formas comenzarán a notar lo que no les gusta. Sin embargo, otros no son felices del todo y pueden llegar a tomar la decisión de hacer un cambio radical. Esto no tiene que ver con el estilo, con la ropa o el maquillaje: es algo que va mucho más allá. Es algo que no sólo tiene que ver con el exterior, sino que más bien un asunto que hay que tratar desde adentro.

Unos años atrás apareció el comercial de una marca de jabones y cremas donde un hombre hacía un retrato hablado de varias chicas que se describían a sí mismas, y con eso iba creando los dibujos. Luego otra persona que recién las conocía tenía la misión de dar a conocer sus detalles para hacer otro dibujo y los resultados eran impactantes: ¡los retratos no tenían nada que ver uno con el otro! Claro, porque cuando a las chicas les tocaba hablar de ellas, no se sentían seguras y no reflejaban su real belleza.

Es muy complicado hoy en día luchar con esto de que tu exterior sea lo más importante. Uno misma tiene complejos porque es parte de ser humano, el asunto está en cómo sobrellevamos eso y nos metemos en la cabeza que todo es una cosa de seguridad.

Cameron Diaz lanzó hace poco un libro llamado “The Longevity Book” (El libro de la longevidad), donde explica el arte de cómo envejecer sin deprimirse. Ella explica que “cuando nos hacemos mayores, entramos en nuevas fases de la vida, y yo entré en la fase de los 40. Y comencé a hacerme preguntas sobre ello, ¿me asustaba cumplir 40? Y me dije… ¿Por qué debería tener miedo?” ¡Todos y todas sienten pánico de los cambios!

A cualquier mujer le da miedo que le cambie su rostro, su cuerpo, pero también es parte de las etapas de la vida y hay que saber cómo sobrellevarlas, ya sea cuidando tu piel, haciendo ejercicio cuando se es más joven, y también en el caso de cuando vamos avanzando en la vida. Es increíble esa obsesión de ser “joven de por vida”, ¿pero no será algo extremo? Un buen ejemplo de cómo a veces no nos damos cuenta de eso, es la reacción que tuvo el año pasado un hombre al ver una sesión de fotos de su esposa donde estaban totalmente pasadas por photoshop: no había celulitis, estrías, grasa ni arrugas.

“Estas fotografías son hermosas y no hay duda de que han sido tomadas por un fotógrafo talentoso, pero en ellas no está mi esposa. Usted ha hecho que cada uno de sus ‘defectos’ desaparezcan y, aunque estoy seguro de que es exactamente lo que ella le pidió, le ha quitado todo lo que define nuestra vida”, le escribió a la fotógrafa.

También pasa con la obsesión del peso. ¿Han visto las recientes fotografías de Angelina Jolie Prácticamente en los huesos que ya dejaron al mundo convencido de que está enferma y que debe recibir un tratamiento. Por qué llegar a tal extremo por ser más flaca, con los pómulos marcados, o qué sé yo. Hay que tener mucho cuidado.Estoy muy de acuerdo que todas nos sintamos inseguras… ¡Si hasta la misma Cindy Crawford lo confesó en su reciente libro! O sea, si una de las súper modelos de los 90’ no se sentía bien por cómo era, entonces a cualquiera le puede pasar, y hay que hacer lo mismo que ella: superarlo. ¡Y mírenla ahora a sus 50 años! Quien sabe en qué hubiera terminado todo si es que no se proponía vencer sus miedos.

Quieranse como son, y por muy cliché que se lea, es la verdad. Siempre habrá cosas que mejorar o cambiar, pero lo importante viene de adentro: en la personalidad, en la garra, y en la fuerza de creerse el cuento.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día