Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

País

¿Juguemos más?

¿Juguemos más? ¿Juguemos más?

Las empresas con empleados felices rinden 32% más en Bolsa, dato interesante para cualquier directorio. Empresas como Google y Coca-Cola Company son ejemplos casi clásicos de ello.

Por


Relacionador público, happyness coach, Director Lúdica consultores.

¿Está aburrido del tema del Mundial cuando aún ni siquiera comienza? Por favor, que este ambiente excedido en vuvuzelas y festejo no agote su lado más lúdico, menos si se trata de la pega.

El juego, el deporte y, en general, las actividades de entretención y ocio son fundamentales para la formación y desarrollo de las personas, grupos y organizaciones. Desde una perspectiva empresarial, estimulan las conductas de equipo de alto desempeño, habilidades de liderazgo y comunicación, amplían el repertorio emocional de las personas y estimulan la creatividad y pensamiento abstracto. Incluso la neurociencia ha validado el juego como forma de valorar y entender la realidad y como un vehículo propicio para hacer más efectivo el aprendizaje. No es trivial: probablemente, los mejores recuerdos de nuestra época escolar se dividan entre los amigos cultivados entonces y los juegos que pudimos desarrollar a espaldas del profesor y, en casos muy excepcionales, junto a éste, en la clase o durante las dos horas semanales de educación física.

La actividad lúdica está directamente relacionada con la generación de emociones y relaciones positivas, dos de los cinco pilares del Florecimiento según el fundador de la Psicología Positiva, Martin EP Seligman.  También existe una directa relación entre la actividad y espacios lúdicos con la felicidad en el trabajo, engagement y productividad.  Las empresas con empleados felices rinden 32% más en Bolsa, dato interesante para cualquier directorio. Empresas como Google y Coca-Cola Company son ejemplos casi clásicos de ello. Pero hoy son muchas más, incluso pymes, las que han hecho del juego una práctica sostenida. Ya no basta con ir de outdoors o a la montaña…

¿Cuántas empresas en Chile invierten hoy en lo lúdico? Construyamos proyectos de la ciudad que nos gustaría vivir. Seamos detectives y resolvamos misterios. Negociemos el rescate de simulados rehenes con nuestros colaboradores. Para ponernos a hacer, ejemplos de juego sobran. También otras instancias, como un buen masaje o una clase de yoga para relajar a nuestros equipos y regalonearlos de vez en cuando para que se sientan parte de los planes de la empresa, se camiseteen y sean más productivos. Pero hagamos de esta práctica algo habitual y no una choreza entretenida que recuerdo poner en marcha cuando baja la productividad o veo cifras en rojo para los próximos meses en mi empresa.

¿Qué haremos cuando termine el Mundial? Quizás el casino de la empresa ya no resulte tan atractivo sin cotillón ni una pantalla gigante. Tampoco ponerse a esperar Copa América para que retomemos la fiesta.

¿Juguemos más?

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día