Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

La chica comunista

La chica comunista La chica comunista

"¿Está de acuerdo el senador Guillier con la visión de su vocera, en su primera entrevista como tal, respecto de lo que hicieron los gobiernos de Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet? ¿Está de acuerdo que esos gobiernos fueron continuidad de la dictadura y administradores de la desigualdad?".

Mariana Aylwin

Por


Profesora de origen, política por vocación y a mucha honra. Sin cargo público.

En el contexto de una entrevista radial, la candidata presidencial Carolina Goic expresó su apreciación respecto a una izquierdización de la candidatura del senador Guillier y aludió al hecho de que su vocera fuera “una chica comunista, la diputada Karol Cariola”.

Las reacciones suscitadas por esta declaración, no sólo han sido desmesuradas, sino han evidenciado una especie de veto a cualquier discrepancia que se intente plantear por parte de la candidata DC, bajo la amenaza de arriesgar la unidad de las fuerzas progresistas. Ello da cuenta de que no se aceptan autocríticas respecto del actual gobierno, ni debatir las diferencias que, objetivamente, han existido y existen dentro de la centro izquierda.

El Secretario General del Partido Comunista, diputado Tellier, suave en su epidermis pero rudo en su respuesta, prefirió hacer un tema del calificativo de “chica”, que la propia diputada aludida supo entender como un lapsus sin mala intención. Pero el episodio no quedó ahí: la sala del almuerzo de los dirigentes de la NM de los lunes en la sede democratacristiana, quedó esperando a sus huéspedes.

Esta sobrerreacción forma parte de una estrategia. Por un lado, los halagos; por otro, la descalificación. El objetivo es despejar el camino al candidato de la NM debilitando a Carolina Goic y llevar a la DC, sin discusión alguna, al espacio que le conviene a los partidos de la izquierda más tradicional, que hoy se encuentra flanqueda por el centro y por la izquierda del Frente Amplio.

La jefa del Comité Estratégico de Alejandro Guillier, senadora Adriana Muñoz, indica que su propósito es “tender puentes, con enorme cariño a Carolina Goic, a los camaradas DC con quienes recuperamos la democracia” (El Mercurio 13 de junio de 2017), y la vocera de esa campaña, diputada Cariola, dice en tono similar, que no pierde la esperanza de que “la DC vea que acá están los amigos, no los adversarios y que las puertas están abiertas”. No obstante, en la misma entrevista en que se estrena como vocera, agrega que la Presidenta Bachellet “inició un proceso que es inédito en Chile después de la dictadura, esos veinticinco años de democracia fue precisamente el continuismo de muchos gobiernos que lo que hicieron fue administrar la desigualdad, administrar el modelo, incluyendo el primer gobierno de Bachelet…” (La Tercera 10 de junio 2017).

Adriana Muñoz aparece valorando el camino recorrido juntos en la recuperación de la democracia, mientras Karol Cariola, lo descalifica. Tal vez ello sea producto de que la diputada es más chica, y no se me mal interprete, estoy refiriéndome a su edad. Porque cuesta creer que no entienda la diferencia entre dictadura y democracia en Chile ( aunque se confunda con Cuba), pero es evidente que no sabe cómo era Chile en 1990 y no sabe o no quiere reconocer, lo que se avanzó durante las décadas siguientes. ¿Está de acuerdo el senador Guillier con la visión de su vocera, en su primera entrevista como tal, respecto de lo que hicieron los gobiernos de Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet? ¿Está de acuerdo que esos gobiernos fueron continuidad de la dictadura y administradores de la desigualdad?

La definición no es banal, porque la visión del pasado contribuye a develar cómo queremos construir el futuro. Se trata de cómo entendemos la democracia, los derechos humanos y la gobernabilidad; cómo hacemos las reformas, ¿con la aplanadora o con diálogo?;  dónde ponemos el énfasis: en un igualitarismo simplista, que desprecia el crecimiento económico y pone su confianza en el estado, o en la búsqueda de una sociedad inclusiva , con calidad de vida, que convoca el esfuerzo público y privado promoviendo el crecimiento económico, para erradicar la pobreza, disminuir las brechas y abordar las fragilidades de la clase media.  Son esos los temas de fondo sobre los que es necesario debatir y dialogar si se quiere construir una nueva alianza de centro izquierda.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día