Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Nacional

La crisis política también es nuestra

La crisis política también es nuestra La crisis política también es nuestra

De la misma manera que nos indignamos cuando por ejemplo los parlamentarios faltan a las votaciones o no asisten a las comisiones, nos debiéramos indignar con quien no va a votar o con quien evade el Transantiago, es decir cuando no nos comportamos como buenos ciudadanos.

Por


Presidente de la Fundación Chile Siempre

El clima político está enardecido, casos de corrupción por doquier, muchas páginas de diario y horas de televisión analizando y explicando el problema, encuestas que demuestran el malestar ciudadano, incluso miembros de la familia de la Presidenta protagonizando uno de los casos más emblemáticos de tráfico de influencias.

Lo anterior ha estado aumentado particulamente por la falta determinación del gobierno, el diluido liderazgo de la Presidenta Bachelet y ahora último el Ministro del Interior cuestionado por haber dado boletas a SQM, logran que el problema se agrave y que una solución pronta no se vea como opción. Además, la ciudadanía no se explica actitudes del gobierno como cuando la Ministra Secretaria General de la Presidencia, Ximena Rincón, hace lobby para que los diputados rechacen la comisión investigadora por el caso Caval, justo aquel en que está involucrada la familia de la Presidenta.

Sin embargo, un tema a analizar es que para tener un buen sistema político también se requiere que seamos buenos ciudadanos. Es de justicia que los ciudadanos nos organicemos no solo para exigir nuestros derechos, que está muy bien, sino que también debemos organizarnos para incentivar el cumplimiento de nuestras obligaciones sociales, como por ejemplo ir a votar.

De la misma manera que nos indignamos cuando por ejemplo los parlamentarios faltan a las votaciones o no asisten a las comisiones, nos debiéramos indignar con quien no va a votar o con quien evade el Transantiago, es decir cuando no nos comportamos como buenos ciudadanos.

La política es una actividad muy relevante y es tarea de todos hacerla una mejor actividad. Por supuesto que los políticos tienen una gran responsabilidad y que debe haber una nueva institucionalidad en materia del financiamiento a la política, pero los ciudadanos también debemos ocuparnos de los asuntos públicos y de la probidad, tanto con nuestros actos como para exigirle a los demás.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día