Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

La desesperación de la ex vocera por defender a Piñera

La desesperación de la ex vocera por defender a Piñera La desesperación de la ex vocera por defender a Piñera

"Se les nota nerviosos y en algunos casos sobre reaccionan para defender al líder de la derecha chilena. En esta línea se enmarca la ex vocera de Piñera, Cecilia Pérez".

Daniel Núñez

Por


Diputado del PC por el distrito 8: Coquimbo, Ovalle y Río Hurtado. Dirije Comisión de Recursos Hídricos e integra las comisiones de Economía y Pesca. Sociólogo.

El “fideicomiso ciego” que no incluye sus inversiones en el exterior, la compra de acciones de la pesquera peruana Exalmar durante el litigio de Chile en La Haya y su paso como propietario en el proyecto minero Dominga, son algunas de las pesadillas que enfrenta el ahora precandidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera.

El entorno familiar, de sus negocios y político del ex mandatario monitorean con lupa el curso de los procesos judiciales y comunicacionales. Algunos de ellos se han convertido en verdaderos cancerberos y custodios de la imagen pública de Piñera Echeñique. Se les nota nerviosos y en algunos casos sobre reaccionan para defender al líder de la derecha chilena. En esta línea se enmarca la ex vocera de Piñera, Cecilia Pérez.

A raíz de la respuesta que recibí de parte de la dirección administrativa de la Presidencia sobre las visitas del gerente general de Bancard, Nicolás Noguera, a La Moneda y Cerro Castillo, la ex secretaria general de Gobierno salió inmediatamente al paso para intentar desvirtuar la información difundida por Radio Biobío.

Tras acusar a la emisora de “parcial”, el director de prensa de este medio, Nibaldo Mosciatti respondió diciendo que era “información certificada por el propio Noguera” e invitó a la “guaripola” a “tragarse las palabras ahora”.

No contenta con este round mediático, la ex vocera usó la tribuna de La Segunda para intentar detener la difusión de la información. Esta vez extremó un argumento que más bien demostró su desesperación y falta de conocimiento del rol fiscalizador de la Cámara de Diputados.

“El diputado Núñez ha infringido la Constitución y la Ley sobre protección de la vida privada al difundir intencionada y erróneamente esta información, como lo señala expresamente el oficio enviado a su persona”, afirmó en el diario vespertino.

Noguera, por su parte, en una carta al director de El Mercurio, intentó contrarrestar la información con el mismo argumento de Pérez. Solo agregó que el oficio tenía un carácter de “reservado” y fue “filtrado”.

El documento de respuesta emitido por la dirección administrativa de la Presidencia fue subido de manera pública al sitio web de la Cámara de Diputados www.camara.cl. Nunca fue un documento secreto ni reservado. Cuando eso ocurre queda debidamente timbrado en el oficio y no se sube a la web. Se entrega solamente al parlamentario solicitante.

Los oficios son la herramienta fiscalizadora que poseemos los diputados y senadores para requerir información a los órganos de la administración pública. Este fue el rol que ejercí al solicitar que se me informara sobre las visitas de Noguera a La Moneda y Cerro Castillo, ambos lugares públicos.

Como la información proporcionada por La Moneda solo incluyó el año 2013, la Comisión Investigadora Exalmar acordó en su última sesión oficiar a la dirección administrativa de la Presidencia para que busque nuevamente y logre detallar los pasos del gerente general de Bancard entre los años 2010 y 2014.

Según Noguera, solo en dos ocasiones almorzó con el entonces Presidente Piñera y, afirma, fue con otras personas. El alto ejecutivo justificó los encuentros debido a la profunda amistad que los une.

¿Es prudente que un Presidente de la República se junte en La Moneda con el encargado de Bancard, el administrador del family office de los Piñera Morel, matriz que acumula inversiones de alrededor de 2 mil 500 millones de dólares? ¿Nunca hablaron de negocios? ¿Solo conversaron de fútbol y el clima?

Es completamente inverosímil el argumento de la amistad. Cada vez toma más fuerza el uso de información privilegiada, negociación incompatible y conflictos de intereses. Piñera, durante su paso por La Moneda, usó el poder político para incrementar su fortuna personal y familiar.

Las visitas que hasta ahora conocemos por parte de Noguera a Piñera dan cuenta del estrecho maridaje entre la política y los negocios. También revelan cierta desfachatez e impunidad al mezclar públicamente los ámbitos. Los nuevos oficios de respuesta, quizás, develen que Noguera era un asiduo visitante de Palacio.

La ciudadanía actualmente pide a gritos mayores niveles de probidad, ética y transparencia de parte de quienes aspiran a un cargo de representación popular. Y Piñera, claramente, no calza con los estándares que exige el Chile de hoy. Su avaricia es más fuerte que la vocación pública.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post