Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

La ejemplar ley de estacionamientos

La ejemplar ley de estacionamientos La ejemplar ley de estacionamientos

Hubo vítores y anuncios; como en la reforma tributaria. “Es tiempo de la ciudadanía”. Así es como ingresó la ley al Congreso Nacional. ¿Qué sucedió en el camino?, el Lobby.

En Chile hoy, es mejor esconder los problemas, sino terminaremos pagando aún más por las “soluciones”. La ley de estacionamiento es un ejemplo de ello y representa el proceso legal que explica la distancia de la ciudadanía con la clase política.

Era un abuso que cobraran estacionamiento a clientes y peor, se hacía por tramos de 30 minutos, no obstante, hubo centros comerciales que entregaban gratis los primeros 30 minutos e incluso otros que, según el monto de la compra, descontaban aún más minutos. Estos cobros, regulados por el mercado pasaron a la ilegalidad gracias a una ley. En realidad, es completamente legal que no cobren por estacionamiento, tanto, como que quienes no cobraban lo hagan ahora, en una suerte de “colusión-legal” que es lo que ha sucedido: El costo para el usuario en estacionamientos se incrementó. Gracias señores congresistas.

Indignada ciudadanía encontró alivio ante la posibilidad que el cobro de estacionamientos fuera gratis. Hubo vítores y anuncios; como en la reforma tributaria. “Es tiempo de la ciudadanía”. Así es como ingresó la ley al Congreso Nacional. ¿Qué sucedió en el camino?, el Lobby.

Si bien, en este caso el Lobby tiene prontuario conocido, la ley de estacionamientos sirve para ejemplificar lo que pasa con casi todas las leyes: Entra una ley al Congreso con anuncios altisonantes y justicia a la ciudadanía. Una vez ahí, el lobby se hace presente, algo más sucede y la ley que sale favorece a los mismos de siempre incrementando el costo para la ciudadanía. “The new chilean way”.

En este proceso también se hace presente lo comunicacional. “Cuñas” que van y vienen -la clase política parece hablar en lenguaje “cuña” o twitter, no hay más- entre ellas están quienes aseguran que esta es la mejor ley del universo y que somos unos mal agradecidos (Richard Lake’s way). Hay quienes salen defendiendo al “pobre empresario” y quienes proponen un nuevo cambio a la ley recién entrenada. Es el circo de siempre, donde se distorsiona la realidad. Por ejemplo: Que ahora se harán cargo en caso de robos. Antes de esta ley, esto estaba asegurado por otra ley; nada cambió.

Al final, en el corto plazo y entre cuñas, la Clase Política espera que el “tema” pase de moda o lo tapan con algo más, sin reparar que en el largo plazo el descontento se acumula y explica el rechazo (nivel asco) en que hoy son calificados por la ciudadanía; la misma ciudadanía a la que le suben los costos de vida.

La ley de estacionamientos es un buen ejemplo para demostrar las rentas monopólicas que las leyes generan y ellas tienen su génesis en el Congreso. ¿Por qué no se indexa el resultado de las pensiones a la comisión?, ¿por qué se permite que las Isapres sean dueñas de la infraestructura, farmacias y otros?, ¿por qué los estacionamientos nos salen más caros ahora?. “The new chilean way” donde es mejor esconder los problemas, que las soluciones vía Congreso nos perjudican, siempre.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día