Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

La gira que trae a Richard Ashcroft a Chile

La gira que trae a Richard Ashcroft a Chile La gira que trae a Richard Ashcroft a Chile

Con respecto a su nueva imagen, el gran amigo de Noel Gallagher dejó atrás la melena frondosa y los jeans desgastados, actualmente usa un traje azul con corbata, se cortó el pelo y no se saca sus anteojos de aviador al igual que una máscara de gases que se cuelga del cuello.

Bárbara Alcántara

Por


Periodista especializada en música. Instagram: chicarollinga

Diecinueve años han pasado desde la publicación de “Urban Hyms” (1997), el arrasador tercer disco de la banda The Verve donde él fue líder y compositor principal. Durante ese periodo ha publicado cuatro discos en solitario, de los cuales sólo el primero, “Alone with everybody” (2000) fue aclamado por la crítica. Los posteriores tuvieron una mala acogida, sin embargo, los singles igualmente se ubicaron en los primeros lugares de las listas inglesas. Me refiero al dueño de una de las mejores voces del rock británico, Richard Ashcroft, quien se presentará en el Teatro Caupolicán el próximo 20 de octubre. Ya era hora.

El creador de “Sonnet”—una de las melodías más bellas del pop rock inglés de fines de los noventas—regresó a las pistas en mayo de este año con su nuevo trabajo titulado “These people”. Se trata de diez canciones que siguen la línea de sus anteriores discos: sofisticados, reflexivos y melancólicos. Después de seis años de silencio, sus composiciones hablan de guerra, muerte y desamor. Además su sonido está más popero— especialmente en “Hold on”—algo así como un “soft rock”, ideal para musicalizar una mañana de domingo otoñal. Mad Richard —como solía llamarle la prensa de la isla— trabajó con sintetizadores, piano, guitarras y, como ya es común en él, puso especial cuidado en el trabajo de cuerdas; sonido que le da el dramatismo característico a sus grandes éxitos del pasado como las maravillosas “Break the night with color” o “A song for the lovers”, entre otras.

richard-02

Si bien, el disco es agradable de escuchar y fluye con facilidad; no hay un sonido envolvente que lo haga especial, es como si su inspiración apareciera a ratos; a pesar de haber trabajado con dos colaboradores involucrados en “Urban Hyms”, Chris Potter en la producción y el talentoso Wil Malone en los arreglos. Por otro lado, los video clips, dirigidos por el artista, son una oda a si mismo; en el caso del primer single, “This is how it feels”, sólo se ven planos de Ashcroft cantando o bailando frente a algo parecido a un espejo en medio de una precaria escenografía.

Con respecto a su nueva imagen, el gran amigo de Noel Gallagher dejó atrás la melena frondosa y los jeans desgastados, actualmente usa un traje azul con corbata, se cortó el pelo y no se saca sus anteojos de aviador al igual que una máscara de gases que se cuelga del cuello.

Pero vamos a lo que realmente nos interesa: ¿qué podemos esperar del show que veremos en un par de semanas en Santiago? Según el sitio web www.setlist.fm, el que publica las listas de canciones tocadas en los conciertos y funciona en base a la colaboración del público; el martes 4 de octubre Ashcroft tocó en Osaka, Japón, e incluyó cuatro tracks de “These people”, cuatro clásicos de The Verve y las cinco canciones restantes son hits de sus anteriores entregas como solista. Con respecto a la puesta en escena, se caracteriza por ser sobria y básicamente consiste en la presencia del músico—cuya voz sigue intacta—, su guitarra y una numerosa banda de apoyo.

Por lo tanto, es muy probable que tengamos el placer de revivir épocas pasadas con éxitos que son parte de la banda sonora de nuestras vidas porque el próximo jueves 20 de octubre el público del Teatro Caupolicán será cautivado por una “Bitter sweet symphony”. Imperdible.

richard-03

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día