Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

La gran mentira de Atacama

La gran mentira de Atacama La gran mentira de Atacama

Hace ya más de un mes que nuestros compatriotas del norte sufrieron un terrible  aluvión de agua y lodo que arrasó con casas y vehículos, colapsó los alcantarillados, contaminó el aire y el agua, dejó a su paso el lamento de muertes y personas desaparecidas, provocó el desabastecimiento de alimentos, y dejó casi 30 mil damnificados. Un aluvión que se llevó la alegría de las primeras gotas, y que dejó al descubierto una gran mentira. Esa que habla de Atacama como la tercera región más rica del país.

Por


Ingeniero Comercial y en Turismo, Magister en Administración de Empresas con mención en RRHH y tiene un Diploma en Políticas Públicas y Superación de Pobreza para América Latina. En 2002 - 2003 fue profesional SERVICIO PAÍS en la comuna de San Fabián de Alico, región del Biobío. En 2007 retorna a la Fundación Superación de la Pobreza y asume la dirección del Programa Servicio País en la región del Biobío. Desde 2009 y hasta asumir la dirección nacional de SERVICIO PAÍS en marzo de 2014, se desempeñó como director regional de la Fundación Superación Pobreza la región de La Araucanía.

En efecto la región exhibe uno de los menores índices de desempleo del país, y presenta un descenso en los niveles de pobreza por ingreso (del 16,3% en 2011 al 7,3% en 2013, según los resultados de la última encuesta CASEN). Sin embargo la misma encuesta señala que la región presenta niveles de pobreza multidimensional del 26,2%, por encima incluso de las cifras nacionales (20,4%).

La catástrofe, sin duda desnuda esta realidad. Hoy nos encontramos con una región sepultada por el barro, con gran parte de la población sin agua potable, casi un millar de personas durmiendo en albergues y con el 96% de escuelas sin funcionar.

La naturaleza de Chile es así, espontánea y perversa a veces. En esta oportunidad la catástrofe  llegó a destapar una gran mentira, que nos recuerda una vez más, que la riqueza resulta ser una suma mucho más escurridiza que el poder adquisitivo de sus ciudadanos; y que dentro de nuestras propias comunidades hay otra cara que con frecuencia no vemos -o no queremos ver-, la que se esconde detrás de los números exitosos.

Esa otra “cara” de Atacama es precisamente, la que da cuenta de una de las regiones más ricas de nuestro país y que en realidad sufre carencias enormes en elementos básicos como las viviendas, que se encuentran mal emplazadas y la mayoría construidas de material ligero; o la situación medioambiental que tiene en riesgo la salud de sus habitantes, como lo que ocurre hoy, luego de la tragedia.

¿Puede, entonces, una de las zonas más ricas del país ser, al mismo tiempo, una de las más pobres? Sí, si es que detrás, hay una gran mentira que no vemos.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día