Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

La irresponsabilidad política y los encapuchados

La irresponsabilidad política y los encapuchados La irresponsabilidad política y los encapuchados

Me pregunto finalmente, quién se hace responsable políticamente de tirar al choque a un contingente de policías y sus aparatos de control a un verdadero frente de batalla, en el cual "vándalos" y "delincuentes" ocultos en la masa estudiantil buscan alterar y provocar el absoluto desorden.

Por


Concejal por Lo Barnechea

La Subsecretaría de Prevención del Delito acaba de hacer público los datos arrojados por la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana 2015 (ENUSC), y los datos claramente no son alentadores. El escenario muestra que la victimización a nivel nacional alcanza a los 26,4% y la sensación de temor se dispara a los 41,3%, lo que refleja que algo no se está haciendo bien en materia de prevención y seguridad.

Más allá de las cifras duras la realidad es que la percepción de inseguridad a nivel ciudadano está por las nubes, lo que se debe, entre otros factores, a la falta de lo que denominamos “orden público”, o en otras palabras, estamos insertos en una absoluta falta de respeto hacia las autoridades en todo sentido.

Las últimas manifestaciones, a raíz del discurso de 21 de mayo pronunciado por la Presidenta Bachelet, sin lugar a dudas son fiel reflejo de nuestra tesis. Es una completa falta de respeto que jóvenes “secundarios” se encapuchen y agredan a diestra y siniestra a efectivos de Carabineros, rompan mobiliario urbano, asalten e incendien locales comerciales y se amparen en una supuesta legitimidad otorgada a la causa estudiantil. Por supuesto que apoyo y defiendo que nuestros estudiantes tengan voz y exijan sus derechos, pero claramente el sistema propuesto para realizar estas demandas ya no da para más.

A la falta de garantías de seguridad por parte del Estado, la desprolijidad de los órganos políticos para prevenir y evitar este tipo de violentos desmanes ha quedado más que manifiesta. Qué más da, al final del día siempre estarán a disposición del orden público las Fuerzas Especiales de Carabineros, que si bien cumplen con la función encomendada según nuestra Constitución, no pueden realizar su labor eficientemente. Me pregunto finalmente, quién se hace responsable políticamente de tirar al choque a un contingente de policías y sus aparatos de control a un verdadero frente de batalla, en el cual “vándalos” y “delincuentes” ocultos en la masa estudiantil buscan alterar y provocar el absoluto desorden.

Por supuesto que esta situación provoca hechos lamentables, como el ocurrido en la cuenta pública anterior en donde un joven resultó herido por el chorro del lanza aguas, hecho tras el cual un carabinero fue dado de baja por realizar su trabajo, nos guste o no, en condiciones absolutamente injustas, pero que poco o nada importan ya que los observadores de los derechos humanos están ahí para realizar sus informes en contra de cualquier acto represivo, inclusive si los “infractores” están cometiendo actos ilícitos. Un verdadero paradigma si se quiere llevar más lejos.

Hoy la tarea de resguardar una seguridad cada vez más vulnerable y violenta se ha vuelto una actividad peligrosa, nuestros Carabineros no quieren perder sus carreras por un error del que poco tienen control, por lo que de una vez por todas se necesitan autoridades políticas que asuman el rol que el país tanto espera y se merece, devolvamos el respeto a las calles y a nuestras organizaciones, no hablo de represión, hablo de coordinación, reflexión, análisis y acción preventiva. Es este tema, una vez más las autoridades que nos dirigen han quedado al debe, especialmente con una de las instituciones más queridas de nuestro país, como lo es Carabineros de Chile.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día