Domingo, 20 de abril de 2014

La necesidad de contar con una institucionalidad independiente

investigacion-variables

La gestión por parte de CONICYT y el MINEDUC corresponde a una de estas grandes deudas. Ya el año 2010, la Contraloría General de la Republica (Informe N° 53-10) hizo el primer llamado de alerta cuando estas dos instituciones no tramitaron el decreto que debía regular las becas del año anterior, lo que en términos prácticos se tradujo en una entrega de becas al borde de la ilegalidad y la consecuente suspensión temporal de los beneficios hasta que el tema fuera solucionado.

Hace una semana, CONICYT dio a conocer los resultados de las postulaciones a la Beca de Doctorado Nacional. Ésta otorga financiamiento a egresados universitarios para que prosigan con estudios de Doctorado, siguiendo los modelos internacionales estandarizados. Se estimula así que los jóvenes se capaciten y transformen en el denominado “Capital Humano Avanzado”, tan esencial para que un país alcance el desarrollo integral a través del progreso científico y tecnológico.

Las cifras son, en principio, auspiciosas. Cerca de 600 jóvenes se suman a miles que trabajan aportando a la generación de conocimiento, y formando la base de la investigación científica nacional a través del desarrollo de sus Tesis de Grado. No obstante, vemos con preocupación cómo las promesas en torno al perfeccionamiento del sistema de formación de Doctores en Chile no se han cumplido.

La gestión por parte de CONICYT y el MINEDUC corresponde a una de estas grandes deudas. Ya el año 2010, la Contraloría General de la Republica (Informe N° 53-10) hizo el primer llamado de alerta cuando estas dos instituciones no tramitaron el decreto que debía regular las becas del año anterior, lo que en términos prácticos se tradujo en una entrega de becas al borde de la ilegalidad y la consecuente suspensión temporal de los beneficios hasta que el tema fuera solucionado.

La frustración de los investigadores fue aún mayor, cuando el decreto que subsanaba este error (Decreto N°335) llegó un año más tarde y con claros errores de redacción en las bases de los concursos, los cuales son en parte los responsables de los problemas que enfrentan los postulantes hasta el día de hoy. Esto sumado a la poca información sobre la calendarización de los concursos, problemas en las asignaciones de pre y postnatal a becarias embarazadas y otros beneficios han llevado a los profesionales al punto de manifestarse públicamente.

Si bien todo esto generó conciencia sobre la necesidad de elaborar un nuevo Decreto, lamentablemente esta tarea no ha sido prioridad para el MINEDUC, el cual se encuentra sin duda sobrepasado por los problemas que afectan a la Educación Escolar y Universitaria, en múltiples ámbitos y niveles. Se inicia así el actual año académico con el mismo decreto que ha causado los problemas antes mencionados, augurando un difícil 2012 para los becarios de Doctorado Nacional.

Todos estos problemas, junto a la incapacidad de CONICYT de poder desempeñarse de forma optima al interior del MINEDUC, dejan por manifiesto la necesidad de contar con una institucionalidad independiente para el investigación científica y tecnológica en nuestro país, tal como ocurre en numerosos países desarrollados.

TemasRelevantes
Comparte

Otras columnas de Pablo Astudillo