Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

La otra Empresa

La otra Empresa La otra Empresa

"Son organizaciones que buscan entregar y no solo tomar de la sociedad, consideran que la comunidad es parte de su proyecto, y la integran mediante la búsqueda de soluciones a problemas de alto contenido social".

María Fernanda Juppet

Por


Directora Carrera de Derecho USS Santiago.

Las generalizaciones nos han hecho un flaco favor, en política, en transparencia, en nuestra vida diaria. La palabra empresa en nuestro país está tomando características de mala palabra, está pasando a ser sinónimo de corrupción, cobros indebidos, abuso y contaminación, olvidando que las generalizaciones no son la mejor manera de describir ni a las personas ni a las organizaciones.

Existe otra empresa, una que se ha olvidado casi por completo, una empresa en que los dueños trabajan a la par con el resto del equipo, donde más que colaboradores es posible encontrar una familia, que está dispuesta a sacrificarse en conjunto por el bien de todos.

Puede ser que conozcamos casos de las primeras, porque abundan en las notas de prensa, e incluso en la frustración de un mal día, pero las buenas prácticas no son noticias atractivas. Si es que como ciudadanos permitimos que esa sea la idea de empresa que prima en nuestras mentes, nos negamos a subir el estándar de nuestras expectativas.

Cada día más innovadores desarrollan proyectos en Chile, jóvenes en el carnet o en el espíritu, y las más de las veces en ambas cosas, intentando cambiar el mundo de un emprendimiento por vez, incorporando a sus trabajadores en la participación de las utilidades de la compañía, o incluso cediéndoles parte de su propiedad.

Esta “otra empresa”, que da espacio a la innovación, que no reconoce límites dentro de las restricciones que impone la ciencia o su lugar de origen, se encuentra en San Joaquín y Las Condes, en Pozo Almonte y Puerto Montt, a lo largo de todo el territorio nacional. Quizás no los consideramos empresa cuando pensamos en las grandes multinacionales, pero tienen todo el potencial para convertirse en una, y el empuje para lograrlo.

Son organizaciones que buscan entregar y no solo tomar de la sociedad, consideran que la comunidad es parte de su proyecto, y la integran mediante la búsqueda de soluciones a problemas de alto contenido social. Esta otra empresa, necesita un espacio para crecer, un espacio en el que todos podemos aportar, mediante la eliminación de generalizaciones, rompiendo el paradigma de la empresa del siglo XIX y XX.

Existe un término medio entre el proletariado y el capitalista, y está a la vuelta de la esquina. Pero necesitamos permitirnos verlo. Incluso, como sociedad, nos urge creerlo.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día