Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

La solidaridad permanente

La solidaridad permanente La solidaridad permanente

Cuando se es solidario, se escoge responsablemente entender al otro y ayudar con una permanencia en el tiempo, en una relación mutuamente satisfactoria.

Por


Directora Ejecutiva Comunidad de Organizaciones Solidarias

A lo largo de la historia como humanidad hemos tenido que enfrentar desafíos sociales como el hambre, la pobreza, las enfermedades y la exclusión. Sin embargo, las respuestas que se han dado han variado. Los enfoques de beneficencia, filantropía o solidaridad, por tomar los más usados, tienen diferencias fundamentales.

Hablar de beneficencia implica respuestas a necesidades de tipo material de primera necesidad y, en la Edad Media, es un concepto muy ligado a la Iglesia. Es una perspectiva según la cual alguien “que tiene”, es decir, el benefactor, brinda un bien o un servicio a quien “no tiene”. Es una relación desigual, donde quien recibe es objeto de caridad y nada más.

La beneficencia evolucionó hacia “filantropía”, una forma laica de expresar lo anterior abarcando además la “fraternidad humana”, con acciones destinadas para el bienestar, y busca medidas de alcance general. Se crean así instituciones filantrópicas, duraderas en el tiempo y sin dependencia religiosa, como colegios u orfanatos. A través de la filantropía se ejerce un control moral, pues asegura la dependencia del “asistido”, esperándose que desarrolle un comportamiento aceptable a los ojos de los benefactores.

Si bien la filantropía está un poco de moda, dado el “mapa” de la misma que hace poco dio a conocer la Universidad Adolfo Ibáñez, y es un concepto muy usado, yo prefiero un concepto más moderno, y que me acomoda mucho más: la solidaridad. Ya he hablado de ella antes, y como definición -grosso modo- establece que todos tenemos los mismos derechos a lograr un cierto bienestar y, si algunos no acceden a él, se deben realizar políticas destinadas a corregir esta situación de desigualdad.

Si pensamos que la protección social es un elemento básico de las democracias, se debería “establecer solidaridad” a través de las políticas públicas que conllevan justicia social. La acción pública basada en la solidaridad es parte de la identidad cultural colectiva, reconociendo a las personas con su propia identidad e individualidad, generando una visión común del nosotros (Ostau, 2009, p.30).

Este es un giro fundamental que lo diferencia de los conceptos anteriores, pues busca impulsar proyectos de participación activa e interactiva que vincule a todos los sectores, los cuales respeten y tengan en cuenta las necesidades del sector social al que se dirigen. La solidaridad es respetuosa de los beneficiarios, los considera como ciudadanos plenos y busca su integración a la sociedad como agentes de desarrollo.

Además, es, para mí, un eje de los lazos humanos. Para las organizaciones sin fines de lucro que pertenecen a la Comunidad de Organizaciones Solidarias, la solidaridad es una actitud del corazón, y para eso no hay un sustituto técnico, pues no todo se resuelve sólo con decisiones políticas y leyes. Cuando se es solidario, se escoge responsablemente entender al otro y ayudar con una permanencia en el tiempo, en una relación mutuamente satisfactoria.
Las actitudes solidarias que emergen de la sociedad civil, tienen una importancia determinante: impactan positivamente en el desarrollo de personas y pueblos, aglutinan voluntades en torno a un proyecto, se profesionalizan y es un pilar de la humanización de la misma sociedad.
Invito a todos quienes tengan “el bichito” de ayudar y más aún, de ser solidarios, a que lo hagan, a que se involucren. La ganancia será inmensa: amigos nuevos que te mostrarán una vida que no te imaginabas, buenas conversaciones y la satisfacción de dar y recibir amor.

Por eso, y en esta misma línea, hago un llamado a ayudar a nuestros compatriotas que lo han perdido todo en los catastróficos incendios de este verano. La emergencia NO ha terminado. Desde nuestra Comunidad y unidos con otros, creamos la campaña MovidosxChile, la que busca ser un repositorio de absolutamente todas las campañas solidarias que han surgido por motivo de los incendios y de todas las necesidades que se levantan desde la zona afectada, porque el propósito es ayudar informado. Desde aportes pequeños a los más grandes, privados o gubernamentales, es posible encontrar en este sitio el catastro actualizado de lo que hoy se requiere. Ayuda material, voluntariado de distinta índole, todo ayuda, todo suma. Nos encontramos en www.movidosxchile.cl

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día