Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

La Trenza de Mon Laferte

La Trenza de Mon Laferte La Trenza de Mon Laferte

"Mon Laferte, se atrevió y rescató los géneros que vieron crecer a nuestros padres y abuelos para darles un segundo aire y acercarlos a nuevas generaciones".

Bárbara Alcántara

Por


Periodista especializada en música. Instagram: chicarollinga

Año 2014, programa El Menú de TVN, invitada: Mon Laferte. Recuerdo con especial cariño ese episodio por la atmósfera que se generó —yo trabajaba en ese equipo y canal—. La artista, que estaba de visita en Chile, interpretó algunas canciones de su catálogo, en ese entonces compuesto por dos discos, Desechable (2011) y Tornasol (2013). Sin embargo sus versiones de Chavela Vargas se destacaron por lo conmovedoras que llegaron a ser. Una vez más, las dependencias del canal estatal eran testigo del poder interpretativo de la viñamarina que acaba de cumplir 34 años.

Mayo de 2017, el escenario ha cambiado. La interprete de “Amor completo” fue nominada al Grammy en dos categorías el 2016, brilló en la Cumbre del Rock Chileno del 2017 y puso de cabeza al monstruo de la Quinta Vergara en el Festival de Viña del Mar recién pasado. De igual forma su discografía aumentó tras la publicación de Mon Laferte (Vol. 1) (2015) y el reciente La Trenza (2017).

Escuchar lo nuevo de Laferte es como preparar una gran cazuela pop. La base son los sonidos de Cecilia y Palmenia Pizarro, tiene un poquito de Lhasa de Sela por aquí y otro poquito de la citada Chavela por allá. Incluso se siente una pizca del rockabilly de Los Blue Splendor, sazonado con charangos nortinos que se complementan con un órgano vintage. Por último, le sumamos una desgarrada interpretación que nos transporta a la soledad del amanecer en una cantina de mala muerte.

La Trenza habla de amor y desamor en todas sus formas. Es menos melodramático que su anterior entrega pero no por eso menos intenso. Los duetos se destacan por sobre las demás canciones. “Mi buen amor” resulta profundamente emotiva junto a la insondable voz de Enrique Bunbury; su guitarra eléctrica, a ratos, recuerda a “Mentira” del insuperable Buddy Richard. Igualmente “Amárrame”, la cumbia cachonda en la que colabora Juanes es oreja y divertida, imposible no bailarla. Mención aparte es la excelente y colorida realización del video clip dirigido por Gamaliel de Santiago. “Cielito de abril” junto a Manuel García es una invitación a un delicado arrullo otoñal y “No te fumes mi mariguana” es un ska rocanrolero que retrotrae a la faceta de Gloria Benavides en la Nueva Ola, un desacierto o humorada que no logra opacar la calidad del disco.

Mon Laferte, se atrevió y rescató los géneros que vieron crecer a nuestros padres y abuelos para darles un segundo aire y acercarlos a nuevas generaciones. No sólo eso, a pesar de los prejuicios, la chilena se la juega por la música cebolla con profesionalismo y oficio. Un gran valor para la historia de la música nacional del nuevo siglo.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día