Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

País

Una muy mala noticia para Chile

Una muy mala noticia para Chile Una muy mala noticia para Chile

Pareciera que el problema de fondo de esta reforma es que parte de una premisa equivocada, cual es que los padres ignoran lo que quieren para sus hijos o que se equivocan al elegir.

Por


Investigadora Programa Legislativo Libertad y Desarrollo.

La semana pasada estuvo marcada por la tensión surgida en la votación en general del proyecto que pone fin al lucro, la selección y el financiamiento compartido en la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados. El resultado, aunque completamente esperable, es una muy mala noticia para más de 1.200.000 familias que con libertad han elegido colegios particulares subvencionados.

La reciente encuesta CEP no hace más que ratificar una realidad que es posible percibir cuando conversamos con padres que tienen a sus hijos en colegios particulares subvencionados. Por una parte a igual costo de matrícula y distancia, el 59% de los padres prefiere un colegio particular subvencionado y sólo el 35% una escuela o liceo municipal. En la misma encuesta, se señalan las razones de por qué los padres hacen esta elección, destacando consecutivamente en que en estos colegios hay más orden y disciplina y que su calidad académica es mejor. Si estas respuestas se cruzan con los resultados que tienen los colegios particulares subvencionados en contraposición a las escuelas o liceos municipales, pareciera que el proyecto aprobado la semana pasada no tiene ningún sentido. ¿Por qué se busca perjudicar a la educación particular subvencionada? No parece haber una respuesta distinta que la necesidad de seguir adelante con una consigna.

Esto último se desprende de las respuestas que entregan los padres y apoderados al ser consultados por los ejes de la reforma. Basándonos en la misma encuesta aludida, se pregunta a los padres si es bueno que ellos puedan complementar el subsidio educacional que otorga el Estado a través de un copago (pagando matrícula y/o colegiatura) para mejorar la educación de sus hijos o si debiera estar prohibido. El 52% de los padres consideran que es bueno que ellos puedan complementar la subvención, y el 37% cree que debe estar prohibido.

En relación con el lucro, se le pregunta a los padres si les parece que los colegios particulares subvencionados, además de entregar educación, generen ganancias para sus dueños (es decir lucren), y el 49% de ellos contesta que le parece bien siempre y cuando tengan un nivel educacional bueno y los padres estén informados.

Pareciera que el problema de fondo de esta reforma es que parte de una premisa equivocada, cual es que los padres ignoran lo que quieren para sus hijos o que se equivocan al elegir. Más que tratar de cambiar artificialmente las elecciones libres de las familias, el Gobierno debiera estar preocupado de lo que ellas realmentequieren: una mejor calidad de educación para sus hijos.

 

 

 

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día