Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Llegó la hora de la gente, llegó la hora del Frente Amplio

Llegó la hora de la gente, llegó la hora del Frente Amplio Llegó la hora de la gente, llegó la hora del Frente Amplio

Son malas noticias para la Nueva Mayoría y la derecha, no así para Chile. Es ahora, es el tiempo para el pueblo, para la ciudadanía, es el tiempo del Frente Amplio.

Por


Presidente del Partido Humanista, integrante del Frente Amplio.

Tanto la proclamación de Ricardo Lagos como la de Alejandro Guillier son solo declaraciones de intenciones. El PPD y el Partido Radical están muy por debajo de las afiliaciones y reafiliaciones necesarias para lograr la legalidad que requiere un partido político, para llevar adelante una candidatura presidencial (se requiere la relegalización en las 15 regiones o 35.000 militantes).

¿Será que los parlamentarios de la Nueva Mayoría no alcanzaron a leer con la atención necesaria el algoritmo trilingüe de la ley de funcionamiento y financiamientos de partidos político?

Quizás la miopía y obstinación de hacer desaparecer a los partidos que están fuera de la NM les jugó una mala pasada. Olvidan mirarse el ombligo, pues, en su autoría tienen “crisis de confianza volumen 1 y 2, corrupción transversal. Todos somos Caval”, sistema de salud, crónica de una muerte anunciada y pensiones miserables para todas y todos.

La ex Concertación, hoy Nueva mayoría son los responsables de la enorme desigualdad que existe en nuestro país. Han tenido todo para cambiar el modelo económico y político: mayoría parlamentaria y cinco gobiernos.

En este escenario, ¿cómo sería verlos de cara a la ciudadanía? ¿en el Paseo Ahumada, en Valparaíso, en Arica, Punta Arenas, Chillán o Copiapó, afiliando nuevos militantes? Sería interesante que Escalona, Andrade, Girardi o el mismo Lagos, le pidieran al común, al pensionado, al estudiante, a la gente, sumarse a la militancia de sus partidos, seria digno de un reality show. Fieles a sus prácticas, lograrán la legalidad “por arriba” con alcaldes y concejales, diputados y senadores, familiares y funcionarios, cuidando las fuentes laborales, haciendo la pega partidaria en ministerios y municipalidades.

En las “grandes Alamedas”, ya no encontraremos ninguna bandera del PS, PPD, DC ni PR.

El desafío de los partidos del Frente Amplio, que hace su mayor convocatoria este sábado 21, es hacer todo lo opuesto, es salir a la calle de cara a la gente, con la gente. Debemos despertar a muchos, comprometer a otros, superar el fracaso, asumirlo y construir futuro.

El momento amerita una construcción “desde abajo”, un nuevo acuerdo social debe ser construido desde la impetuosa necesidad de terminar con la abismante desigualdad. El desafío de recuperar las confianzas de la ciudadanía no pasa solo por una nueva declaración de la reinvicación de las manoseadas luchas sociales, hoy no basta con No+AFP, debemos ser capaces de proponer un nuevo modelo de pensiones, con sustentabilidad y viabilidad.

Somos una opción competitiva; diferente a la derecha y la Nueva Mayoría, conformada por gente compremetida e independiente de los grandes intereses, con capacidades para conducir el gobierno y con la ética y los valores que se necesitan en este momento, para el beneficio concreto de todo el pueblo de Chile, y de todos sus ciudadanos.

Tenemos la más profunda convicción de generar una opción de gobierno real, que conduzca al país a un desarrollo justo para la sociedad en su conjunto y no sólo para algunos.

Son malas noticias para la Nueva Mayoría y la derecha, no así para Chile. Es ahora, es el tiempo para el pueblo, para la ciudadanía, es el tiempo del Frente Amplio.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día