Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Los mercados se autorregulan

Los mercados se autorregulan Los mercados se autorregulan

En fin, los mercados regulados no pueden autorregularse, pero si hay evidencia que, en Chile, a menor regulación, los mercados son más competitivos (beneficiándonos). De hecho, busque las bajas de precio y aumento de servicios y verá competencia, como en los celulares.

“No hay mal que dure 100 años” (“ó tonto que lo soporte”) señala el dicho y ejemplifica, también, la autorregulación de los mercados.

En un juego de excedentes y escasez los precios van oscilando hasta encontrar el punto óptimo de beneficios para el consumidor y el productor, no obstante, se reconoce que este baile de ajustes puede durar los “100 años” de la introducción, es por ello que se decide intervenir los mercados a través de leyes, cuyo objetivo es acelerar el proceso de ajuste. Entonces, el resultado de los mercados es de exclusiva responsabilidad del Congreso Nacional.

El rol del Ministro de Economía -distante de inflar muñecas- es asegurar la competitividad de los mercados, es decir, sí usted considera que hay mercados que lo perjudica … ya sabe responsabilidad de quién es. El Ministro de Hacienda es responsabilidad del trabajo, así que sí no hay o escasea, él es responsable. Sí a usted no le alcanza su sueldo, producto de las continuas alzas de precios, el responsable es el presidente del Banco Central.

Repartidas las responsabilidades va quedando en el camino el tema legal o lo que se prohíbe hacer. Sí una ley permite cobrar estacionamiento y desligarse de la responsabilidad de robos -que supuestamente era la única gracia y beneficio de la nueva ley- no es culpa del “mercado” sino de quien lo regula.

Agregué que donde exista el nombre “tarifa” hay un mercado regulado cuyo precio es fijado por alguna ley. Tarifa del Transantiago, la Tarifa del Agua, de los taxis y colectivos, del gas, etc. Cada uno de estos servicios ha sido regulado y el precio fijado por ley, entonces, se exime, nuevamente al “mercado” debido a la intervención regulatoria adyacente.

Hoy las empresas, todas, están buscando beneficios regulatorios en el Congreso Nacional, es decir, una ley que les favorezca -monetariamente- a través de la exclusividad en algo, como la pelea Taxis vs. Uber. Porcentaje del sueldo que “administraran” para la jubilación. La exclusividad de entregar ciertos servicios, productos, etc. (El costo inflacionario que la legislación produce, también lo pagamos, con nuestro sueldo, es decir, con nuestro trabajo).

El sistema de AFPs se sostiene en la obligatoriedad de cotiza, el sistema de Isapres hace lo mismo. La rentabilidad de la Banca es consecuencia de lo restringida que es la ley contra los clientes bancarios -incluyendo la ley de cobranzas- y permisiva para los bancos. Las bolsas de comercio, etc., Incluyendo los estacionamientos, ahora, son parte de los mercados beneficiados por ley.

Si la legislación favorece a las empresas es sólo porque ellas son más importantes en el Congreso que nosotros. (así de simple)

En fin, los mercados regulados no pueden autorregularse, pero si hay evidencia que, en Chile, a menor regulación, los mercados son más competitivos (beneficiándonos). De hecho, busque las bajas de precio y aumento de servicios y verá competencia, como en los celulares.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post