Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Ludopatía y la necesidad de fortalecer la salud mental en Chile

Ludopatía y la necesidad de fortalecer la salud mental en Chile Ludopatía y la necesidad de fortalecer la salud mental en Chile

Las conductas compulsivas son conductas repetidas que responden a ideas obsesivas. En este caso, está la idea de necesitar ganar dinero.

Janet Noseda

Por


Psicóloga. Magister en psicología clínica. Especialista en género y diversidad sexual.

El día de ayer, un médico veterinario disparó en un casino de juegos. Como Psicóloga, no puedo dejar de hacer un llamado a fortalecer la salud mental en Chile. La ludopatía es una enfermedad mental grave, que requiere diagnóstico y tratamiento oportuno. Además, los casinos deberían estar regulados de forma más estricta. ¿Cómo se explican el que el día de ayer, estuviese todo cerrado y el casino no?

La ludopatía es una enfermedad mental en donde la persona presenta juego compulsivo. Las conductas compulsivas son conductas repetidas que responden a ideas obsesivas. En este caso, está la idea de necesitar ganar dinero y para ello, se juega de forma compulsiva, incluso dejando de comer o dormir. La ludopatía es una adicción y funciona bajo el mismo esquema: necesidad de consumir, en este caso juegos, mintiendo, escapándose de las leyes, poniéndose en riesgo en su salud física y psíquica y teniendo problemas con el círculo más cercano producto de la adicción.

¿Quiénes caen en la ludopatía? Personas con una personalidad dependiente, que no confían en sus propios recursos para enfrentar las dificultades en la vida, rasgos obsesivos, inseguridad y dependencia hacia lo externo. En este caso, hablamos además de una persona con conductas psicopáticas, es decir, que puede generar daño a otros, carece de empatía y compasión. ¿Qué sucedió que esta persona poseía armas?, ¿Quién fiscaliza esto?

Como Psicóloga, observo una gran deuda con la salud mental en Chile. Por ejemplo. Para la depresión, el GES contempla sólo 12 sesiones de psicoterapia para la depresión grave con ideación suicida. Eso, para nosotros los Psicólogos, es irrisorio y además preocupante, pues nos exigen terminar con un cuadro profundo en cuatro meses. Eso es imposible. Además, yo veo que los pacientes con Depresión, automáticamente son rechazados por sus licencias por las isapres, donde por ley, éstas pueden rechazar licencias. Los pacientes severamente deprimidos ven otro factor estresor más en sus vidas, ya que no saben si les pagarán las licencias, tienen que ir al Compin, buscar certificados médicos e incluso acudir a peritajes, donde por ley, aunque se confirme la depresión, la isapre puede rechazar igual la licencia. Algo anda muy mal en Chile. Además, el GES sólo cubre a personas mayores de quince años con depresión pero yo veo a niños y adolescentes severamente deprimidos, con ideación suicida. ¿Quién los apoya?, ¿Quién les asegura tratamiento oportuno?

Las enfermedades mentales NO SON MENOS IMPORTANTES QUE LAS FÍSICAS. Las enfermedades mentales pueden doler más que un daño físico, durar años y llevar a la muerte. Sin embargo en este país, se minimizan. En el caso del ludópata de ayer, los medios hicieron hincapié en que era veterinario, pero no he escuchado a ningún medio hablar sobre la ludopatía.

Urge apoyo del Estado para fortalecer la salud mental en Chile. No olvidemos las altas tasas de depresión en nuestro país. La gente está sufriendo y necesita ayuda, pero en este país donde se asume que las licencias psiquiátricas no son veraces y las isapres tienen derecho a negar pagar la licencia, las personas quedan en total desamparo.

Hago un llamado a los medios a poner sobre el tapete la ludopatía, qué es, qué puede conllevar y cómo se trata y no la profesión de esta persona. Hago un llamado al Gobierno a dar más recursos en salud pública destinados a salud mental, fortaleciendo los COSAM y los niveles secundarios de atención, considerando plazos razonables para las depresiones graves, ya que no entiendo en base a qué evidencia se tomó la decisión de que con doce sesiones la persona iba a estar sana. Yo quisiera que mis pacientes se realizaran su tratamiento tranquilos, sin estar cuestionados en sus licencias, donde la gente comprenda por fin que las enfermedades mentales existen, no son un invento y que puedan validar a la persona que las padezca.

En fin. Hace mucha falta tomarle el peso a las enfermedades mentales en este país.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día