Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Malas noticias en salud

Malas noticias en salud Malas noticias en salud

"Lo triste de esta noticia es que en políticas de salud pública, cuando las autoridades no son eficientes, los pacientes mueren y eso es un efecto indeseable",

Mario Villalobos

Por


Vicepresidente nacional de Amplitud

Al fracaso de la iniciativa de infraestructura en salud, que formaba parte del programa de Gobierno de la Presidenta Bachelet, donde su plan de construcción hospitalaria (conocido como 20-20-20) no alcanzará la decena de centros hospitalarios de envergadura inaugurados, sumado a la descontrolada deuda del sector que sólo se puede explicar por una mala gestión, se han agregado dos nuevas malas noticias para el sector.

La primera es una lista de espera que alcanza la cifra récord de 2 millones de pacientes aproximadamente; y la segunda -muy alarmante- es el aumento de los paciente infectados con VIH, según un informe emitido por OnuSida en días pasados.

Si la lista de espera total el 2014 alcanzaba 1.763.507 pacientes, a mayo de este año llegó a 1.951.509 personas esperando atención, es decir, se incrementó en un 10.6%. De estos 1.939.887 corresponden a la lista No Auge, un 10.4% más que en marzo del 2014, y 11.622 a pacientes Auge, un 85,2% más que al comienzo de este Gobierno, que lo recibió con 6.274 pacientes.

Si consideramos que el aumento de funcionarios del Ministerio de Salud, que alcanza a las casi 15.000 nuevas contrataciones, con un costo para el Fisco que se disparó de $1.8 billones a $2.3 billones, no podemos sino concluir que la asignación de los recursos no ha estado enfocado a solucionar los problemas de los pacientes.

Esta afirmación no es antojadiza, porque de ahí se deriva la segunda mala noticia, y los números son concluyentes al respecto.

Según el informe en cuestión de OnuSida, cuatro países latinoamericanos lograron disminuir el número de nuevos contagiados (Colombia, El Salvador, Nicaragua y Uruguay), o controlar la propagación de la epidemia con aumentos de sólo un 3% de contagios (Argentina y Brasil).

Pero nuestro país muestra un alarmante aumento, que alcanza al 34% en el último sexenio.

La meta sanitaria que se había impuesto de 1,2/100.00 se encumbró de 2,3/100.000 a 2,9/100.00, lo más lamentable de esta noticia es que los expertos habían advertido oportunamente que algo estaba pasando en torno a este tema.

El Ministerio de Salud -como ha sido la tónica durante esta administración- fue incapaz de responder a las señales de alarma, cuando sabemos que, como en el caso de las listas de espera, hay acciones que podrían haber parado esta escalada.

La estrategia concentrada sólo en lo comunicacional es insuficiente si no se acompaña de medidas terapéuticas efectivas.

También es indispensables tomar medidas administrativas, como es facilitar la toma de muestras. El exceso de celo en el cumplimento de normas burocráticas lo hacen engorroso y de difícil acceso, retrasando, de esta manera, diagnósticos que de ser precoces aumentarían la posibilidad de éxito de los tratamientos y por ende de sobrevida de los pacientes. También disminuiría el número de contagios que hoy tienen al país incumpliendo las metas que se habían impuesto.

Lo triste de esta noticia es que en políticas de salud pública, cuando las autoridades no son eficientes, los pacientes mueren y eso es un efecto indeseable, que lamentablemente hemos visto reflejado en las estadísticas que hoy disponemos.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día