Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Marcha “No + AFP”: La difícil lucha contra “lo real”

Marcha “No + AFP”:  La difícil lucha contra “lo real” Marcha “No + AFP”:  La difícil lucha contra “lo real”

"No sé por qué será, pero pareciera que marchar hiciera que te sientas parte de la historia y de los cambios que puedan o no hacerse en una sociedad. Es como si caminar por el pavimento lograra que nos sintiéramos parte de algo más grande y concreto que nuestras individualidades e inseguridades con respecto a lo que viene".

Francisco Méndez

Por


Periodista, columnista.

Eran pasadas las 11 de la mañana en Santiago. Mientras uno se iba acercando a Plaza Italia, comenzaba a ver a un gran cúmulo de gente con banderas, gritando consignas y con el rostro sonriente. La idea era manifestarse en contra del sistema de pensiones chileno, ese que nos convierte en un ejemplo único en el mundo sin que eso nos enorgullezca.

Las sonrisas, supongo, eran porque había gente que se reconocía y que se sentía acompañada en un requerimiento en el que muchas veces se sienten solos. Se dejaba entrever que quienes fueron al centro de la capital a manifestarse en contra de una construcción ideológica que les socava el futuro y les hace temer por la vejez se sintieron más acompañados y entendieron que el problema no es que hayan trabajado poco– como les dice José Piñera, el creador de las AFP-, sino que hay algo que está mal con la lógica de las pensiones en nuestro país.

Mientras caminaba con un amigo de toda la vida por la Alameda, su sensación de felicidad me confirmó lo que pensaba. “Me siento como en mi casa, weón”, me dijo luego de haberme contado los problemas que tenía al cotizar como independiente. Al parecer los carteles, los cánticos y la gente que estaba alrededor suyo lo hacían sentir cómodo. A mí me pasó algo parecido ya que parecía que a fin de cuentas no todo el mundo quiere sacar provecho por sobre el otro y competir sin importar las condiciones en que lo hace el que está al lado.

Marcha 1
Mentiría si digo que vi violencia. Rabia sí noté en los rostros de muchos. Pero no era una rabia injustificada ni menos indignada, sino más bien una llena de desilusión y decepción que, más allá de algunos gritos que culpaban a todo y todos de lo que les sucedía a ellos, buscaban hacer una pregunta con la certeza de que nunca recibirían respuestas, lo que no los detendría aunque la frustración fuera gigante.

También mentiría si dijera que lo único que vi fue rabia. Como dije en un principio, también percibí una sensación de jolgorio que solamente se dan en las instancias en las que puedes manifestar democráticamente los vicios antidemocráticos que aún quedan plasmados en institucionalidad de un país. No sé por qué será, pero pareciera que marchar hiciera que te sientas parte de la historia y de los cambios que puedan o no hacerse en una sociedad. Es como si caminar por el pavimento lograra que nos sintiéramos parte de algo más grande y concreto que nuestras individualidades e inseguridades con respecto a lo que viene.

Marcha 2

Es por esto que resultaba revitalizante ver a padres jóvenes con sus hijos marchando frente a La Moneda. Era una manera bastante interesante de hacerlos sentir parte de ese algo más grande en el que todos deberíamos cuidarnos unos a otros. Ese algo que en el que es preferible vernos como iguales antes que como contrincantes.

Eso es tal vez lo que llama la atención de Chile en instancias como estas, ya que ese país en el que cada vez hay menos oportunidades y más hostilidad hacia lo diferente, en esta oportunidad, no aparecía por ningún lado. Al contrario, lo que desbordaba el ambiente eran las muestras de afecto y aplausos hacia quienes tocaban instrumentos para encender la marcha. Había agradecimiento entre quienes nos mirábamos sin hablarnos, porque de una u otra manera entendíamos que hay todo un aparataje atrás que está perfectamente aceitado y que cada vez se quiere instaurar con más fuerza como “lo real”. Y no hay cosa más difícil que intentar luchar contra lo que se estableció como lo que “debe ser”.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día